Lla­man au­to­ri­da­des mau­li­nas a la so­cie­dad a de­nun­ciar el tra­ba­jo in­fan­til

Aun­que se desconocen ci­fras exac­tas, el tra­ba­jo in­fan­til den­tro de la re­gión ocu­rre en el sec­tor in­for­mal, di­fi­cul­tan­do la fis­ca­li­za­ción del mis­mo.

El Centro - - Crónica - Mi­chel He­cha­va­rria

TAL­CA.- Las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des de la re­gión hi­cie­ron un lla­ma­do a de­nun­ciar el tra­ba­jo in­fan­til, en pos de re­ver­tir es­ta si­tua­ción que vul­ne­ra los de­re­chos fun­da­men­ta­les de nues­tros ni­ños y jó­ve­nes.

Pa­blo Mi­lad, in­ten­den­te de la re­gión, ase­gu­ró que pa­ra erra­di­car di­cho fla­ge­lo es im­pres­cin­di­ble que la so­cie­dad de­nun­cie cuan­do ten­gan a lu­gar es­te ti­po de si­tua­ción irre­gu­lar, la cual tie­ne ca­bi­da al in­te­rior de re­cin­tos pri­va­dos don­de no hay un en­te fis­ca­li­za­dor.

“Le pido a la gen­te que ten­ga la con­cien­cia y la vo­lun­tad de de­nun­ciar es­te ti­po de he­cho que no con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo del país, hay di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos pa­ra erra­di­car­los, pe­ro la de­nun­cia es una de ellos y es fun­da­men­tal”, di­jo.

Por su par­te, Ro­dri­go Pa­lo­mo, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, afir­mó que es de su­ma gra­ve­dad por el enor­me vo­lu­men de tra­ba­jo in­fan­til que ocu­rre fue­ra de la nor­ma­ti­va, por lo que es más di­fí­cil fis­ca­li­zar, re­pre­sen­tan­do un re­to pa­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en pos de en­fren­tar es­te desafío.

Pa­blo Mi­lad se re­fi­rió al fun­da­men­to de la ne­ce­si­dad de al­gu­nos de es­tos in­fan­tes a tra­ba­jar por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que al­ber­gan sus fa­mi­lias, ale­gan­do que “no­so­tros te­ne­mos bas­tan­tes pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a esas fa­mi­lias con sus ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas”.

Es por ello que, des­de la Se­re­mia de Tra­ba­jo, su ti­tu­lar, Pi­lar Sa­zo, des­ta­có que “nos he­mos desafia­do no­so­tros mis­mos y po­der es­ta­ble­cer una se­ma­na de erra­di­ca­ción de tra­ba­jo in­fan­til”, evi­den­cian­do la ur­gen­cia en su­pri­mir es­ta pro­ble­má­ti­ca que em­pa­ña la so­cie­dad.

Pa­ra ello, la se­re­mi de Tra­ba­jo ase­gu­ró el co­mien­zo pró­xi­ma­men­te de la fis­ca­li­za­ción de ca­da una de las co­mu­nas en la re­gión y otras ac­ti­vi­da­des pa­ra so­cia­li­zar y di­fun­dir el te­ma de la erra­di­ca­ción de es­te mal, a pe­sar de no con­tar con la do­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der fis­ca­li­zar.

Mien­tras que el in­ten­den­te reite­ra­ba su pe­ti­ción “a la co­mu­ni­dad que de­nun­cie es­te ti­po de ca­sos. Pien­sen en los ni­ños, en su fu­tu­ro, en su equi­li­brio psi­co­ló­gi­co, por­que mu­chos de ellos son obli­ga­dos a tra­ba­jar”.

TRA­BA­JO CON­JUN­TO

Pa­ra ello, el aca­dé­mi­co uni­ver­si­ta­rio re­sal­tó el es­fuer­zo con­jun­to que se de­be ha­cer en es­te sen­ti­do, ale­gan­do que to­das las ac­cio­nes por par­te de ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos no de­ben ser de ma­ne­ra ais­la­da e in­di­vi­dual, “sino que se ne­ce­si­ta un en­fo­que que con­vi­ne to­das es­tas es­tra­te­gias pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma”.

Pa­lo­mo des­ta­có que el tra­ba­jo in­fan­til es una reali­dad pa­ten­te en nues­tra re­gión, enun­cian­do que los sec­to­res don­de más tie­ne lu­gar es­te ti­po de fe­nó­meno son la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción, en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, sien­do es­tos don­de se de­be po­ner ma­yor aten­ción pa­ra in­ten­si­fi­car la fis­ca­li­za­ción y fo­men­tar tam­bién el rol ac­ti­vo de los sindicatos en esa me­di­da.

A es­to se su­mó el cri­te­rio de Pi­lar Sa­zo, quien es­pe­ci­fi­có que, por el ca­rác­ter emi­nen­te­men­te ru­ral de la re­gión, los tra­ba­jos de tem­po­ra­das tam­bién son im­por­tan­tes a la ho­ra de fis­ca­li­zar la exis­ten­cia de me­no­res en es­tas la­bran­zas y cul­ti­vos, alu­dien­do ade­más que no son po­cas las ma­dres van a tra­ba­jar con sus hi­jos al cam­po.

CI­FRAS

A ni­vel na­cio­nal son unos 220 mil los ni­ños y ado­les­cen­tes que de­jan los es­tu­dios pa­ra tra­ba­jar im­pul­sa­dos por ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas de la fa­mi­lia, de los cua­les 152 mil tra­ba­jan en las peo­res for­mas de tra­ba­jo in­fan­til, co­mo el narcotráfico, la pros­ti­tu­ción, la tra­ta de blan­cas. “Por lo tan­to, de­be­mos co­mo so­cie­dad ha­cer un tra­ba­jo man­co­mu­na­do y la res­pon­sa­bi­li­dad es de to­dos no­so­tros”, re­cal­có la se­re­mi de Tra­ba­jo.

La au­to­ri­dad re­gio­nal con­fe­só que no se co­no­cen con exac­ti­tud las ci­fras lo­ca­les de es­te fla­ge­lo, ha­cien­do alu­sión a la re­cien­te in­di­ca­ción a la Di­rec­ción de Tra­ba­jo de rea­li­zar un ca­tas­tro que ac­tua­li­ce los dí­gi­tos que aún con­tem­plan, los cua­les da­tan del 2016 y, por lo tan­to, no re­pre­sen­tan con se­gu­ri­dad lo que su­ce­de en cuan­to a tra­ba­jo in­fan­til se re­fie­re en la ac­tua­li­dad.

Por su par­te, el di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca in­di­có que en cuan­to a la re­gión se re­fie­re son ín­di­ces es­ti­ma­ti­vos, alu­dien­do a la úl­ti­ma en­cues­ta la­bo­ral del 2014. Sin em­bar­go, re­sal­tó la in­for­ma­ción que en la ac­tua­li­dad le es­tán apor­tan­do los sec­to­res con da­tos de ma­yor cer­te­za.

Ro­dri­go Pa­lo­mo ase­ve­ró que es im­por­tan­te asu­mir que hay que lo­grar acer­car­se a los jó­ve­nes y ni­ños, me­dian­te di­ver­sas ini­cia­ti­vas don­de fa­mi­lia­ri­ce­mos a los ni­ños y a los jó­ve­nes con es­ta pro­ble­má­ti­ca, in­ci­dien­do tam­bién en los co­le­gios y otras ac­ti­vi­da­des de sen­si­bi­li­za­ción en es­ta mis­ma lí­nea.

El lla­ma­do por par­te de las au­to­ri­da­des re­gio­na­les tu­vo lu­gar en el Se­mi­na­rio por el Día Mun­dial con­tra el Tra­ba­jo In­fan­til, evento que con­tó con 70 par­ti­ci­pan­tes, don­de ex­pu­sie­ron ex­per­tos en el te­ma.

El In­ten­den­te re­gio­nal Pa­blo Mi­lad en­ca­be­zó es­te lla­ma­do a de­nun­ciar la pre­cen­sia de tra­ba­jo in­fan­til en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.