Via­ja en gran­de (con un pre­su­pues­to pe­que­ño)

El pun­to me­dio en­tre aho­rrar y te­ner un via­je de lu­jo sí exis­te. Te da­mos 10 con­se­jos pa­ra que tus si­guien­tes va­ca­cio­nes re­sul­ten in­creí­bles sin te­ner que gas­tar has­ta el úl­ti­mo pe­so de tu al­can­cía.

Cosmopolitan (Chile) - - COSMO LIFE - Por Jessica Mo­reno

Eli­ge tu des­tino en re­la­ción con el vue­lo

Lo más ca­ro de un via­je in­ter­na­cio­nal sue­le ser el trans­por­te pa­ra lle­gar al lu­gar, por lo que de­bes es­tar pen­dien­te de las ofer­tas y com­prar tus vue­los con an­ti­ci­pa­ción a buen pre­cio. Siem­pre ha­brá la op­ción de re­ser­var alo­ja­mien­to y ac­ti­vi­da­des des­pués. No lo ha­gas a la in­ver­sa, si re­sul­ta que ne­ce­si­tas com­prar tic­kets que se adap­ten a la pro­mo­ción que ob­tu­vis­te en un ho­tel, no ten­drás mu­cha fle­xi­bi­li­dad pa­ra el ahorro.

TIP: crea aler­tas pa­ra atra­par pre­cios ba­jos. Qui­zás hoy el pre­cio del vue­lo que quie­res es­tá por las nu­bes, pe­ro tal vez ba­je el vier­nes a las 2 de la ma­ña­na. ¿Có­mo sa­ber­lo? Mu­chas pá­gi­nas te per­mi­ten ac­ti­var no­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra cuan­do el cos­to ba­je ines­pe­ra­da­men­te. Úsa­las y po­drías des­per­tar­te con la agra­da­ble sor­pre­sa.

Bus­ca ciu­da­des di­ver­sas

Si vas a una is­la en don­de tie­nes que co­mer en el ho­tel por­que no hay res­tau­ran­tes al­re­de­dor, y no te que­da más re­me­dio que or­ga­ni­zar tus ac­ti­vi­da­des con el con­cier­ge pues el te­rreno pa­re­ce de­sier­to, los pre­cios suben a las nu­bes (tal es el ca­so de Mal­di­vas o la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa): es­te ti­po de lu­ga­res pue­den dar­se el lu­jo de ele­gir sus pre­cios por­que no hay di­ver­si­dad de ofer­tas. Pa­ra te­ner op­cio­nes a ba­jo cos­to ne­ce­si­tas múl­ti­ples pro­pues­tas. An­da a si­tios en don­de pue­das sa­lir a la ca­lle y ele­gir tus ac­ti­vi­da­des, co­mi­da y has­ta alo­ja­mien­to en di­rec­to. Es lo me­jor.

TIP: ave­ri­gua si tu des­tino tie­ne des­cuen­tos en si­tios es­pe­cia­li­za­dos, qui­zás al­gu­na de las ac­ti­vi­da­des que te gus­tan es­tén a me­nor pre­cio.

Haz un balance de cos­tos y be­ne­fi­cios

Va­ca­cio­nar en gran­de sig­ni­fi­ca vi­vir las ex­pe­rien­cias ícono que el lu­gar ofre­ce; si via­jas a un si­tio y tie­nes que co­mer del su­per­mer­ca­do to­dos los días pa­ra gas­tar me­nos o de­bes pa­sar dos ho­ras des­ci­fran­do el ca­mino a pie con tal de no to­mar un ta­xi, te can­sa­rás al po­co tiempo. Ase­gú­ra­te de de­jar pre­su­pues­to pa­ra al­gu­nas co­mo­di­da­des, una que otra bue­na co­mi­da lo­cal y una ex­pe­rien­cia 100% ge­nui­na de­pen­dien­do del si­tio en don­de te en­cuen­tres. ¡Tu “yo” so­fis­ti­ca­do te lo agra­de­ce­rá siem­pre!

TIP: pi­de y se te da­rá. Pre­gun­ta en la re­cep­ción de tu ho­tel si cuen­tan con up­gra­des dis­po­ni­bles, es­tás ce­le­bran­do tu cum­plea­ños, un aniver­sa­rio, la vi­da… Nun­ca se sa­be.

Via­ja me­nos y me­jor

To­dos que­re­mos ver el mun­do, cap­tu­rar ma­ra­vi­llo­sos atar­de­ce­res en Ins­ta­gram y aun así te­ner su­fi­cien­te di­ne­ro en la cuen­ta pa­ra ter­mi­nar el mes. ¿Es posible? Sí, pe­ro con com­pro­mi­sos. Pue­de que es­te con­cep­to no em­pa­te con to­dos los gus­tos, pues hay quie­nes pre­fie­ren ta­char lu­ga­res de su lis­ta aun­que ten­gan que pa­sar de si­llón en si­llón, y quie­nes so­por­tan te­ner me­nos ex­pe­rien­cias con tal de no te­ner que lle­var la mo­chi­la al hom­bro. To­do de­pen­de de tus prio­ri­da­des, pe­ro si eres de las que sue­ña con un via­je ex­tra­or­di­na­rio, no ten­gas pe­na de re­cor­tar tus via­jes. Po­drías ha­cer dos al año en lu­gar de cua­tro pe­ro in­cluir up­gra­des de to­do ti­po, co­mo una co­mi­da en el res­tau­ran­te top de la ciu­dad, una ca­ma más có­mo­da, me­jor trans­por­te, etc. A ve­ces, unas va­ca­cio­nes de es­te ti­po re­sul­tan más agra­da­bles que cin­co dur­mien­do en so­fás.

Op­ta por las tar­je­tas de des­cuen­to

Mu­chas ciu­da­des te ofrecen pa­ses pa­ra sus atrac­cio­nes prin­ci­pa­les (mu­seos, monumentos y trans­por­te), y son una for­ma ex­ce­len­te de vi­si­tar­la y aho­rrar. In­ves­ti­ga si tu des­tino ofre­ce es­ta op­ción y no lo pien­ses dos ve­ces. Si la ac­ti­vi­dad en cues­tión lo per­mi­te, re­ser­va en lí­nea, ade­más de ser más ba­ra­to, por lo ge­ne­ral evi­tas fi­las.

Haz del via­je en sí la ex­pe­rien­cia

Cuan­do el di­ne­ro es ajus­ta­do pien­sa en la fra­se “lo im­por­tan­te no es el des­tino, sino el ca­mino”, ya que pue­de te­ner sen­ti­do li­te­ral­men­te. Un road­trip por ca­rre­te­ras es­cé­ni­cas es una aven­tu­ra ori­gi­nal, lo mis­mo que un re­co­rri­do en tren que sal­ga de lo co­mún o un cru­ce­ro que te lle­ve de pla­ya en pla­ya. El he­cho de que tu trans­por­te sea una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da en sí, es un co­mo­dín do­ble.

Lo ba­ra­to sa­le ca­ro

Pon aten­ción a las ofer­tas, si pa­re­cen de­ma­sia­do bue­nas pa­ra ser verdad, qui­zás lo sean. Por ejem­plo, los vue­los con es­ca­las muy lar­gas son más ba­ra­tos, pe­ro te obli­gan a pa­sar la no­che en el ae­ro­puer­to o que­dar­te en un ho­tel. Al­gu­nos alo­ja­mien­tos cuen­tan con un su­per­pre­cio, pe­ro se en­cuen­tran al otro la­do de la ciu­dad y tie­nes que pa­gar trans­por­te y des­per­di­ciar va­lio­so tiempo de tus va­ca­cio­nes pa­ra lle­gar a ellos; al fi­nal es me­jor pa­gar un po­co más por uno cén­tri­co. Ana­li­za la lo­gís­ti­ca an­tes.

TIP: en tu re­ser­va de ho­tel in­clu­ye siem­pre el desa­yuno, pe­ro no to­das tus co­mi­das. Es muy prác­ti­co ba­jar a to­mar un ca­fé, em­pe­zar el día y co­mer en el lu­gar que te gus­te más tar­de. Un All-in­clu­si­ve es im­per­so­nal y li­mi­ta tus po­si­bi­li­da­des de la ne­ce­sa­ria ex­plo­ra­ción.

No cai­gas en las tram­pas pa­ra tu­ris­tas

El res­tau­ran­te que es­tá en la pla­za cen­tral de la ciu­dad que vi­si­tas se­rá más ca­ro por en­con­trar­se en pleno co­ra­zón, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te más bueno. Sí, re­co­men­da­mos 100% vi­vir ex­pe­rien­cias tra­di­cio­na­les pe­ro apro­ba­das por los ha­bi­tan­tes, no te de­jes lle­var por la co­rrien­te. Pre­gun­ta di­rec­ta­men­te en tu des­tino cuáles son los se­cre­tos lo­ca­les, la ma­yo­ría de las ve­ces re­sul­tan ser me­jo­res y más ba­ra­tos que acep­tar el deal.

TIP: ol­vi­da los sou­ve­nirs. Fo­tos y ar­te­sa­nías lo­ca­les son gran idea, pe­ro los cli­chés co­mo ima­nes, ca­mi­se­tas con el nom­bre de la ciu­dad y los tí­pi­cos dul­ces del ae­ro­puer­to, es­tán he­chos pa­ra ha­cer­te gas­tar tu di­ne­ro de ma­ne­ra su­per­fi­cial. Me­jor no a to­do eso.

Pien­sa dos ve­ces en la tem­po­ra­da ba­ja

Los pa­que­tes a la pla­ya a mi­tad de pre­cio en tem­po­ra­da de hu­ra­ca­nes abun­dan, pe­ro si no ves el sol du­ran­te to­das tus va­ca­cio­nes, aun­que ha­yan si­do una gan­ga, la ex­pe­rien­cia po­dría no ser tan bue­na y ter­mi­na­rás con la sen­sa­ción de ha­ber des­per­di­cia­do tu di­ne­ro. Via­jar en tem­po­ra­da ba­ja sir­ve pa­ra aque­llos destinos don­de el cli­ma no es cla­ve pa­ra tu di­ver­sión. Ojo, la tem­po­ra­da al­ta tam­po­co es bue­na idea en cier­tos si­tios, por ejem­plo, Eu­ro­pa en ve­rano. No pa­sa­rás frío, pe­ro la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes y mu­seos es­tán sa­tu­ra­do y los pre­cios au­men­tan. En es­te ca­so es me­jor op­tar por me­ses más tran­qui­los pa­ra dis­fru­tar ple­na­men­te del país que vi­si­tes y en­ri­que­cer­te con su cul­tu­ra y pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.