Víc­ti­mas

El Centro - - Epicentro -

A pe­sar de los pro­ble­mas que tie­ne Ca­ra­bi­ne­ros y de las cul­pas de al­gu­nos de sus efec­ti­vos en un gra­ve de­li­to, se ha lo­gra­do ir se­pa­ran­do la pa­ja del tri­go, las men­ti­ras de la ver­dad. No su­ce­de lo mis­mo con la ver­dad del ro­bo a mano ar­ma­da de los vehícu­los a las pro­fe­so­ras que per­ma­ne­ce en la os­cu­ri­dad. Po­dría pen­sar­se que hay al­gu­na ver­dad in­có­mo­da que no quie­ren que sal­ga a la luz.

Des­de afue­ra se apre­cia nu­la vo­lun­tad en co­la­bo­rar de la co­mu­ni­dad ha­cia don­de es­ca­pa­ron los au­to­res del ro­bo, lo que cons­ti­tui­ría un cla­ro en­cu­bri­mien­to. Res­pec­to al ca­na­lles­co in­cen­dio del co­le­gio de la zo­na tam­po­co se pue­de es­pe­rar co­la­bo­ra­ción que con­duz­ca a sus au­to­res y, por lo tan­to, per­ma­ne­ce im­pu­ne.

Es­tá bien po­ner el fo­co ini­cial en Ca­ra­bi­ne­ros pe­ro no se de­be ol­vi­dar a las otras víc­ti­mas, pro­fe­so­ras y ni­ños, en­tre mu­chas otras. No se tra­ta de víc­ti­mas ol­vi­da­das sino al­go peor: víc­ti­mas ig­no­ra­das. Có­mo se­rá la dis­tor­sión de la reali­dad en la zo­na y su efec­to en el sen­tir de es­tas víc­ti­mas que una de las pro­fe­so­ras ata­ca­das se sen­tía cul­pa­ble y aver­gon­za­da por ha­ber si­do, se­gún ella, la cau­sa de una muer­te. Al no po­ner las co­sas en su lu­gar con­de­nan­do to­das las for­mas de vio­len­cia, la fal­ta de ac­ción co­mu­ni­ca­cio­nal, in­clu­yen­do me­dios ma­si­vos, del Go­bierno ac­tual y los an­te­rio­res se ha he­cho evi­den­te. Jo­sé Luis Hernández Vidal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.