Un hi­to his­tó­ri­co

El Centro - - Epicentro - Abraham San­ti­bá­ñez

En el Ins­ti­tu­to de Chi­le, al asu­mir el mar­tes re­cién pa­sa­do co­mo la pri­me­ra pre­si­den­ta de la cor­po­ra­ción, Adria­na Val­dés re­cor­dó sus pa­la­bras cuan­do “ha­ce ya mu­chos años” se in­cor­po­ró a la Aca­de­mia Chi­le­na de la Len­gua:

“Co­men­cé mi dis­cur­so acor­dán­do­me de una mon­ja chi­le­na que ha­bía es­cri­to tres si­glos an­tes: “So­ñé que veía una puer­ta her­mo­sí­si­ma de una igle­sia en la cum­bre de un ce­rro o mon­te muy al­to, y que ha­bía un gran ju­bi­leo. Yo, con el an­he­lo de ga­nar­lo, fui a to­da prie­sa a su­bir, más vi que só­lo hom­bres subían: di­je: ‘es­to no es pa­ra mu­je­res’ (...) To­mé alien­to y subí.”

“Es­to no es pa­ra mu­je­res”, sub­ra­yó Adria­na Val­dés en el Sa­lón de Ho­nor del Ins­ti­tu­to de Chi­le. “Es­te era el sen­ti­do co­mún de esos tiem­pos, pe­ro un sen­ti­do co­mún que se per­pe­tuó en mu­chas for­mas has­ta el si­glo pa­sa­do, en to­da nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal”.

Tras un año que em­pe­zó mar­ca­do por la irrup­ción del fe­mi­nis­mo militantes, una de las ins­ti­tu­cio­nes his­tó­ri­ca­men­te más mar­ca­das por la tra­di­ción ma­chis­ta, abrió sus puer­tas a una in­dis­cu­ti­da re­pre­sen­tan­te de las letras y la cul­tu­ra chi­le­nas.

Al re­ci­bir­la co­mo su su­ce­so­ra, el pre­si­den­te saliente del Ins­ti­tu­to de Chi­le, Luis Me­rino anotó:

“Le brin­do una cor­dial aco­gi­da a do­ña Adria­na Val­dés Bud­ge… Jun­to al va­lor his­tó­ri­co que re­vis­te es­te he­cho, des­ta­co su sa­ber pro­fun­do y su co­mu­ni­ca­ción sen­ci­lla al al­can­ce de to­dos que pal­pi­ta en sus li­bros, ar­tícu­los y con­fe­ren­cias”.

El Ins­ti­tu­to de Chi­le na­ció ha­ce más de me­dio si­glo, en 1964, con el pro­pó­si­to de “pro­mo­ver en un ni­vel su­pe­rior el cul­ti­vo, el progreso y la di­fu­sión de las letras, las cien­cias y las be­llas ar­tes”. Pe­ro su idea ori­gi­nal es mu­cho más an­ti­gua. Juan Ega­ña ha­bló por pri­me­ra vez de un or­ga­nis­mo que agru­pa­ra di­ver­sas aca­de­mias por­que ellas “son el ta­ller de las cien­cias”: Eran los años en que pros­pe­ra­ron otras trascendentes ini­cia­ti­vas: La Au­ro­ra de Chi­le, en 1812, y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal en 1813. Es una épo­ca ca­rac­te­ri­za­da por la au­sen­cia de las mu­je­res en la vi­da pú­bli­ca.

To­da­vía hoy, de las seis aca­de­mias que com­po­nen el Ins­ti­tu­to (Len­gua, Historia, Cien­cias Po­lí­ti­cas, Cien­cias. Me­di­ci­na y Be­llas Ar­tes) so­lo tres es­tán pre­si­di­das por mu­je­res y ello muy re­cien­te­men­te. Ob­via­men­te, Adria­na Val­dés no po­día de­jar de abor­dar el te­ma:

“El sue­ño que les aca­bo de con­tar era el de Sor Úrsula Suá­rez, en el Con­ven­to de las Cla­ri­sas de la Vic­to­ria. Era un sue­ño per­so­nal: en él le bas­ta­ba ‘to­mar alien­to’ pa­ra su­bir. Nin­gu­na mu­jer lo pue­de al­can­zar, por mu­cho alien­to que to­me, si no hay tras ella mu­chas otras”. Di­cho es­to, di­go tam­bién que no es­toy aquí por ser mu­jer, sino por ser aca­dé­mi­ca, y por es­tar lla­ma­da a ha­cer­me car­go. Y co­mien­zo por agra­de­cer las ba­ses fir­mes que po­drá te­ner mi la­bor en la Aca­de­mia y en el Ins­ti­tu­to, ba­ses que pue­den real­men­te afir­mar una ade­cua­da la­bor ins­ti­tu­cio­nal en los tres pró­xi­mos años”.

No ca­be du­da, en to­do ca­so, que es­ta nue­va era co­mien­za de for­ma muy aus­pi­cio­sa. La mi­nis­tra de la Cul­tu­ra, Con­sue­lo Val­dés, pre­sen­te en la ce­re­mo­nia, di­jo que se tra­ta de un re­co­no­ci­mien­to a la vas­ta tra­yec­to­ria de Adria­na Val­dés, co­mo tam­bién a su gran apor­te mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en dis­tin­tos ám­bi­tos de la cul­tu­ra”

En otras pa­la­bras, es im­por­tan­te que sea mu­jer, pe­ro no es ese su úni­co mé­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.