Ple­bis­ci­to Ma­pu­che

El Centro - - Epicentro - Die­go Be­na­ven­te M.

Ha­ce 18 años es­cri­bi­mos una co­lum­na en un dia­rio re­gio­nal so­bre la ne­ce­si­dad de rea­li­zar un ple­bis­ci­to ma­pu­che, en aquel en­ton­ces tan­to co­mo aho­ra, es­te conflicto ca­da vez más, lo­gra que na­die in­vier­ta y que la tie­rra, dis­mi­nu­ya su va­lor in­clu­so pa­ra los ban­cos, que ni las acep­tan de ga­ran­tía. A na­die le gus­ta ha­cer ne­go­cios en un pol­vo­rín.

Ca­si dos dé­ca­das des­pués im­pre­sio­na lo ex­pre­sa­do en aque­lla opor­tu­ni­dad, “cuan­do se pres­ta aten­ción a quien gri­ta, gol­pea y atrae a las cá­ma­ras, pa­ra dar la idea de conflicto ge­ne­ra­li­za­do, am­pa­ra­do en la pos­ter­ga­ción his­tó­ri­ca de los ma­pu­che, los que que­man ma­qui­nas o in­cen­dian, imi­tan­do ex­pe­rien­cias ex­tran­je­ras, ter­mi­nan im­po­nien­do sus con­di­cio­nes. Es­to se agra­va, al no exis­tir ins­tan­cias pa­ra es­cu­char a las ma­yo­rías sin voz, siem­pre le­jos del rui­do co­mu­ni­ca­cio­nal. Es­cu­char al pue­blo, es sano pa­ra cual­quier au­to­ri­dad”.

En aquel en­ton­ces nos pre­gun­tá­ba­mos si “¿Al­gu­na au­to­ri­dad, aca­dé­mi­co o es­pe­cia­lis­ta, co­no­ce bien lo que quie­re el mun­do ma­pu­che? Sin du­da hay al­gu­nos, pe­ro muy po­cos pa­ra lo­grar in­fluir po­si­ti­va­men­te en los pro­ce­sos. ¿Al­gu­na vez, nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal je­rar­qui­za­da y cen­tral­men­te do­mi­na­da, se ha de­te­ni­do a ob­ser­var y a apren­der en for­ma sis­te­má­ti­ca, al­go so­bre los ma­pu­che y su mo­do de vi­da, po­nién­do­se en el lu­gar del otro pa­ra vis­lum­brar par­te de “su pun­to de vis­ta”? Es ho­ra de ha­cer las co­sas, usan­do el co­no­ci­mien­to de los que más sa­ben y con­si­de­ran­do a to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Es ne­ce­sa­rio des­cu­brir que ne­ce­si­tan y quie­ren, quie­nes siem­pre han es­ta­do cer­ca de uno, pe­ro en el pa­tio de atrás, en la co­ci­na o es­con­di­dos en el cam­po, siem­pre en una po­si­ción in­fe­rior o dis­mi­nui­dos cul­tu­ral y so­cial­men­te”.

Sin du­da lo que es­cri­bía­mos en enero del 2001 si­gue sien­do ple­na­men­te vá­li­do, “quien me­jor que los ma­pu­che son los in­di­ca­dos pa­ra de­ci­dir so­bre lo que les gus­ta­ría con­ser­var, pro­yec­tar y cau­te­lar de su cul­tu­ra, tra­di­cio­nes, edu­ca­ción, me­di­ci­na, etc. Por qué no en­ton­ces or­ga­ni­zar un ple­bis­ci­to ma­pu­che, pa­ra sa­ber lo que ellos quie­ren, co­mo lo pro­pu­so Eu­gen Roth”, di­ri­gen­te po­lí­ti­co de de­re­cha en reunión de em­pre­sa­rios y aca­dé­mi­cos so­bre la es­tra­te­gia re­gio­nal de desa­rro­llo rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de La Fron­te­ra en esos años. Lo no­ve­do­so en ese en­ton­ces, era que un em­pre­sa­rio de la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal y di­ri­gen­te po­lí­ti­co de de­re­cha lo plan­tea­ra.

Sin du­da con el trans­cur­so del tiem­po la so­cie­dad na­cio­nal ha ido to­mán­do­le el pe­so al te­ma y su re­so­lu­ción obli­ga a ge­ne­rar una es­tra­te­gia trans­ver­sal de Es­ta­do, por ello re­sul­ta cla­ve el que el go­bierno de turno in­clu­ye­ra a La Arau­ca­nía en­tre sus pri­me­ras cin­co prio­ri­da­des, la oca­sión la pin­tan cal­va.

La Arau­ca­nia no pue­de se­guir de­san­grán­do­se en un conflicto, que la in­men­sa ma­yo­ría de su gen­te, de to­dos los orí­ge­nes, lo quie­re re­sol­ver, pe­ro en un sis­te­ma cen­tra­lis­ta y po­co par­ti­ci­pa­ti­vo, no es­tán in­vo­lu­cra­dos en el di­se­ño de los ca­mi­nos y he­rra­mien­tas que se de­fi­nen y des­ti­nan pa­ra su so­lu­ción. Más aún, es­ta so­cie­dad re­gio­nal no dis­po­ne de al­gún ca­mino o idea cla­ra de có­mo sa­lir de es­to, ni tam­po­co una es­tra­te­gia de desa­rro­llo ni de abor­da­je de la te­má­ti­ca, que le per­mi­ta reac­cio­nar ar­ti­cu­la­da­men­te fren­te a los em­ba­tes de quie­nes se apro­ve­chan del conflicto usan­do la vio­len­cia, quie­nes de se­gu­ro si tie­nen un plan de­fi­ni­do de có­mo se­guir avan­zan­do en pos de sus me­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.