La pi­rá­mi­de de Mas­low

El Centro - - Epicentro - Ro­dol­fo Sch­mal S.

Ha­ce un par de días tu­ve una in­tere­san­te con­ver­sa­ción en torno a los úl­ti­mos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les que se es­tán re­gis­tran­do en el mun­do. Mi in­ter­lo­cu­tor, un des­ta­ca­do pro­fe­sor que pe­rió­di­ca­men­te nos en­tre­ga anéc­do­tas his­tó­ri­cas a tra­vés de las re­des so­cia­les, me sor­pren­dió al fun­da­men­tar lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con la pi­rá­mi­de de Mas­low.

Es­ta pi­rá­mi­de tie­ne el nom­bre de su crea­dor, Abraham Mas­low, uno de los fun­da­do­res de la pis­co­lo­gía hu­ma­nis­ta, don­de es­ta­ble­ce una je­rar­quía de ne­ce­si­da­des del ser hu­mano que han de sa­tis­fa­cer­se en la bús­que­da de su más ple­na au­to­rrea­li­za­ción. Ba­jo es­ta teo­ría se asu­me que nues­tras ac­cio­nes es­tán guia­das por el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer un con­jun­to de ne­ce­si­da­des que se en­cuen­tran en dis­tin­tos ni­ve­les. Se­gún el ni­vel en que nos en­con­tre­mos de sa­tis­fac­ción, se­rían nues­tros com­por­ta­mien­tos y de­ci­sio­nes que adop­te­mos.

Se­gún Mas­low, son seis los ni­ve­les con que plan­tea su teo­ría. El pri­me­ro, in­clu­ye las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas que tie­nen que ver con la su­per­vi­ven­cia fí­si­ca, las que in­clu­yen co­mer, res­pi­rar, dor­mir. Sa­tis­fe­chas es­tas ne­ce­si­da­des, se pa­sa a un se­gun­do ni­vel, aso­cia­do al mie­do, es­to es, a la ne­ce­si­dad de con­tar con se­gu­ri­dad fí­si­ca, de pro­tec­ción, de man­te­ner lo que se tie­ne, de po­der man­te­ner sa­tis­fe­chas las ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Lue­go vie­ne el ni­vel de aso­cia­ción vin­cu­la­do a la sa­tis­fac­ción de ne­ce­si­da­des so­cia­les, de re­la­cio­nar­se afec­ti­va­men­te con la fa­mi­lia y las amis­ta­des. Más arri­ba se en­cuen­tra el ni­vel co­rres­pon­dien­te a la ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­dos, res­pe­ta­dos, va­lo­ra­dos y que tie­nen que ver con la con­fian­za y la au­to­es­ti­ma. Por úl­ti­mo, es­tá el ni­vel más al­to de desa­rro­llo per­so­nal, que apun­ta a la ne­ce­si­dad de desa­rro­llo per­so­nal de to­do nues­tro po­ten­cial, de dar­le un sen­ti­do a nues­tra exis­ten­cia con mi­ras a una vi­da más ple­na.

Co­no­ci­dos es­tos ni­ve­les, ca­be pre­gun­tar­se en qué ni­vel es­tá ca­da uno de no­so­tros. El ideal es es­tar en el ni­vel su­pe­rior, el que su­po­ne el pleno desa­rro­llo per­so­nal. Des­gra­cia­da­men­te la ma­yo­ría no lo es­tá.

Apli­ca­da es­ta pi­rá­mi­de a ni­vel de los paí­ses tam­bién po­dría­mos pre­gun­tar­nos lo mis­mo. ¿Dón­de es­ta­mos? Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes y las pos­tu­ras de los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­re­cen es­tar dán­do­nos al­gu­nas pis­tas pa­ra res­pon­der la pre­gun­ta. En efec­to, cuan­do las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas o bio­ló­gi­cas se dan ca­si por sa­tis­fe­chas -co­mer, dor­mir, res­pi­rar, etc.-, es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes han lo­gra­do sa­lir de la ex­tre­ma po­bre­za ma­te­rial, el mie­do y las ne­ce­si­da­des de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción pa­san a te­ner una ma­yor re­le­van­cia. Es­to se da par­ti­cu­lar­men­te en­tre quie­nes se han su­mer­gi­do en una suer­te de con­su­mo in­sa­cia­ble.

Don­de la de­re­cha y la ul­tra­de­re­cha es­tán ga­nan­do elec­cio­nes pa­re­ce ser que es por­que es­cu­chan y/o re­co­gen es­ta bús­que­da de pro­tec­ción y de se­gu­ri­dad de la po­bla­ción, de me­jor ma­ne­ra que sus opo­nen­tes po­lí­ti­cos. De allí que le ha­ría bien a la iz­quier­da re­fle­xio­nar en pro­fun­di­dad so­bre el te­ma, y la so­cie­dad en que se in­ser­ta, pa­ra pro­po­ner po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad que la po­bla­ción per­ci­ba co­mo más con­fia­bles, hu­ma­nas y efi­cien­tes que las que nos pro­po­nen quie­nes se es­tán im­po­nien­do me­dian­te un dis­cur­so que me­nos­ca­ba la de­mo­cra­cia en­sal­zan­do el mi­li­ta­ris­mo y el neo­li­be­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.