Que no va­ya a ser una vic­to­ria pí­rri­ca

El Centro - - Nacional -

Pi­rro, rey de Epi­ro, lu­chó to­da su vi­da con­tra los ro­ma­nos, a los que de­rro­tó en va­rias oca­sio­nes. En la ba­ta­lla de He­ra­clea, 280 A. de C., Pi­rro al­can­zó una aplas­tan­te vic­to­ria so­bre los ro­ma­nos en el sur de Ita­lia. Ha­bía des­em­bar­ca­do con sus sol­da­dos y sus ele­fan­tes en Ta­ren­to, y los ele­fan­tes des­tro­za­ron a la ca­ba­lle­ría ro­ma­na. Sin em­bar­go, el ejér­ci­to de Pi­rro tu­vo cuan­tio­sas pér­di­das, cerca de cua­tro mil sol­da­dos, que lo hi­zo ex­cla­mar: “Si con­si­go otra vic­to­ria co­mo és­ta, es­toy per­di­do”. Es por eso que hay que ser cui­da­do­so al ana­li­zar el re­cien­te des­pa­cho de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, del pro­yec­to de Au­la Se­gu­ra tras 54 días de dis­cu­sión. Con­ver­ti­da en ley por 110 vo­tos a fa­vor, 26 en con­tra y 13 abs­ten­cio­nes la Cá­ma­ra apro­bó en ge­ne­ral el pri­mer men­sa­je de au­to­ría del eje­cu­ti­vo en con­ver­tir­se en ley. El pro­yec­to es­ta­ble­ce co­mo un de­ber de los di­rec­to­res “ini­ciar un pro­ce­so san­cio­na­to­rio en con­tra de cual­quier miem­bro de la co­mu­ni­dad es­co­lar por con­duc­tas ca­li­fi­ca­das co­mo gra­ves o gra­ví­si­mas en sus res­pec­ti­vos re­gla­men­tos. Di­cho pro­ce­di­mien­to pue­de de­ri­var, en el ca­so de los es­tu­dian­tes, en su ex­pul­sión y la can­ce­la­ción de la ma­trí­cu­la. Y en es­te as­pec­to creo que es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar otras ex­pe­rien­cias en el mun­do en que si­tua­cio­nes tan de­li­ca­das co­mo las que se han pro­du­ci­do re­cien­te­men­te en co­le­gios em­ble­má­ti­cos de Chi­le, con el In­ter­na­do Ba­rros Ara­na, son en­ca­ra­das con una mirada más glo­bal, si se quie­re más hu­ma­nis­ta, por­que, en de­fi­ni­ti­va, es­tá preocupada por la per­so­na. Es­ta for­ma más glo­bal se en­mar­ca en lo que se co­no­ce co­mo jus­ti­cia res­tau­ra­do­ra. En ese sen­ti­do, los acon­te­ci­mien­tos ocu­rren en una co­mu­ni­dad y el fo­co se de­be po­ner en las ne­ce­si­da­des de las víc­ti­mas y los au­to­res res­pon­sa­bles de los delitos. No hay lu­gar para la ex­pul­sión. El pro­ble­ma es de la co­mu­ni­dad y te­ne­mos que en­fren­tar­lo en­tre to­dos, sin exclusión al­gu­na. La jus­ti­cia res­tau­ra­do­ra, es una he­rra­mien­ta de paz en la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Co­mo se pue­de apre­ciar, la tra­mi­ta­ción de es­ta ley de Au­la Se­gu­ra ha­ce más ur­gen­te que nun­ca la ne­ce­si­dad de afian­zar un diá­lo­go en la sociedad chi­le­na en torno a la re­for­ma edu­ca­cio­nal que re­cién co­mien­za. La Mi­nis­tra Mar­ce­la Cubillos des­ta­có el “acuer­do po­lí­ti­co lo­gra­do al in­te­rior del Con­gre­so”. Po­de­mos va­lo­rar los acuer­dos que se al­can­cen en el Con­gre­so, en el ne­ce­sa­rio jue­go de­mo­crá­ti­co. Pe­ro en la sen­si­ble y com­ple­ja re­for­ma edu­ca­cio­nal de­be­mos ir más allá. De­be ser la sociedad chi­le­na la que re­fle­xio­na en con­jun­to. En ca­so con­tra­rio, po­dría­mos te­ner vic­to­rias pí­rri­cas que no nos van a lle­var a nin­gu­na par­te.

Ri­car­do Re­ta­mal Or­tiz, abo­ga­do, ma­gís­ter U.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.