De­fen­sa a his­to­ria­dor

El Centro - - Epicentro - Clau­dio Arria­za del Cam­po

Ex­tra­ña la car­ta del se­ñor Jor­ge Gál­vez Bal­boa, para ata­car (es la pa­la­bra exac­ta) la no­ta­ble la­bor de don Jai­me Gon­zá­lez Col­vi­lle.

Tal vez el fir­man­te no se­pa (aun­que es di­fí­cil no co­no­cer­la) la am­plia obra de re­cu­pe­ra­ción pa­tri­mo­nial rea­li­za­da por el aca­dé­mi­co en cues­tión: el tem­plo de Vi­lla Ale­gre lo ges­tio­nó co­mo Mo­nu­men­to His­tó­ri­co en 1978 por es­tar en él los res­tos del sa­bio Juan Ig­na­cio Mo­li­na, quien fue un sa­cer­do­te que en­fren­tó a la doc­tri­na de la igle­sia de su tiem­po, al dar­le ca­rác­ter cien­tí­fi­co y ra­cio­nal a la his­to­ria y la cien­cia. En su lar­ga tra­yec­to­ria, ha lo­gra­do si­mi­lar de­no­mi­na­ción no só­lo a tem­plos, sino que a puen­tes (del Mau­le y el Per­qui­lau­quén), ca­sas (co­mo el Mu­seo de Yer­bas Bue­nas y Vi­lla Ale­gre, es­te úl­ti­mo fun­da­do por su co­la­bo­ra­ción y ges­tión), zo­nas de con­ser­va­ción pa­tri­mo­nial (Yer­bas Bue­nas, Vi­lla Ale­gre, Ni­ri­vi­lo y Huer­ta de Mau­le), ha traí­do has­ta nues­tra re­gión los res­tos de ilus­tres mau­li­nos que des­can­sa­ban le­jos de su cu­na (Va­len­tín Le­te­lier, Ma­riano La­to­rre, Fe­de­ri­co Ga­na, Ma­la­quías Con­cha, Max Ja­ra, Gui­ller­mo Blest Ga­na, el re­cor­da­do Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga), va­rios de los cua­les es­tán en el Lu­gar de los Hom­bres Ilus­tres del Ce­men­te­rio de Vi­lla Ale­gre, tam­bién de su ges­tión y de igual for­ma Mo­nu­men­to His­tó­ri­co. A ello agre­gue­mos más de vein­ti­cin­co li­bros so­bre la ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­ría, ur­ba­nis­mo, per­so­na­jes, Ne­ru­da, ins­ti­tu­cio­nes, las his­to­rias de Pa­rral, San Ja­vier, la re­cien­te de Li­na­res, Yer­bas Bue­nas, Re­ti­ro, etc. Me cons­ta que in­ten­tó salvar la ca­sa de Pe­dro Ol­mos en Li­na­res in­clu­so me­dian­te un re­cur­so de pro­tec­ción que no pros­pe­ró. Ha con­for­ma­do el me­jor ar­chi­vo so­bre el Mau­le, el cual, di­gi­ta­li­za­do, es­tá tras­pa­san­do al Cen­tro Pa­tri­mo­nial de la U. de Tal­ca, para el ser­vi­cio de los in­ves­ti­ga­do­res. No es me­nor se­ñor Gal­vez Bal­boa.

En es­te mo­men­to el Go­bierno Re­gio­nal tie­ne en su po­der un pro­yec­to de su au­to­ría para rea­li­zar una his­to­ria in­te­gral de la Re­gión del Mau­le.

Sin em­bar­go, en la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, la Se­re­mi de las Ar­tes y la Cul­tu­ra, lo de­cla­ró “no ele­gi­ble” para el pre­mio a la ges­tión pa­tri­mo­nial, en una in­ca­li­fi­ca­ble in­jus­ti­cia.

El se­ñor Gon­zá­lez Col­vi­lle es miem­bro la Aca­de­mia Chi­le­na de la His­to­ria. A ese si­llón no se lle­ga por amis­tad ni ins­crip­ción, sino que por una obra im­pe­ca­ble­men­te rea­li­za­da en es­ta área. Y es el úni­co mau­lino.

Aho­ra ¿Qué ha he­cho el se­ñor Gál­vez en es­te as­pec­to al mar­gen de su agre­si­va crí­ti­ca? ¿Al­zó él la voz por la Ca­sa de Los Cuadrado? ¿Por qué no em­pren­de él las obras que en­co­mien­da al se­ñor Gon­zá­lez Col­vi­lle? Vol­tai­re es­cri­bió: “Ge­ne­ral­men­te cri­ti­ca­mos lo que no so­mos ca­pa­ces de rea­li­zar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.