Cam­bio que de­ja in­te­rro­gan­tes

El Centro - - Editorial -

En el fút­bol, y tam­bién en otras dis­ci­pli­nas, los cam­bios de ju­ga­do­res du­ran­te un par­ti­do se de­ben en la ma­yo­ría de los ca­sos a ins­truc­cio­nes téc­ni­cas que bus­can prin­ci­pal­men­te una me­jo­ría en el ren­di­mien­to del equi­po. En otros, per­si­guen man­te­ner re­sul­ta­dos cuan­do es­te es ven­ta­jo­so, y con ello es­pe­rar que el plei­to ter­mi­ne pron­to.

Lo ocu­rri­do a ini­cios de es­ta se­ma­na en Pro­vin­cial Cu­ri­có no en­ca­ja en nin­guno de los dos es­ce­na­rios. Y es que pa­ra mu­chos, qui­zás pa­ra to­dos quie­nes ro­dean o hin­chan por el elen­co al­bi­rro­jo del Mau­le nor­te fue una sor­pre­sa que en la no­che del do­min­go co­men­za­ra a con­fir­mar­se la re­nun­cia vo­lun­ta­ria del di­rec­tor téc­ni­co Luis Mar­co­le­ta.

Una sor­pre­sa si se con­si­de­ra que so­lo un par de se­ma­nas an­tes el pro­pio es­tra­te­go, al ser con­sul­ta­do, di­jo que no te­nía in­te­rés de ir­se del club, pese a una cam­pa­ña con so­lo dos par­ti­dos ga­na­dos, y un Cu­ri­có Uni­do que es­tá en la po­si­ción 12 del tor­neo ofi­cial de pri­me­ra A. Es­to fue re­fren­da­do por el pre­si­den­te del club que ex­pre­só que no ha­bía in­ten­ción de echar al en­tre­na­dor.

En otras pa­la­bras, en cuan­to a la di­rec­ción téc­ni­ca del pri­mer equi­po no se es­pe­ra­ban novedades, a lo menos has­ta fi­nal de año, pe­ro al­go ocu­rrió du­ran­te los úl­ti­mos días. Y es que Mar­co­le­ta, en con­fe- ren­cia de pren­sa, en que no se acep­ta­ron pre­gun­tas, de bue­nas a pri­me­ras de­ci­dió co­mu­ni­car que ha de­ci­di­do “ce­rrar un ci­clo con Cu­ri­có Uni­do”.

Lo que que­da­ron lue­go fue­ron in­te­rro­gan­tes, y tam­bién la ne­ce­si­dad de bus­car a la bre­ve­dad un re­em­pla­zan­te pa­ra se­llar com­ple­ta­men­te es­te cam­bio en el equi­po, mo­di­fi­ca­ción que pa­re­cie­ra no es­ta­ba en los pla­nes de na­die, o de ca­si na­die, y que de­ja mu­chas pre­gun­tas que en de­fi­ni­ti­va no fue­ron res­pon­di­das por el sa­lien­te, en es­te ca­so el pro­pio en­tre­na­dor.

Es es­te cam­bio uno de aque­llos que se pro­du­cen en los co­te­jos, un po­co ines­pe­ra­do y del cual no se co­no­ce su pró­lo­go, ni epí­lo­go, pe­ro que se rea­li­za en el mo­men­to en que el par­ti­do era cal­mo, in­clu­so que es­ta­ba en en­tre­tiem­po, y que no anun­cia­ba ma­yo­res mo­di­fi­ca­cio­nes, por­que a sim­ple vis­ta era in­ne­ce­sa­rio.

Tras la sa­li­da vi­nie­ron mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes, de las cua­les al­gu­na de ellas da­rá en el cla­vo en cuan­to al por qué. Qui­zás hu­bie­ra si­do más sim­ple y tam­bién más nor­mal ex­pli­car que el ju­ga­dor del cam­bio es­ta­ba can­sa­do, tal vez abu­rri­do en el mis­mo equi­po, o que en otro lu­gar le ofre­cían el do­ble de suel­do por las mis­mas ju­ga­das, pe­ro na­da de eso se di­jo.

Tam­po­co hu­bo un re­co­no­ci­mien­to de las even­tua­les fa­len­cias que pu­die­ra ha­ber te­ni­do du­ran­te el par­ti­do o la tem­po­ra­da, y que ame­ri­ta­ron la sa­li­da. Lo cier­to es que sa­le uno, y en­tra… aún no se sa­be quién. Un cam­bio que de­ja in­te­rro­gan­tes, y con ello ade­más la obli­ga­ción de pron­to cu­brir ese es­pa­cio, el más im­por­tan­te del ban­co cu­ri­cano, que hoy sor­pre­si­va­men­te ya­ce va­cío en me­dio de las es­pe­cu­la­ción.

Tras la sa­li­da de Mar­co­le­ta vi­nie­ron mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.