Mo­men­to

El Centro - - Editorial - Horacio Her­nán­dez An­gui­ta Vi­lla Cul­tu­ral Huil­qui­le­mu UCM.

De­ten­go la mar­cha en me­dio de la agi­ta­da y ca­lu­ro­sa ciu­dad de San­tia­go. A la som­bra de ár­bo­les y jun­to a edi­fi­cios al­tos, me sien­to al ca­fé, in­me­dia­to a ofi­ci­nas fi­nan­cie­ras, su­per­mer­ca­dos, tien­das y cen­tros co­mer­cia­les. Has­ta ver­du­ras fres­cas son ofre­ci­das. Las ca­lles prin­ci­pa­les es­tán con­ges­tio­na­das de vehícu­los. Por las ve­re­das, un ir y ve­nir de gen­tes la­bo­ran­do, ner­vio­sas.

La es­qui­na don­de me en­cuen­tro per­mi­te dis­fru­tar el mo­men­to del me­dio­día. Pron­to to­ma­ré el me­tro. Pe­ro es­te re­po­so, sen­ta­do, a la me­sa y el ca­fé, ha­ce que la mi­ra­da atien­da a lo que ten­go en de­rre­dor. El mo­vi­mien­to es in­ten­so. Ros­tros de to­das las eda­des tran­si­tan preo­cu­pa­dos y apri­sa. ¿A dón­de van y vie­nen? Dis­tin­go una an­cia­na cu­yo an­dar so­se­ga­do re­ve­la estilo. Por ahí sa­le un gru­po ju­gue­tón y ale­gre de obre­ros em­pol­va­dos por ye­so, pa­ra ha­cer la co­la­ción de la jor­na­da.

Al ex­tre­mo y fren­te a mí, un par de ba­rí­to­nos in­ter­pre­ta arias de ópe­ras de Ver­di. La voz de am­bos irrum­pe en me­dio del bu­lli­cio que el es­pa­cio pú­bli­co tie­ne, ha­cien­do oír me­lo­días que cau­ti­van a un par de tran­seún­tes. Con el tim­bre de sus can­tos, los ins­tan­tes son em­be­lle­ci­dos.

Cer­ca mío, ob­ser­vo a un ni­ño de ape­nas dos años. Es­tá acom­pa­ña­do de sus pa­dres y un her­mano al­go ma­yor. Am­bos jue­gan. To­mo el ca­fé y vuel­vo a mi­rar. El más pe­que­ño ha­ce una ron­da: en círcu­lo ba­ja y sube la es­ca­le­ra del des­ni­vel. Ha­ce el ejer­ci­cio de ven­cer las cua­tro gra­das, pa­ra lle­gar a la ve­re­da. De ahí, ha­ce la rue­da, des­cien­de nue­va­men­te, pa­ra vol­ver a su­bir. Un es­ca­lón tras otro, cau­sa ale­gría al ni­ño, apo­ya­do por el her­mano o el pa­pá. La ron­da es su­ce­si­va y al fon­do el vi­bran­te can­to re­sue­na… Con­mue­ve la ima­gen.

Por­que la vi­da tier­na en­sa­ya una y otra vez en lú­di­co es­fuer­zo, en­sa­ya el pro­gre­so de sí mis­mo. De con­se­guir que la es­ca­li­na­ta no sea obs­tácu­lo, sino ac­ce­so y ca­mino pa­ra el pa­so fir­me y bien plan­ta­do. ¿No co­rres­pon­de a la pro­pia exis­ten­cia, por la cual te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de no­so­tros mis­mos?

Las es­ca­le­ras son pa­ra su­bir, es ver­dad. Pe­ro tam­bién, pa­ra ba­jar. Así va­mos y ve­ni­mos. Hay que sa­ber có­mo po­ner el pie y lo­grar la al­ti­tud ade­cua­da, pa­ra dar los pa­sos ha­cia rum­bo justo y acer­ta­do. Asi­mis­mo, con­vie­ne ad­ver­tir cuán­do hay que ba­jar. Eso es in­dis­pen­sa­ble.

Y nun­ca ol­vi­dar que la es­ca­le­ra es puente, unión y en­cuen­tro, que vin­cu­la pun­tos dis­tan­tes. Por eso, la “es­ca­le­ra de Jacob”, nos re­cuer­da que tam­bién no­so­tros po­de­mos su­bir y ba­jar in­te­rior­men­te, co­mo los án­ge­les, por la ora­ción, en el en­cuen­tro de Dios. Sen­ci­lla­men­te es un mo­men­to…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.