Los lí­mi­tes del po­der

El Centro - - Editorial -

¿Por qué Ni­co­lás Ma­du­ro ha ob­via­do to­das las se­ña­les, in­ter­nas y ex­ter­nas, que dan cuen­ta de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve Ve­ne­zue­la, afe­rrán­do­se al po­der? ¿Por qué Evo Mo­ra­les no res­pe­tó el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum del 2016 que re­cha­zó su idea de re­for­mar la cons­ti­tu­ción pa­ra per­mi­tir­le un cuar­to man­da­to?

¿Por qué ese afán de con­ti­nuar en el po­der de es­tos dos pre­si­den­tes? Dos man­da­ta­rios si­tua­dos ha­cia la iz­quier­da del idea­rio po­lí­ti­co, y que se han ido que­dan­do ais­la­dos con­for­me la ba­lan­za de los go­bier­nos sud­ame­ri­ca­nos se ha ido in­cli­nan­do ha­cia la de­re­cha.

Y si bien se en­tien­de que pue­dan exis­tir di­fe­ren­cias en­tre paí­ses a la ho­ra de en­ten­der el con­cep­to de de­mo­cra­cia, se ha lle­ga­do a cier­to con­sen­so res­pec­to a pa­tro­nes mí­ni­mos que de­fi­nen la sa­lud de un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co.

La Uni­dad de In­te­li­gen­cia de la re­vis­ta The Eco­no­mist dio a co­no­cer re­cien­te­men­te el ín­di­ce 2018 so­bre el ni­vel de de­mo­cra­cia en di­fe­ren­tes paí­ses. Una es­ta­dís­ti­ca que es­ta­ble­ció que en Amé­ri­ca La­ti­na so­lo Uruguay y Cos­ta Ri­ca fi­gu­ran en la ca­te­go­ría de “ple­na de­mo­cra­cia”.

El in­for­me ba­jó a Ni­ca­ra­gua de “ré­gi­men hí­bri­do” a “ré­gi­men au­to­ri­ta­rio”, mis­ma ca­te­go­ría en la que se ubi­can Ve­ne­zue­la y Cu­ba. ¿Y Chi­le? Nues­tro país apa­re­ce en­ca­be­zan­do las “de­mo­cra­cias de­fec­tuo­sas”, mien­tras que a ni­vel mun­dial se ubi­ca en el pues­to 23, su­peran­do a paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia e Italia.

Tras asu­mir Ni­co­lás Ma­du­ro su se­gun­do pe­rio­do pre­si­den­cial en Ve­ne­zue­la, la OEA ma­ni­fes­tó in­me­dia­ta­men­te que no re­co­no­cía su go­bierno, en una ava­lan­cha de des­apro­ba­ción a la que se

Mien­tras el pre­si­den­te Ma­du­ro se em­pe­ña en tras­pa­sar res­pon­sa­bi­li­da­des, car­gan­do to­do a una ma­qui­na­ción de Es­ta­dos Uni­dos y sus “sa­té­li­tes”, en Chi­le mi­les de ve­ne­zo­la­nos de­ben lu­char por un es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar­se.

su­mó in­clu­so la Unión Eu­ro­pea. Chi­le, co­mo se es­pe­ra­ba, tam­bién ex­pre­só su re­cha­zo al ré­gi­men “cha­vis­ta”.

Mien­tras tan­to, la si­tua­ción in­ter­na ve­ne­zo­la­na pa­re­ce no me­jo­rar, con­so­li­dán­do­se el dra­má­ti­co pro­ce­so de emi­gra­ción que al­gu­nos me­dios es­ti­man en más de 2 mi­llo­nes de per­so­nas des­de el 2015. Una reali­dad de la que Chi­le ha si­do pro­ta­go­nis­ta, con la lle­ga­da de un nu­tri­do gru­po de ve­ne­zo­la­nos que bus­can una nor­ma­li­dad que en su país no en­cuen­tran.

Son es­tos ve­ne­zo­la­nos que lu­chan por in­te­grar­se a la so­cie­dad chi­le­na, quie­nes con­for­man el ros­tro más hu­mano de la cri­sis. Mien­tras el pre­si­den­te Ma­du­ro se em­pe­ña en tras­pa­sar res­pon­sa­bi­li­da­des, car­gan­do to­do a una ma­qui­na­ción de Es­ta­dos Uni­dos y sus “sa­té­li­tes”, en Chi­le mi­les de ve­ne­zo­la­nos de­ben lu­char por un es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar­se, con to­do lo que eso im­pli­ca, so­por­tan­do, ade­más, la nostalgia del ex­pa­tria­do.

Ba­jo ese con­tex­to, la pre­gun­ta es in­sos­la­ya­ble. ¿Por qué Ni­co­lás Ma­du­ro se afe­rra al po­der? ¿Qué ar­gu­men­to tan po­de­ro­so pue­de jus­ti­fi­car una cri­sis, so­cial y hu­ma­ni­ta­ria, tan gran­de? Qui­zá esa ex­pli­ca­ción exis­ta, pe­ro has­ta el mo­men­to no se co­no­ce o, al me­nos, no al­can­za pa­ra dar tran­qui­li­dad a los mi­les de ve­ne­zo­la­nos que han lle­ga­do a Chi­le.

Por úl­ti­mo, ¿cuá­les son los lí­mi­tes del po­der?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.