So­li­da­ri­dad con hai­tia­nos afec­ta­dos por in­cen­dio

Gra­cias a ve­ci­nos, los dam­ni­fi­ca­dos pu­die­ron re­cau­dar di­ne­ro pa­ra ali­men­tar­se. Or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan con mi­gran­tes y tam­bién de la igle­sia ca­tó­li­ca, es­tu­dian cos­tear arrien­do

El Centro - - Portada - Marlyn Sil­va

TAL­CA.- Sen­ta­da en el sue­lo con su hi­ja de 10 me­ses en el re­ga­zo den­tro de una ha­bi­ta­ción com­par­ti­da con otras sie­te per­so­nas pa­só la no­che Ulys­se Lour­di­ne, una de los 11 hai­tia­nos que per­die­ron ca­si to­das sus per­te­nen­cias en el in­cen­dio que con­su­mió es­te jue­ves la ca­sa don­de vi­vían, en ca­lle 10 Orien­te, en­tre 5 y 6 Norte.

Aun­que a Lour­di­ne le ce­die­ron el es­pa­cio pa­ra que dur­mie­ra, des­can­só po­co o ca­si na­da por la in­co­mo­di­dad de es­tar en una ca­sa aje­na a don­de ha­bía re­si­di­do el úl­ti­mo año arren­da­da en una pie­za, co­mo el res­to de sus com­pa­trio­tas.

Ella, jun­to a to­dos los re­si­den­tes de la pen­sión, pu­die­ron sa­lir a tiem­po sin que su­frir nin­gún da­ño fí­si­co, por­que ape­nas sin­tie­ron el olor a hu­mo sa­lie­ron de sus ha­bi­ta­cio­nes.

Lour­di­ne y Wil­fri­dith Sa­non-Jo­seph son dos de las tres ma­dres hai­tia­nas que por vi­vir en la par­te ba­ja de la ca­sa tu­vie­ron me­nos pro­ble­mas pa­ra es­ca­par del fue­go y, por la mis­ma ra­zón, pu­die­ron sal­var unas po­cas per­te­nen­cias. No así otros cua­tro hai­tia­nos, quie­nes per­die­ron to­do, des­de los do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción has­ta la ro­pa do­na­da con la que se ves­tían des­de que lle­ga­ron al país.

Ayer, des­pués del si­nies­tro, los hom­bres par­tie­ron a tra­ba­jar y las ma­dres no hi­cie­ron otra co­sa que deam­bu­lar por los al­re­de­do­res del do­mi­ci­lio que­ma­do. Se ali­men­ta­ron por la ge­ne­ro­si­dad de ve­ci­nos del sec­tor que apor­ta­ron di­ne­ro y por el ser­vi­cio de la uni­dad co­mu­ni­ta­ria de la Cuar­ta Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros.

“Nos sen­ti­mos in­có­mo­dos, por­que no po­de­mos ba­ñar­nos co­mo co­rres­pon­de y es di­fí­cil pa­ra cam­biar los pa­ña­les de las gua­guas. Nos sen­ti­mos muy in­có­mo­dos, por­que no es­ta­mos en nues­tra ca­sa”, con­tó en un bien do­mi­na­do es­pa­ñol -apren­di­do en un cur­so gratuito pa­ra in­mi­gran­tes im­par­ti­do en la pa­rro­quia San­ta Ana- Sa­non Jo­seph, ma­dre de una be­bé na­ci­da en Chi­le.

La ter­ce­ra ma­dre dam­ni­fi­ca­da no ha­bla es­pa­ñol, pe­ro des­bor­da­ba preo­cu­pa­ción ca­da vez que mi­ra­ba a su hi­jo na­ci­do ha­ce 22 días. Su es­po­so tra­ba­ja en cons­truc­ción, sin con­tra­to de em­pleo.

RED DE SO­LI­DA­RI­DAD

Aun­que es­te jue­ves vie­ron có­mo las llamas con­su­mían las po­cas per­te­nen­cias que te­nían, pron­to apa­re­cie­ron las ma­nos pa­ra ayu­dar­los a re­cons­truir un nue­vo ho­gar. Has­ta ca­si la me­dia­no­che, vo­lun­ta­rios de la pa­rro­quia San­ta Ana co­mo Nor­ma Es­pi­no­za se ocu­pa­ron de dar­les de co­mer y ha­bi­li­tar un lu­gar pa­ra que dur­mie­ran.

Mien­tras los hom­bres tra­ba­ja­ban, ayer por la ma­ña­na, per­so­nal de Ca­ra­bi­ne­ros se hi­zo acom­pa­ñar de un hai­tiano que les ayu­da­ra a co­mu­ni­car­se con sus com­pa­trio­tas afec­ta­dos y ubi­car a la to­ta­li­dad de los dam­ni­fi­ca­dos.

Pa­ra­le­la­men­te, des­de la Pas­to­ral So­cial y la Pas­to­ral de Mo­vi­li­dad Hu­ma­na de la Dió­ce­sis de Tal­ca co­men­za­ron una cam­pa­ña de re­co­lec­ción de ro­pa, ali­men­tos y de­más en­se­res.

Pa­ra re­ci­bir las con­tri­bu­cio­nes ha­bi­li­ta­ron co­mo pun­to de re­cep­ción la se­de de la Pas­to­ral So­cial, en la 4 Orien­te, en­tre 1 y 2 Sur, nú­me­ro 1019, y tam­bién las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de la pa­rro­quia San­ta Ana.

La mu­ni­ci­pa­li­dad, a tra­vés de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra la Mi­gra­cio­nes (OIM), pon­de­ra la po­si­bi­li­dad de can­ce­lar un mes de arrien­do de una ca­sa; mien­tras que la Pas­to­ral So­cial y la Pas­to­ral de Mo­vi­li­dad Hu­ma­na tam­bién es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de co­la­bo­rar con el al­qui­ler de otro mes. Has­ta ayer, la úni­ca do­ta­ción con­cre­ta de la mu­ni­ci­pa­li­dad fue la en­tre­ga de sie­te col­cho­ne­tas e igual nú­me­ro de fra­za­das pa­ra los hom­bres que dur­mie­ron en la se­de de la Jun­ta Ve­ci­nal del sec­tor, gra­cias a la ges­tión de la co­mu­ni­dad.

La or­ga­ni­za­ción ve­ci­nal so­li­ci­tó ayu­da a la Go­ber­na­ción, pe­ro des­de esa ins­ti­tu­ción se ex­cu­sa­ron por no te­ner re­cur­sos pa­ra aten­der es­tos ca­sos has­ta mar­zo.

Mien­tras con­cre­tan la ges­tión pa­ra al­qui­lar una ca­sa, seis de los 11 ex­tran­je­ros po­drán per­noc­tar el fin de se­ma­na en un es­pa­cio ha­bi­li­ta­do en la Jun­ta Ve­ci­nal y el res­to lo ha­rá en ca­sa de ami­gos.

EL HU­MO Y LA HUIDA

“Yo es­ta­ba en el fon­do y no sa­bía na­da de lo que pa­sa­ba. Vi­nie­ron a to­car la puer­ta muy fuer­te y me di­je­ron que sa­lie­ra, por­que se es­ta­ba que­man­do la ca­sa. Des­pués, una ve­ci­na fue a bus­car­me aden­tro y me di­jo que sa­ca­ra a la gua­gua. Y cuan­do sa­lí de la pie­za vi que el fue­go es­ta­ba que­man­do arri­ba”, na­rró Sa­non Jo­sep có­mo fue­ron los pri­me­ros mi­nu­tos del in­cen­dio.

Las llamas em­pe­za­ron en una ha­bi­ta­ción del se­gun­do pi­so y la in­qui­li­na que es­ta­ba allí aler­tó al res­to de los ha­bi­tan­tes.

Un vo­lun­ta­rio del Cuer­po de Bom­be­ros de Tal­ca que pa­sa­ba fren­te a la ca­sa, jus­to en cuan­do co­men­za­ba a ar­der en llamas, en­tró pa­ra ayu­dar a sa­car al­gu­nos en­se­res y a la ma­dres con sus be­bés.

Pa­ra aten­der la emer­gen­cia, acu­die­ron al si­tio vo­lun­ta­rios de la Se­gun­da Com­pa­ñía. La mag­ni­tud del in­cen­dio, sin em­bar­go, ame­ri­tó la ac­ti­va­ción de la alar­ma ge­ne­ral, por lo que ac­tua­ron en con­jun­to las ocho com­pa­ñías de Tal­ca, en­ca­be­za­dos por el pri­mer co­man­dan­te Cris­tian Ro­jas.

Nos sen­ti­mos in­có­mo­dos, por­que no po­de­mos ba­ñar­nos co­mo co­rres­pon­de y es di­fí­cil­pa­ra cam­biar los pa­ña­les de las gua­guas. Wil­fri­dith Sa­non Jo­seph

Los hai­tia­nos re­si­den­tes de la ca­sa que­ma­da dur­mie­ron en la se­de de la Jun­ta Ve­ci­nal del sec­tor y en ca­sas de ami­gos. Pa­sa­ron la ma­yor par­te del día sin sa­ber so­bre su des­tino.

El in­cen­dio co­men­zó en el se­gun­do pi­so de la ca­sa que fun­cio­na­ba co­mo pen­sión en la 10 Orien­te, en­tre 5 y 6 Norte.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.