Los va­cíos y cer­te­zas en torno al ho­mi­ci­dio de “La Ne­gra”

El Centro - - Portada - Marlyn Sil­va

TAL­CA.- A una se­ma­na de la lo­ca­li­za­ción del cuer­po sin sig­nos vi­ta­les, a ori­lla del río Cla­ro, de la jo­ven de 18 años co­no­ci­da en­tre su fa­mi­lia y alle­ga­dos co­mo “La Ne­gra”, hay una fa­mi­lia que in­ten­ta re­po­ner­se del do­lor y, du­ran­te el pro­ce­so, ara­ña fuer­zas pa­ra man­te­ner­se al tan­to de la in­ves­ti­ga­ción, pa­ra ase­gu­rar­se de que se es­cla­rez­ca el ca­so y sean de­te­ni­dos el o los res­pon­sa­bles. Del pro­ce­di­mien­to, de­cla­ra­do se­cre­to por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, los do­lien­tes no tie­nen ma­yo­res de­ta­lles. Aun así, su her­ma­na, Ca­ro­li­na González, acla­ra es­pe­cu­la­cio­nes sur­gi­das a par­tir del ha­llaz­go.

1 Na­die la vio

A las 04.00 ho­ras del 25 de di­ciem­bre, “La Ne­gra” sa­lió de la ca­sa don­de es­ta­ba do­mi­ci­lia­da jun­to con sus pa­dres, en una po­bla­ción del nor­te de Tal­ca, pa­ra ir­se de fies­ta con unas ami­gas. Al me­dio­día, apro­xi­ma­da­men­te, lle­gó a ca­sa de una fa­mi­lia co­no­ci­da ubi­ca­da en el sec­tor con­ti­guo, se cam­bió de ro­pa y vol­vió a sa­lir unas dos ho­ras des­pués. Des­de ese mo­men­to le per­die­ron la pis­ta.

Ese mis­mo día, la fa­mi­lia acu­dió a Ca­ra­bi­ne­ros a con­sul­tar si ha­bían he­cho al­gún con­trol de iden­ti­dad don­de fi­gu­ra­ra su nom­bre, pe­ro no en­con­tra­ron na­da. Pa­ra­le­la­men­te, sus her­ma­nos se­guían bus­cán­do­la en el sec­tor y en­tre sus co­no­ci­dos, sin éxi­to, por lo que de­ci­die­ron for­mu­lar la de­nun­cia por pre­sun­ta des­gra­cia an­te Ca­ra­bi­ne­ros.

La in­cer­ti­dum­bre aca­bó el lu­nes 7 de enero al me­dio­día cuan­do co­mu­ni­ca­ron a la fa­mi­lia el ha­llaz­go del ca­dá­ver en es­ta­do de des­com­po­si­ción e iden­ti­fi­ca­do por prue­bas den­ta­les y dac­ti­los­có­pi­cas.

2 Sin re­sul­ta­do de la au­top­sia

El lu­nes sobre las 13.00 ho­ras, tras el arri­bo a Tal­ca de la mé­di­co le­gis­ta del Servicio Mé­di­co Le­gal (SML) de San­tia­go, Vi­vian Bus­tos, co­men­zó la au­top­sia. Por el tiempo es­ti­ma­do de du­ra­ción del exa­men fo­ren­se, la fa­mi­lia pre­fi­rió que en­tre­ga­ran el cuer­po el mar­tes. Des­de ese mo­men­to y has­ta aho­ra los or­ga­nis­mos in­ves­ti­ga­do­res no han en­tre­ga­do los re­sul­ta­dos a la fa­mi­lia.

Por tan­to, las úni­cas cer­te­zas que tie­nen res­pec­to al es­ta­do en el que fue en­con­tra­do el cuer­po es que es­ta­ba en es­ta­do de des­com­po­si­ción, con gol­pes en la ca­be­za, las ma­nos ata­das ha­cia atrás con las pal­mas ha­cia afue­ra y des­nu­da des­de la cin­tu­ra ha­cia aba­jo, tal co­mo lo es­pe­ci­fi­có la her­ma­na de la víc­ti­ma, Ca­ro­li­na González.

Es­ta se­ma­na, es­pe­ran ob­te­ner no­ve­da­des res­pec­to a la au­top­sia, una vez que se re­in­cor­po­re a sus fun­cio­nes el fis­cal Án­gel Ávila, en­car­ga­do del ca­so.

3 Es­ta­ba en reha­bi­li­ta­ción

En­tre cin­co y seis me­ses atrás “La Ne­gra” co­men­zó un pe­rio­do de des­in­to­xi­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción en un cen­tro de sa­lud de la ciu­dad por la adic­ción que te­nía a las dro­gas, se­gún afir­mó su her­ma­na. En ese tiempo, ase­gu­ró, no ha­bía vuel­to a pro­bar nin­gún ti­po de sus­tan­cia es­tu­pe­fa­cien­te. Por lo tan­to, co­mo par­te del pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción le per­mi­tían sa­li­das pro­gre­si­vas a su ca­sa y co­mo par­te de ese mis­mo tra­ta­mien­to no le per­mi­tían usar ce­lu­lar, ra­zón por la cual el día de la des­apa­ri­ción la fa­mi­lia no po­día co­mu­ni­car­se con ella.

Co­mo par­te de esa nue­va opor­tu­ni­dad de ale­jar­se de las dro­gas, la jo­ven ha­bía ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de ter­mi­nar la en­se­ñan­za bá­si­ca y ha­cer la me­dia.

4 Des­car­tan sos­pe­cho­sos

Cuan­do “La Ne­gra” to­da­vía era me­nor de edad tu­vo un con­flic­to con un gru­po de mu­je­res y hom­bres en una fies­ta, se desató una ri­ña y re­sul­tó se­ve­ra­men­te le­sio­na­da. Ella de­nun­ció a los res­pon­sa­bles y los de­tu­vie­ron. Los pa­rien­tes pre­sen­ta­ron a las au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad es­te an­te­ce­den­te y, des­pués de la in­da­ga­ción co­rres­pon­dien­te, fue des­car­ta­do que esas per­so­nas tu­vie­ran re­la­ción con el cri­men.

González tam­bién desechó que el sui­ci­dio de un me­nor de edad su­ce­di­do la se­ma­na pa­sa­da ten­ga que ver con el ho­mi­ci­dio de “La Ne­gra”.

En cuan­to a los tres sos­pe­cho­sos a los cua­les se re­fi­rió el in­ten­den­te del Mau­le, Pa­blo Mi­lad, el vier­nes, la en­tre­vis­ta­da du­dó de que fue­ran da­tos con­fia­bles, pues co­mo fa­mi­lia ni la PDI ni la fis­ca­lía les ha no­ti­fi­ca­do sobre esa no­ve­dad en la in­ves­ti­ga­ción.

Con to­do, pa­ra González es difícil asi­mi­lar que na­die ha­ya vis­to cuan­do su her­ma­na fue ata­ca­da, pues ella, aun­que sim­pá­ti­ca y bro­mis­ta, te­nía su­fi­cien­te ca­rác­ter pa­ra de­fen­der­se.

5 Apo­yo por obli­ga­ción

An­tes del vier­nes, cuan­do pa­rien­tes, ve­ci­nos y fe­mi­nis­tas mar­cha­ron por el cen­tro de la ciu­dad y lle­ga­ron a la se­de de la in­ten­den­cia pa­ra gri­tar con­sig­nas de jus­ti­cia por el ase­si­na­to de la jo­ven, nin­gu­na au­to­ri­dad po­lí­ti­ca de la re­gión se ha­bía pro­nun­cia­do sobre el cri­men. Con la pro­tes­ta en­cen­di­da en el fron­tis del edi­fi­co Mi­lad ba­jó a ha­blar con la fa­mi­lia en­lu­ta­da y se com­pro­me­tió con ellos a vi­gi­lar el progreso del ca­so.

En­tre tan­to, ese mis­mo día, fue in­ter­pe­la­do en me­dio de un ac­to pú­bli­co el se­na­dor Ál­va­ro Eli­zal­de por dos in­te­gran­tes del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta Flo­re­ci­mien­to Co­lec­ti­vo y una so­bri­na de “La Ne­gra”. Des­pués de aque­llo, Eli­zal­de ofre­ció a la fa­mi­lia ase­so­ría ju­rí­di­ca gra­tui­ta y, al ser con­sul­ta­do por es­te ro­ta­ti­vo, ex­pre­só re­pu­dio por el ho­mi­ci­dio.

De par­te de la Se­cre­ta­ría Mi­nis­te­rial de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro ni del Servicio Na­cio­nal de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro han es­ta­ble­ci­do con­tac­to con la fa­mi­lia de la víc­ti­ma, se­gún afir­mó la her­ma­na de la jo­ven ase­si­na­da. A los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en cam­bio, des­de am­bos or­ga­nis­mos en­via­ron co­mu­ni­ca­dos de re­cha­zo al cri­men.

La PDI y la fis­ca­lía, di­jo González, han man­te­ni­do con­tac­to con ellos. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, me­dian­te la asis­ten­te so­cial, Car­la Ro­jas, ha ofre­ci­do tam­bién la ges­tión de apo­yo psi­co­ló­gi­co pa­ra la ma­dre de la jo­ven.

Por có­mo ha si­do ma­ne­ja­do el ca­so, por lo me­nos en el ám­bi­to po­lí­ti­co, “es el sec­tor (don­de ha­bi­te la víc­ti­ma) lo que de­fi­ne la im­por­tan­cia”, opi­nó González.

Con las dos mar­chas desa­rro­lla­das, el vier­nes, con el apo­yo del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta lo­cal lo que bus­ca la fa­mi­lia es que “no se le ba­je el perfil” a es­te he­cho, ace­cha­do por la som­bra de im­pu­ni­dad que has­ta el día de hoy pe­sa sobre el ca­so de “La Cal­cho­na”, el ase­si­na­to de Ma­ría So­le­dad Opa­zo, tam­bién en la zo­na nor­te de Tal­ca, ha­ce 29 años.

La Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la PDI rea­li­za pe­ri­ta­je en el río Cla­ro, el lu­nes pa­sa­do, des­pués del ha­llaz­go.

Ca­ro­li­na González, her­ma­na de la víc­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.