Fe­mi­ci­dio: una preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te

El Centro - - Policía Y Tribunales -

El in­te­rés de la opi­nión pú­bli­ca en el fe­nó­meno de­lic­tual del fe­mi­ci­dio se ha ido in­cre­men­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos años, no só­lo por el he­cho en sí, sino que tam­bién por la preo­cu­pa­ción cons­tan­te de la so­cie­dad res­pec­to a la violencia in­tra­fa­mi­liar y con­tra la mu­jer.

En es­te con­tex­to, el uso del con­cep­to le­gal de fe­mi­ci­dio se con­so­li­dó y re­for­zó por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ge­ne­ran­do en la ciu­da­da­nía la per­cep­ción de que es­te ti­po de cri­men ha ido en au­men­to. Asi­mis­mo, el de­ba­te me­diá­ti­co so­bre la pro­ble­má­ti­ca se ha cen­tra­do y res­trin­gi­do, por lo menos en nues­tro país, a aque­llos ase­si­na­tos que fue­ron co­me­ti­dos por hom­bres, con quie­nes la víc­ti­ma te­nía o tu­vo una re­la­ción ín­ti­ma, fa­mi­liar, de con­vi­ven­cia o afín; sin em­bar­go, la no­ción de Fe­mi­ci­dio tie­ne un tras­fon­do y al­can­ce mu­cho ma­yor.

En el año 2010, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia mo­di­fi­có en nues­tro el país el Có­di­go Pe­nal y la Ley 20.066 de Violencia In­tra­fa­mi­liar, es­ta­ble­cien­do el “Fe­mi­ci­dio” en la nor­ma y au­men­tó las pe­nas apli­ca­bles a es­te de­li­to y re­for­man­do las nor­mas so­bre pa­rri­ci­dio.

Pa­ra ello, la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios (BH) de Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de Chi­le (PDI) en Tal­ca, es la uni­dad po­li­cial re­fe­ren­te pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de fe­mi­ci­dios, ac­tos de violencia ex­tre­ma de gé­ne­ro, mo­ti­vo por el cual tam­bién sus ofi­cia­les policiales in­te­gran el Cir­cui­to In­ter­sec­to­rial de Fe­mi­ci­dio, ini­cia­ti­va del Servicio Na­cio­nal de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ge­ne­ral ar­ti­cu­lar e im­ple­men­tar ac­cio­nes in­ter­sec­to­ria­les y par­ti­ci­pa­ti­vas pa­ra una res­pues­ta in­te­gral y de ca­li­dad, que pro­mue­va el de­re­cho a una vi­da li­bre de vio­len­cias a las mu­je­res, tan­to en el ám­bi­to pú­bli­co co­mo pri­va­do.

Sin em­bar­go, a pe­sar de la ex­pe­rien­cia en la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal, es im­por­tan­te ha­cer un lla­ma­do a de­nun­ciar los epi­so­dios de violencia en la pa­re­ja, si­tua­cio­nes que pue­den des­en­ca­de­nar en la muer­te de una mu­jer en ma­nos de su pa­re­ja o ex con­vi­vien­te.

Pa­ra que no ocu­rran ac­tos fe­mi­ci­das, lo pri­me­ro que se de­be evi­tar es la violencia que viven las mu­je­res en ma­nos de sus pa­re­jas, las que pue­den va­riar en­tre la violencia fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, se­xual, eco­nó­mi­ca y el hos­ti­ga­mien­to.

Al ser un pro­ble­ma so­cial que ocu­rre de ma­ne­ra trans­ver­sal en to­dos los ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos, la con­ver­sa­ción con­tri­bu­ye a que los ac­to­res so­cia­les pue­dan in­ter­ve­nir en una si­tua­ción com­ple­ja.

Co­mi­sa­rio Iván Or­tiz Sal­ga­do

Je­fe Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios PDI de Tal­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.