RE­SA­CA DE AN­SIE­DAD

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS -

Có­mo li­diar con ella.

Des­pués de una no­che de ca­rre­te, Fran­cis­ca (29) cons­tan­te­men­te se des­pier­ta con una sen­sa­ción ra­ra en la bo­ca del es­tó­ma­go. No es náu­sea. Se sien­te co­mo una mez­cla tó­xi­ca de es­trés y ver­güen­za. “Mi co­ra­zón se ace­le­ra. Me preo­cu­po por to­do lo que di­je, hi­ce y lo que le di­je a los de­más. So­brea­na­li­zo to­do”.

El fe­nó­meno que lo des­cri­be, co­lo­quial­men­te re­fe­ri­do co­mo re­sa­ca de an­sie­dad, pue­de afec­tar­te des­pués de so­lo dos co­pas. “No ne­ce­si­tas ter­mi­nar in­cons­cien­te o in­clu­so sen­tir­te con mu­cha re­sa­ca pa­ra ex­pe­ri­men­tar es­ta an­sie­dad”, ex­pli­ca Tho­mas Kash, PHD, un pro­fe­sor de far­ma­co­lo­gía de la Es­cue­la de Me­di­ci­na UNC. Y pue­de po­ten­ciar sentimientos ya exis­ten­tes acer­ca de te­mas fa­mi­lia­res o la­bo­ra­les. “Se sien­te co­mo cual­quier ti­po de an­sie­dad y pue­de evo­lu­cio­nar a cos­qui­lleos, au­men­to en la pre­sión car­dia­ca, sudoración, fal­ta de res­pi­ra­ción, y un es­tó­ma­go sen­si­ble”, de­ta­lla el ex­per­to.

LA RAÍZ

No es un des­or­den diag­nos­ti­ca­ble, pe­ro los ex­per­tos en sa­lud men­tal re­co­no­cen que la re­sa­ca de an­sie­dad es co­mún. “Mu­chas per­so­nas se dan cuen­ta de un pa­trón de an­sie­dad el día si­guien­te des­pués de be­ber”, afir­ma De­bra Kis­sen, PHD, di­rec­to­ra clí­ni­ca del Cen­tro de Tra­ta­mien­to Light on An­xiety en Chica­go.

Se origina en par­te en dos pro­ce­sos bio­ló­gi­cos: pri­me­ro, el alcohol des­en­ca­de­na la li­be­ra­ción de un neu­ro­trans­mi­sor lla­ma­do GABA, que ha­ce que las cé­lu­las ner­vio­sas se re­la­jen. Al mis­mo tiempo el alcohol su­pri­me el glu­ta­ma­to só­di­co, un neu­ro­trans­mi­sor que tie­ne el efec­to con­tra­rio. Mien­tras el alcohol aban­do­na el cuer­po, los GABA des­apa­re­cen. Y pa­ra com­pen­sar las pér­di­das, el glu­ta­ma­to se dis­pa­ra. “Es­te efec­to de re­bo­te pue­de oca­sio­nar an­sie­dad”, ex­pli­ca Kash.

RE­GRE­SAR A LA NOR­MA­LI­DAD

“In­clu­so las per­so­nas que nor­mal­men­te no ex­pe­ri­men­tan an­sie­dad pue­den su­frir de es­te ti­po de re­sa­ca”, di­ce Kash. Pe­ro quie­nes pa­de­cen de an­sie­dad son más pro­pen­sos, de acuer­do con el se­ma­na­rio Alcohol and Al­coho­lism. Lo mis­mo apli­ca si te em­bo­rra­chas fre­cuen­te­men­te, ya que las cons­tan­tes re­pe­ti­cio­nes ha­cen que seas más sus­cep­ti­ble a la an­sie­dad.

Aun­que no hay mu­cho que pue­das ha­cer res­pec­to a có­mo tu cuer­po pro­ce­sa el alcohol (y por cier­to, las clá­si­cas “cu­ras” de la re­sa­ca co­mo las pas­ti­llas de ibu­pro­feno no eli­mi­nan la an­sie­dad), te re­co­men­da­mos tres pa­sos que pue­den ayu­dar­te con los efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.