90 días pro­me­te­do­res

El Centro - - Epicentro - Er­vin Cas­ti­llo Aran­ci­bia (*) Je­fe de Ga­bi­ne­te Dipu­tado Pa­blo Prie­to L.

En ho­nor a la pru­den­cia, es cier­to que aún no es tiem­po pa­ra rea­li­zar ba­lan­ces tan ge­ne­ra­les so­bre el ac­cio­nar de los pri­me­ros tres me­ses de man­da­to del go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Cla­ro, fal­ta tiem­po pa­ra ir ge­ne­ran­do un re­la­to pro­lon­ga­do pe­ro, di­ga­mos tam­bién, las pri­me­ras lu­ces han si­do es­pe­ran­za­do­ras de ca­ra al fu­tu­ro. Des­ta­co a 90 días de fun­cio­na­mien­to del go­bierno en­tran­te, tres as­pec­tos cen­tra­les, que pa­so a jus­ti­fi­car.

Li­de­raz­go pa­ra lle­var ade­lan­te la agen­da del país, un sen­ti­do de uni­dad pa­ra in­cluir a los di­ver­sos sec­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos en la bús­que­da de gran­des acuer­dos, y có­mo no, la vo­lun­tad pa­ra ha­cer­se car­go de te­mas pos­ter­ga­dos, cu­ya si­tua­ción es fran­ca­men­te tan apre­mian­te co­mo ur­gen­te.

Li­de­raz­go he­mos vis­to en ma­te­ria de asu­mir gran­des cri­sis del país, co­mo por ejem­plo, la si­tua­ción en Ca­ra­bi­ne­ros de Chile. El go­bierno de­ci­dió avan­zar ha­cia una mo­der­ni­za­ción tan­to ad­mi­nis­tra­ti­va co­mo ope­ra­ti­va de la en­ti­dad, crean­do un nue­vo sis­te­ma tác­ti­co de operación po­li­cial (STOP), ello su­ma­do a una im­por­tan­te su­ma de ope­ra­ti­vos na­cio­na­les de pre­ven­ción, pa­ra en­fren­tar gran­des fla­ge­los que aque­jan a nues­tra po­bla­ción, co­mo lo son el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia.

Al Pre­si­den­te no le tem­bló la mano pa­ra sa­car del bar­co a quie­nes ha­bían co­la­bo­ra­do sus­tan­cial­men­te con su nau­fra­gio, de­mos­tran­do co­ra­je y po­nien­do por de­lan­te su pro­pio ca­pi­tal po­lí­ti­co.

El lla­ma­do a la uni­dad, en tan­to, no ha si­do un im­pe­ra­ti­vo fal­so. To­do lo con­tra­rio. El go­bierno ha con­vo­ca­do a 5 gran­des acuer­dos, que re­sul­tan par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­tes. Acuer­dos por te­mas de in­fan­cia, por la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y tam­bién en la Re­gión de La Arau­ca­nía, por el desa­rro­llo in­te­gral, y fi­nal­men­te por la sa­lud. En ma­te­ria de in­fan­cia, por ejem­plo, se con­vo­có a ac­to­res de sec­to­res po­lí­ti­cos opo­si­to­res al go­bierno, quie­nes pe­se a du­dar de su in­cor­po­ra­ción a es­tas me­sas de tra­ba­jo, op­ta­ron por en­ten­der la ci­ta­ción a la res­pon­sa­bi­li­dad y sen­ti­do co­mún li­de­ra­do por el eje­cu­ti­vo.

El go­bierno ha ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de ha­cer­se car­go de pro­ble­má­ti­cas que ya re­sul­tan ser em­ble­má­ti­cas. En ma­te­ria de edu­ca­ción, por ejem­plo, el go­bierno ha con­vo­ca­do al pro­gra­ma “To­dos al au­la”, el que bus­ca des­tra­bar el con­jun­to de bu­ro­cra­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas de pro­fe­so­res y di­rec­to­res, pa­ra que és­tos se ocu­pen ex­clu­si­va­men­te del tra­ba­jo en la sa­la de cla­ses con sus es­tu­dian­tes. En es­ta mis­ma aris­ta, pe­ro en el seg­men­to de edu­ca­ción su­pe­rior, el go­bierno de­ci­dió sa­car a la ban­ca pri­va­da del fi­nan­cia­mien­to es­tu­dian­til, ter­mi­nan­do con el CAE, y ge­ne­ran­do un nue­vo tra­to y con­di­cio­nes, ex­tra­or­di­na­ria­men­te más aten­di­bles pa­ra la eco­no­mía de ca­da fa­mi­lia chi­le­na.

Res­ca­tar la con­vic­ción pa­ra abor­dar la temática del Se­na­me, de­jan­do co­mo prio­ri­dad nú­me­ro uno la re­cu­pe­ra­ción y la dig­ni­dad de tan­tos ni­ños y jó­ve­nes chi­le­nos, eter­na­men­te pos­ter­ga­dos por el sim­ple he­cho de ca­re­cer de ele­men­tos so­cio­eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les.

El go­bierno ca­mi­na en la di­rec­ción y sen­da co­rrec­ta, con una eco­no­mía más sa­na, que cre­ce, y con un dis­cur­so de fon­do ba­sa­do en la li­ber­tad, y en una so­cie­dad ci­vil ac­ti­va. Los chi­le­nos de­be­mos adop­tar una pos­tu­ra re­cí­pro­ca: tra­ba­jar, co­la­bo­rar y cons­truir. Por to­dos y pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.