Vi­ñe­tas “sin ta­pu­jos” mues­tran al García Lor­ca más real

El re­la­to de có­mo vi­vió y có­mo era el poe­ta lle­ga al mun­do del có­mic “sin ta­pu­jos, mos­tran­do su ho­mo­se­xua­li­dad”.

El Centro - - Cartelera -

pe­ro Lor­ca no pu­do ha­cer­lo. Era un jo­ven con una se­xua­li­dad com­pli­ca­da, has­ta que va des­cu­brien­do có­mo es”, re­la­ta Gib­son.

Pe­ro, re­sal­ta el his­to­ria­dor, gra­cias a to­das sus vir­tu­des ar­tís­ti­cas García Lor­ca no pa­de­ció el su­fri­mien­to que mu­chos ho­mo­se­xua­les tu­vie­ron, por­que el poe­ta lo su­po mi­ti­gar y ca­na­li­zar a tra­vés de sus obras.

GRAN­DES MO­MEN­TOS

El có­mic tam­bién nos de­ja gran­des mo­men­tos de su vi­da, co­mo la re­la­ción con el pin­tor Da­lí, con la Ins­ti­tu­ción Libre de En­se­ñan­za, y los in­te­lec­tua­les de la épo­ca, o la li­ber­tad de la que go­zó en su eta­pa en Nue­va York.

Y mues­tra a un hom­bre preo­cu­pa­do por los de­más, un “ser ex­tra­or­di­na­rio” que no so­por­ta­ba las in­jus­ti­cias so­cia­les, tal y co­mo lo de­jó cla­ro en obras co­mo “La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba” o “Do­ña Ro­si­ta la sol­te­ra”.

Pe­ro la vi­da de Lor­ca, des­de que na­ce, se­gún des­ta­ca Gib­son, siem­pre es­tu­vo uni­da a la muer­te, y qui­zá sea el fi­nal rea­li­za­do por am­bos au­to­res el me­jor que po­drían ha­ber he­cho, pues­to que han sa­bi­do con­tar en pá­gi­nas en blanco, só­lo ocu­pa­das por pe­que­ños di­bu­jos, la des­ga­rra­do­ra muer­te del poe­ta, al que, se­gún ver­sión, el 18 de agos­to de 1936 le ma­ta­ron y re­ma­ta­ron con “dos ti­ros en el cu­lo por ma­ri­cón”.

Un acier­to de Pa­lo­mo y Gib­son, da­do que la cruel­dad cuan­do es sen­ci­lla es más cruel, co­mo así lo ma­ni­fies­ta Gib­son, quien no du­da en afir­mar que su ob­je­ti­vo en la vi­da es en­con­trar los res­tos del poe­ta has­ta su “úl­ti­mo há­li­to”.

“Que ten­ga un en­tie­rro digno es im­por­tan­te pa­ra to­dos. Hay que lo­ca­li­zar­lo, que­re­mos sa­ber dón­de es­tá, no me bas­ta sa­ber que es­tá en esa mon­ta­ña, por­que en­con­trar­lo tie­ne un sig­ni­fi­ca­do: es el des­apa­re­ci­do más llo­ra­do y ama­do del mun­do”, afir­ma el bió­gra­fo lor­quiano, quien sos­tie­ne des­de ha­ce años sa­ber dón­de es­tá.

Tan­to es así que el au­tor ir­lan­dés es­pe­ra que en abril del pró­xi­mo año se pue­dan ini­ciar las la­bo­res de ex­ca­va­ción en el lu­gar don­de si­túa los res­tos del poe­ta, un mon­te en la lo­ca­li­dad gra­na­di­na de Al­fa­car.

Un mo­men­to es­te, cuan­do el ca­dá­ver de García Lor­ca vuel­va a ver la luz, que Gib­son cree que “ayu­da­rá a la re­con­ci­lia­ción”, ya que, en su opi­nión, la muer­te del poe­ta gra­na­dino aún sim­bo­li­za la “tra­ge­dia” de Es­pa­ña.

En las vi­ñe­tas el his­pa­nis­ta Ian Gib­son y el his­to­rie­tis­ta Qui­que Pa­lo­mo dan vi­da a un re­la­to so­bre có­mo vi­vió y có­mo era el poe­ta Fe­de­ri­co García Lor­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.