Nú­me­ro de ca­sos de Vi­rus Res­pi­ra­to­rio Sin­ci­cial es­tá den­tro del ran­go nor­mal

El VRS es el mi­cro­bio más co­mún que cau­sa in­fec­cio­nes en los pul­mo­nes y en las vías res­pi­ra­to­rias de be­bés y ni­ños pe­que­ños.

El Centro - - Crónica | Región - Ka­rin Li­llo

TAL­CA.- La Uni­dad de Epi­de­mio­lo­gía de la Se­re­mi de Sa­lud in­for­mó que has­ta es­ta fe­cha hay 90 mues­tras po­si­ti­vas pa­ra el Vi­rus Res­pi­ra­to­rio Sin­ci­cial (VRS) en la Re­gión del Mau­le, un nú­me­ro que se­gún la en­car­ga­da de la uni­dad, Fran­cia Cam­pos, es nor­mal pa­ra la épo­ca.

Se tra­ta de un vi­rus muy co­mún que oca­sio­na sín­to­mas le­ves si­mi­la­res a los del res­fria­do en los adul­tos y en los ni­ños sa­nos ma­yo­res. Pe­ro, pue­de ser más ries­go­so si le afec­ta a los be­bés, es­pe­cial­men­te aque­llos que es­tán en cier­tos gru­pos de al­to ries­go.

“En la re­gión he­mos pro­ce­sa­do al­re­de­dor de 602 mues­tras pa­ra el vi­rus res­pi­ra­to­rio y de és­tas, 90 han si­do po­si­ti­vas. Pa­ra es­ta se­ma­na epi­de­mio­ló­gi­ca, ese nú­me­ro es nor­mal… (pe­ro) no­so­tros durante to­do el año rea­li­za­mos mo­ni­to­reo del VRS. Es un vi­rus que afec­ta más a los me­no­res de un año, a los ma­yo­res de 65, a los pa­cien­tes que tie­nen al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca o al­gu­na en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar y aque­llos que es­tán in­mu­no­de­pri­mi­dos o con el sis­te­ma in­mu­ne de­bi­li­ta­do co­mo, por ejem­plo, la gen­te que tie­ne VIH o la gen­te que re­ci­be tras­plan­tes de ór­ga­nos o al­gu­nos tra­ta­mien­tos mé­di­cos co­mo la qui­mio­te­ra­pia”, ex­pli­có la pro­fe­sio­nal.

BRO­TES DE VRS

Los bro­tes de las in­fec­cio­nes por el VSR ca­si siem­pre co­mien­zan en el oto­ño y se ex­tien­den has­ta la pri­ma­ve­ra. El VRS es el mi­cro­bio más co­mún que cau­sa in­fec­cio­nes en los pul­mo­nes y en las vías res­pi­ra­to­rias en los be­bés y en los ni­ños pe­que­ños, por ello la ma­yo­ría de los me­no­res ha te­ni­do es­ta in­fec­ción ha­cia la edad de dos años. No obs­tan­te, la in­fec­ción pue­de ocu­rrir en per­so­nas de to­das las eda­des, ya que el vi­rus se di­se­mi­na a tra­vés de di­mi­nu­tas go­ti­tas que van al ai­re cuan­do una per­so­na en­fer­ma se sue­na la na­riz, to­se o es­tor­nu­da.

El VRS se con­ta­gia si una per­so­na con el vi­rus es­tor­nu­da, to­se o se sue­na la na­riz cer­ca de us­ted; si to­ca, be­sa o es­tre­cha la mano de al­guien in­fec­ta­do con el vi­rus; si se to­ca la na­riz, los ojos o la bo­ca des­pués de ha­ber to­ca­do al­go con­ta­mi­na­do por el vi­rus, co­mo un ju­gue­te o el pes­ti­llo de una puer­ta.

Cam­pos des­ta­có que la prin­ci­pal me­di­da de pre­ven­ción pa­ra no ad­qui­rir la en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria es el la­va­do fre­cuen­te de ma­nos. Ade­más, “co­mo el vi­rus se trans­mi­te por con­tac­to di­rec­to a tra­vés de las se­cre­cio­nes o a tra­vés de las go­tas de sa­li­va, el lla­ma­do es a pre­ve­nir el con­tac­to con per­so­nas en­fer­mas, ta­par­se la bo­ca y la na­riz cuan­do es­tor­nu­dan o to­sen. Si la per­so­na o el me­nor es­tá en­fer­mo, no en­viar­lo al jar­dín, al colegio o ir a tra­ba­jar pa­ra no con­ta­giar al res­to”, se­ña­ló la en­car­ga­da de epi­de­mio­lo­gía.

¿Y EL PEAK?

A ni­vel na­cio­nal exis­ten has­ta aho­ra 765 mues­tras po­si­ti­vas pa­ra el VRS.

Sin em­bar­go, acá en la re­gión el peak del vi­rus se es­pe­ra­ba que se die­ra la se­ma­na pa­sa­da.

“To­da­vía no te­ne­mos un peak de VRS y es­pe­ra­mos que au­men­ten los ca­sos por­que es­ta­mos con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y si se su­man los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, tien­de a dis­mi­nuir sus de­fen­sas y a con­ta­giar­se. Pro­ba­ble­men­te con es­te frio, las llu­vias y agua nie­ve, pue­de ser que la pró­xi­ma se­ma­na sea el peak”, in­di­có Fran­cia Cam­pos.

CUÁN­DO IR A UR­GEN­CIA

Si un ni­ño re­cha­za el pe­cho, no quie­re ali­men­tar­se, tie­ne tos, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria y se le hun­den las cos­ti­llas, hay que lle­var­lo a un ser­vi­cio de ur­gen­cia, ya que pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­te hos­pi­ta­li­za­ción.

De no pre­sen­tar­se di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar o sig­nos co­mo el hun­di­mien­to de cos­ti­llas, es me­jor pe­dir una ho­ra en el cen­tro de sa­lud fa­mi­liar, de es­ta for­ma se evi­ta acu­dir a la ur­gen­cia y ex­po­ner al ni­ño en un am­bien­te don­de lo más se­gu­ro es que se con­ta­gie al­gun vi­rus.

Pa­ra los pa­dres que ten­gan du­das, es acon­se­ja­ble que lla­men al Fono Sa­lud Res­pon­de 6003607777, don­de se­rán aten­di­dos 24/7 por mé­di­cos, en­fer­me­ras, ki­ne­sió­lo­gos, en­tre otros pro­fe­sio­na­les, quie­nes brin­da­rán orien­ta­ción.

Los gru­pos ob­je­ti­vos más vul­ne­ra­bles son los que se ven afec­ta­dos por en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias.

Los lac­tan­tes son los más pro­pen­sos a su­frir cua­dros res­pi­ra­to­rios. Se de­be evi­tar las aglo­me­ra­cio­nes y los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.