Con­vi­ven­cia vial

El Centro - - Epicentro -

Re­ci­bi­mos la no­ti­cia de la pron­ta im­ple­men­ta­ción de la nue­va Ley de Con­vi­ven­cia Vial, mar­co re­gu­la­to­rio in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der rea­li­zar una me­jor ges­tión del trán­si­to en la ciu­dad, so­bre to­do con­si­de­ran­do las nue­vas ti­po­lo­gías de vehícu­los no mo­to­ri­za­dos que se han ido su­man­do a nues­tro es­pa­cio vial ur­bano.

La ley abor­da as­pec­tos re­la­cio­na­dos con de­be­res y de­re­chos de au­to­mo­vi­lis­tas, pea­to­nes, usua­rios de bi­ci­clos, pa­ti­ne­tas, patines, co­mo por ejem­plo: dis­tan­cia mí­ni­ma pa­ra so­bre­pa­sar a un ci­clis­ta, que és­tos úl­ti­mos no pue­dan cir­cu­lar por la ve­re­da (sal­vo ni­ños y adul­tos ma­yo­res), in­clu­sión de ma­te­rias de con­vi­ven­cia vial en las es­cue­las de con­duc­to­res, en­tre otras.

Sin em­bar­go, co­mo ha pa­sa­do en otros pro­yec­tos de ley re­la­cio­na­dos en la ma­te­ria, hay asun­tos que no abor­da y que son im­pres­cin­di­bles pa­ra po­der lo­grar que la mo­vi­li­dad y uso del es­pa­cio vial sea com­par­ti­do por to­dos de la ma­ne­ra más se­gu­ra po­si­ble.

Nues­tras au­to­ri­da­des y le­gis­la­do­res de­ben com­pren­der que el uso del es­pa­cio vial es un asun­to cul­tu­ral, por lo tan­to, su buen o mal uso es a tra­vés de un apren­di­za­je que tie­ne que ver con lo he­re­da­do y con el am­bien­te en el cual uno se desa­rro­lla, so­bre to­do en aque­llos usua­rios que nun­ca han te­ni­do una edu­ca­ción vial de ma­ne­ra for­mal. Es de­cir, si ca­da día com­par­ti­mos un es­pa­cio vial don­de la ma­yo­ría de los usua­rios tie­ne un mal com­por­ta­mien­to, es muy com­ple­jo no se­guir esas con­duc­tas, si a eso le su­ma­mos lo que he­re­da­mos de nues­tros pa­dres (que pue­den te­ner un com­por­ta­mien­to co­rrec­to o in­co­rrec­to), lo más pro­ba­ble es que si­ga­mos re­pi­tien­do con­duc­tas y ac­cio­nes que van en sen­ti­do con­tra­rio al uso co­rrec­to y seguro del es­pa­cio vial.

Si bien los mar­cos re­gu­la­to­rios son muy ne­ce­sa­rios, és­tos per sé no son su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar cam­bios cul­tu­ra­les, en par­ti­cu­lar cuan­do abor­dan la con­duc­ta de los usua­rios del es­pa­cio vial. Ade­más de la nor­ma­ti­va, la fis­ca­li­za­ción de su cum­pli­mien­to y las san­cio­nes, de­ben exis­tir las ins­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra po­der edu­car a to­da la ciu­da­da­nía en ello, y el úni­co es­pa­cio don­de es­to es po­si­ble es en los re­cin­tos edu­ca­cio­na­les; por ejem­plo, si un usua­rio de bi­ci­cle­ta nun­ca ha con­du­ci­do un vehícu­lo, quie­re de­cir que nun­ca tu­vo edu­ca­ción vial for­mal, por lo cual ha­ce uso del es­pa­cio vial ba­jo un apren­di­za­je he­re­da­do y re­la­cio­na­do con el am­bien­te don­de se ha desen­vuel­to. No po­de­mos re­le­gar só­lo a las Es­cue­las de Con­duc­to­res de vehícu­los mo­to­ri­za­dos, la edu­ca­ción vial for­mal.

Es fun­da­men­tal que la edu­ca­ción vial for­mal se co­mien­ce a desa­rro­llar en las eda­des tem­pra­nas, ini­cián­do­se en la eta­pa prees­co­lar y con­ti­nuan­do en la es­co­lar, con ello nues­tros ni­ños y jó­ve­nes po­drán com­pren­der lo fun­da­men­tal que es el valor de la vi­da pro­pia y de los de­más, pun­to cen­tral pa­ra po­der re­du­cir los ac­ci­den­tes trán­si­to y sus víc­ti­mas, pa­ra po­der lo­grar en el me­diano pla­zo un cam­bio cul­tu­ral real, don­de to­dos aprendamos a con­vi­vir y com­par­tir de ma­ne­ra se­gu­ra el es­pa­cio vial.

Ale­jan­dro To­rres Aca­dé­mi­co U. Cen­tral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.