Chi­le, país de pro­to­co­los.

El Centro - - Editorial - Por: Juan Car­los Pé­rez de La Maza * * Li­cen­cia­do en His­to­ria. Egre­sa­do de De­re­cho.

Tal pa­re­ce que en los úl­ti­mos tiem­pos nos es­ta­mos con­vir­tien­do en un país lleno de pro­to­co­los y nor­mas si­mi­la­res.

Un pro­to­co­lo, en la con­cep­tua­li­za­ción que co­men­ta­mos, es una nor­ma­ti­va que in­di­ca la ma­ne­ra co­rrec­ta de pro­ce­der an­te un de­ter­mi­na­do su­ce­so. Una suer­te de ma­nual que se de­be se­guir pa­ra en­fren­tar cier­tas con­tin­gen­cias. Allí don­de an­ta­ño pri­ma­ba el sen­ti­do co­mún, el buen jui­cio, la pru­den­cia el ac­tuar cau­te­lo­so, aho­ra ri­gen los men­ta­dos pro­to­co­los.

Cual­quier si­tua­ción que se es­ca­pe, por po­qui­to que sea, de la ha­bi­tua­li­dad, ha de ser en­fren­ta­da si­guien­do un pro­to­co­lo. Con di­ver­sos pa­sos pre­de­ter­mi­na­dos, con en­car­ga­dos de dis­tin­tos asun­tos, con je­rar­quías de­fi­ni­das de an­te­mano, con de­cla­ra­cio­nes (y omi­sio­nes) pre­via­men­te dis­pues­tas y, en fin, to­do lis­to a fin de evi­tar la im­pro­vi­sa­ción que pue­de de­jar al­go suel­to y sin con­trol.

Por­que a tra­vés de los pro­to­co­los, pre­ten­de­mos te­ner to­do con­tro­la­do, me­di­do, de­fi­ni­do y ca­si anticipado. La es­pon­ta­nei­dad del sen­ti­do co­mún no tie­ne es­pa­cio en un pro­to­co­lo. Tam­po­co el sim­plis­mo del buen cri­te­rio y de la sen­sa­tez.

Pro­to­co­los an­te la ocu­rren­cia de te­rre­mo­tos, erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, alu­vio­nes y de­más desas­tres na­tu­ra­les que pa­de­ce­mos con fre­cuen­cia. Pro­to­co­los que in­di­can qué ha­cer an­te la sos­pe­cha de nar­co­trá­fi­co en un cen­tro edu­ca­cio­nal. Pro­to­co­lo a se­guir en la re­la­ción de je­fes y sub­al­ter­nos. Pro­to­co­los pa­ra sa­ber có­mo ac­tuar cuan­do se pre­sen­cia un ac­ci­den­te. Las es­tu­dian­tes fe­mi­nis­tas pi­den pro­to­co­los que pre­de­ter­mi­nen la re­la­ción con sus pro­fe­so­res. Cier­tas en­ti­da­des pi­den apu­rar el pro­to­co­lo que re­gla­men­ta­rá có­mo un pro­fe­sio­nal pue­de ne­gar­se a prac­ti­car un abor­to. Y así… por de­ce­nas, qui­zás cien­tos.

¿Se­rán su­fi­cien­tes? Ha­ce años los ex­tran­je­ros se sor­pren­dían al ob­ser­var que en Chi­le se ven­día fo­lle­tos con el tex­to de las le­yes en las ca­lles. Era co­mo si ne­ce­si­tá­ra­mos co­no­cer de an­te­mano nues­tras obli­ga­cio­nes y de­re­chos. Nos sen­tía­mos más se­gu­ros si sa­bía­mos, con de­ta­lle y sin im­pre­ci­sio­nes, am­bi­güe­da­des o equí­vo­cos, la abun­dan­te nor­ma­ti­va que cu­bría nues­tras vi­das. Hoy, he­mos da­do un pa­so más allá. Que­re­mos tam­bién te­ner cla­ro y por ade­lan­ta­do, cual es el rec­to pro­ce­der an­te la con­tin­gen­cia. ¿Se­rá que no con­fia­mos en nues­tro sen­ti­do co­mún? ¿Se­rá que re­ce­la­mos de nues­tro pro­pio buen cri­te­rio? ¿Se­rá que mi­ra­mos al pró­ji­mo pre­su­mién­do­le fal­to de jui­cio y ca­paz de cual­quier desa­tino?

¿Se­rá con­ve­nien­te te­ner pro­to­co­los pa­ra ca­si to­da even­tua­li­dad? Si bien acep­to que cier­tas con­tin­gen­cias re­quie­ren de una reac­ción ur­gen­te, pre­ci­sa y es­tu­dia­da, es­ta pre­ten­sión de con­tro­lar to­do a tra­vés de pro­to­co­los tie­ne el ries­go de jus­ti­fi­car los desa­ti­nos y tor­pe­zas na­da más que en la au­sen­cia de nor­mas.

Es­ti­mo que no hay pro­to­co­lo que rem­pla­ce la pru­den­cia, el cri­te­rio y el buen jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.