De­te­ni­do por ho­mi­ci­dio di­jo que se de­fen­dió de ame­na­zas

Ale­jan­dro En­ri­que Se­púl­ve­da Par­do de­cla­ró vo­lun­ta­ria­men­te en el jui­cio oral que co­men­zó ayer y don­de arries­ga 15 años de cár­cel

El Centro - - Policía Y Tribunales - Her­nán Es­pi­no­za

TAL­CA.- “Es­to ocu­rrió co­mo a 20 me­tros de mi ca­sa. Ahí lo ob­ser­vé cuan­do ve­nía ca­mi­nan­do. Él me vio a la dis­tan­cia y me co­men­zó a ame­na­zar, con que me que­ma­ría la ca­sa, que me ma­ta­ría a mi y a mi fa­mi­lia. Fue en un tono sú­per gro­se­ro. Yo ve­nía del tra­ba­jo y, al bajar en el ter­mi­nal, te­nía que pa­sar por la pa­sa­re­la so­bre la 2 Nor­te”.

En es­tos tér­mi­nos, el impu­tado, Ale­jan­dro En­ri­que Se­púl­ve­da Par­do, ex­pli­có su ver­sión en torno a las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron la muer­te de Cé­sar An­to­nio Beltrán Va­len­zue­la, he­cho ocu­rri­do el 9 de sep­tiem­bre del año 2016 en el sec­tor de las ca­lles 2 Nor­te, en­tre 11 y 12 Orien­te, a un cos­ta­do de la lí­nea fé­rrea.

Se­púl­ve­da Par­do fue el pri­me­ro en de­cla­rar en el jui­cio que co­men­zó ayer an­te la pri­me­ra sa­la del Tri­bu­nal Oral de es­ta ciu­dad. Allí el impu­tado en­fren­ta dos acu­sa­cio­nes de la fis­ca­lía y de un abo­ga­do que­re­llan­te don­de se exi­ge que sea con­de­na­do a 15 años de cár­cel efec­ti­va.

“TE­NÍA TE­MOR”

A mo­do de de­fen­sa, el impu­tado re­nun­ció a su de- re­cho a guar­dar si­len­cio. Pri­me­ro fue in­te­rro­ga­do por el fis­cal, Án­gel Ávi­la; lue­go por el de­fen­sor par­ti­cu­lar, Luis Se­púl­ve­da; e in­clu­so por los pro­pios jue­ces. Allí Se­púl­ve­da Par­do des­min­tió ha­ber­le ven­di­do dro­gas a la víc­ti­ma o a sus ami­gos.

“Yo fui con­de­na­do, pe­ro aho­ra es­toy reha­bi­li­ta­do y me de­di­co a tra­ba­jar. El día de los he­chos, mi idea era ac­tuar por to­das las ame­na­zas y dar­le un pa­lo, pa­ra ale­jar­lo del lu­gar, por­que es­ta­ba muy cer­ca de mi ca­sa. Des­pués to­mé un cu­chi­llo pa­ra tra­tar de ame­dren­tar­lo”, afir­mó.

In­te­rro­ga­do por el fis­cal, re­co­no­ció que fue a su ca­sa a bus­car un pa­lo, pe­ro que -fi­nal­men­te- sa­lió con un cu­chi­llo a bus­car a la víc­ti­ma. “Te­nía te­mor a que pu­die­ra efec­tuar sus ame­na­zas. Ahí nos en­fren­ta­mos, pri­me­ro ver­bal­men­te, lue­go, con pu­ños y pa­ta­das. Yo to­da­vía no sa­ca­ba el ar­ma blan­ca. Al pi­llar­lo, lo bo­té de una pa­ta­da. Y le en­te­rré el cu­chi­llo”, in­di­có.

TES­TI­GOS

El fis­cal, así co­mo el abo­ga­do que­re­llan­te, lle­va­ron al jui­cio un to­tal de 20 tes­ti­gos, ade­más de pe­ri­tos, do­cu­men­tos y prue­bas ma­te­ria­les. La de­fen­sa del impu­tado, por su par­te, pre­sen­ta­rá dos tes­ti­gos. Se es­pe­ra que el jui­cio ter­mi­ne hoy o ma­ña­na.

“Si hu­bie­ra es­ta­do en mis ca­ba­les no hu­bie­ra he­cho na­da. Al ver sus ame­na­zas y que es­ta­ba cer­ca de mi ca­sa, pen­sé que me ata­ca­ría. En nin­gún mo­men­to que­ría ha­cer­le al­go gra­ve a él”, ter­mi­nó su de­cla­ra­ción el impu­tado.

El impu­tado de­cla­ró ayer por más de una ho­ra an­te los jue­ces de la pri­me­ra sa­la del Tri­bu­nal Oral de Tal­ca, en el pri­mer día de au­dien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.