Or­ga­ni­zan bin­go pa­ra pa­cien­te con sín­dro­me Gui­llain-Ba­rré 19

Los ve­ci­nos del pa­dre de fa­mi­lia pla­ni­fi­ca­ron la ac­ti­vi­dad por ini­cia­ti­va pro­pia pa­ra co­la­bo­rar con las te­ra­pias, que du­ra­rán dos años.

El Centro - - Crónica | Talca - Enero se­rá el bin­go, en la 28 Sur con 10 1/2 Orien­te de Vi­lla San­ta Ana. Marlyn Sil­va

TALCA.- La so­li­da­ri­dad de un gru­po de ve­ci­nos se pu­so de ma­ni­fies­to pa­ra fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción de Ste­fano Cop­pi­ni, un pa­dre y tra­ba­ja­dor que fue diag­nos­ti­ca­do en no­viem­bre del año pa­sa­do con el sín­dro­me de Gui­llain-Ba­rré, una en­fer­me­dad que afec­ta el sis­te­ma ner­vio­so y co­mo con­se­cuen­cia in­me­dia­ta la in­mo­vi­li­za­ción del cuer­po. Pa­ra ayu­dar­lo, en la co­mu­ni­dad don­de es­tá do­mi­ci­lia­do or­ga­ni­za­ron un bin­go be­né­fi­co, que ten­drá lu­gar es­te 19 de enero.

En la 28 Sur, con 10 1/2½ Orien­te, en la Vi­lla San­ta Ana Mis His­to­rias, se­rá la ac­ti­vi­dad a par­tir de las 19.00 ho­ras. El car­tón del bin­go ten­drá un va­lor de mil pe­sos. Ha­brá ven­ta de co­mi­da rá­pi­da y mú­si­ca en vi­vo de la agru­pa­ción Es­ti­lo Cum­bie­ro y La Lu­ce­ri­ta Mau­li­na pa­ra el dis­fru­te de los asistentes. Ade­más, en­tre­ga­rán pre­mios de en­tre 20 y 40 mil pe­sos, más las sor­pre­sas.

A Cop­pi­ni lo to­mó por sor­pre­sa la idea de los ve­ci­nos y, por ines­pe­ra­do, le pa­re­ció un ges­to “muy bo­ni­to”.

CIR­CUNS­TAN­CIAS

Cop­pi­ni en­tró de emer­gen­cia al Hos­pi­tal Re­gio­nal de Talca el 30 de no­viem­bre pa­sa­do, cuan­do, de pron­to, em­pe­zó a per­der coor­di­na­ción, sen­si­bi­li­dad y fuer­za en las pier­nas. Es­tu­vo re­clui­do ocho días. Eva­lua­dos los sín­to­mas y prac­ti­ca­dos los exá­me­nes co­rres­pon­dien­tes los mé­di­cos diag­nos­ti­ca­ron el sín­dro­me.

Si bien es una en­fer­me­dad in­va­si­va y de avan­ce rá­pi­do, Cop­pi­ni no que­dó im­pe­di­do com­ple­ta­men­te, lo que él atri­bu­ye a un mi­la­gro de Dios, pues se de­cla­ra un fer­vo­ro­so cre­yen­te.

Aho­ra, cum­ple la eta­pa de reha­bi­li­ta­ción con ki- ne­sió­lo­gos y fi­sia­tras pa­ra re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad de las pier­nas. Pa­ra una re­cu­pe­ra­ción to­tal se re­quie­ren, por lo me­nos, de dos años de te­ra­pias. Al es­tar in­ca­pa­ci­ta­do de ejer­cer la me­cá­ni­ca, que ha si­do siem­pre su ofi­cio y sus­ten­to, du­ran­te ese lap­so, la co­mu­ni­dad de­ci­dió unir vo­lun­ta­des pa­ra co­la­bo­rar con la re­cu­pe­ra­ción del pa­dre de cua­tro hi­jos.

Cop­pi­ni, ade­más de de­di­car­se a la me­cá­ni­ca au­to­mo­triz y ser un ju­ga­dor de fút­bol ama­teur, ha com­pe­ti­do du­ran­te dos dé­ca­das en las conocidas “Ca­rre­ras Fi­to” (de vehícu­los Fiat 600), mun­do del que tam­bién ha re­ci­bi­do apo­yo. Agra­de­ció, es­pe­cial­men­te, a los clu­bes de Li­na­res y Cons­ti­tu­ción.

Ste­fano Cop­pi­ni du­ran­te una se­sión de reha­bi­li­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.