Sí es po­si­ble co­no­cer a Dios (2da. Par­te)

El Centro - - Epicentro - PR. Ser­gio G. Ro­drí­guez Va­re­la Con­se­jo Evan­gé­li­co

Con­ti­nuan­do con mi te­ma res­pec­to a que si es Po­si­ble co­no­cer a Dios, en mi an­te­rior co­lum­na ex­pu­se que Cris­to el Hi­jo de Dios, le ha da­do a co­no­cer (Juan 1:18), Pa­blo en su car­ta a la Igle­sia de Co­lo­sa, nos di­ce: Col 1:15; 17 “El es la ima­gen del Dios in­vi­si­ble, Y él es an­tes de to­das las co­sas, y to­das las co­sas en él sub­sis­ten.” Lo an­te­rior, Je­sús mis­mo lo con­fir­ma Juan 17:3, “Y és­ta es la vi­da eter­na: que te co­noz­can a ti, el úni­co Dios ver­da­de­ro, y a Je­su­cris­to, a quien has en­via­do”. Al re­co­no­cer que Je­su­cris­to el Hi­jo de Dios, y que él, fue en­via­do des­de el cie­lo tal y co­mo lo ex­po­nen las san­tas es­cri­tu­ras, en­ton­ces es po­si­ble co­no­cer a Dios y él, en su po­tes­tad lo re­ve­la a quien, él lo da a co­no­cer, Mat 11:27 “To­das las co­sas me fue­ron en­tre­ga­das por mi Pa­dre; y na­die co­no­ce al Hi­jo, sino el Pa­dre, ni al Pa­dre co­no­ce al­guno, sino el Hi­jo, y aquel a quien el Hi­jo lo quie­ra re­ve­lar”.

En la ac­tua­li­dad son mu­chos los que con­fun­den es­te con­cep­to de co­no­cer a Dios, creen que ob­ser­van­do una se­rie de ac­ti­vi­da­des cog­ni­ti­vas, re­pe­tir con­cep­tos y me­mo­ri­zar tex­tos bí­bli­cos es su­fi­cien­te pa­ra co­no­cer a Dios. Lo an­te­rior es im­por­tan­te, pe­ro el co­no­cer a Dios, no es por una me­ra ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual. Co­no­cer a Dios va mas allá, ya que con­sis­te en una ope­ra­ción del Es­pí­ri­tu San­to en el cre­yen­te co­mo con­se­cuen­cia de ha­ber re­ci­bi­do a Cris­to Juan 14:26 “Mas el Con­so­la­dor, el Es­pí­ri­tu San­to, a quien el Pa­dre en­via­rá en mi nom­bre, él os en­se­ña­rá to­das las co­sas, y os re­cor­da­rá to­do lo que yo os he di­cho. 16:13 Pe­ro cuan­do ven­ga el Es­pí­ri­tu de ver­dad, él os guia­rá a to­da la ver­dad; por­que no ha­bla­rá por su pro­pia cuen­ta, sino que ha­bla­rá to­do lo que oye­re, y os ha­rá sa­ber las co­sas que ha­brán de ve­nir”. Por lo tan­to se­rá Dios mis­mo, en el co­ra­zón del hom­bre, ac­tuan­do pa­ra dar­se a co­no­cer a tra­vés de su San­to Es­pí­ri­tu y es­to no es da­do a los sa­bios, sino a los hu­mil­des de es­te mun­do (1ra. Co­rin­tios 1: 20-31).

¿Qué que im­pli­ca co­no­cer a Dios? En el NT, el dic­cio­na­rio VI­NE de­fi­ne la pa­la­bra co­no­cer del gr. gi­nos­ko = que in­di­ca una re­la­ción en­tre la per­so­na que co­no­ce y el ob­je­to co­no­ci­do; lo que es co­no­ci­do, es de va­lor y de im­por­tan­cia pa­ra aquel que co­no­ce, y de ahí el es­ta­ble­ci­mien­to de la re­la­ción. Por lo que co­no­cer, a Dios, va más allá del in­te­lec­to, más bien tie­ne que ver con una re­la­ción de víncu­lo, pa­ren­tes­co y de in­ti­mi­dad con él. Por lo que ca­da cre­yen­te en la re­la­ción, Cris­to di­jo: “Vo­so­tros sois mis ami­gos, si ha­céis lo que yo os man­do” (Juan 15i:14); En lo pa­ren­tes­co, Cris­to nos dio la po­tes­tad de ser Hi­jos de Dios (Juan 1:12); y en la in­ti­mi­dad, a tra­vés de la ora­ción con­ver­sa­mos con él y el nos es­cu­cha (Ma­teo 6:6).

Los ateos y ag­nós­ti­cos, sin du­das di­rán que soy un ig­no­ran­te, no obs­tan­te, les pre­gun­to: ¿De don­de pro­vie­nen las cuan­tio­sas ben­di­cio­nes que re­ci­bi­mos co­mo fru­to de nues­tra fe en la re­la­ción con Dios? Co­mo: Con­sue­lo pa­ra la tris­te­za, el des­can­so pa­ra los que es­tán can­sa­dos (Mat. 11:28) La paz en me­dio de las prue­bas (1 Cor. 10:13). To­do pro­vie­ne de Dios, quien nos en­tre­ga es­tos y otros mu­chos be­ne­fi­cio a tra­vés de la fe, la cual nos lle­va a es­ti­lo de vi­da di­fe­ren­te a lo que el mun­do vi­ve. Mi es­ti­ma­do lec­tor, le in­vi­to a co­no­cer a Dios a tra­vés de una re­la­ción con Cris­to el Se­ñor, El Hi­jo de Dios. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.