Ajus­tes en la Ley de In­clu­sión

El Centro - - Educación - Ri­car­do Re­ta­mal Or­tiz*

Hay que mi­rar con aten­ción las mo­di­fi­ca­cio­nes anun­cia­das por la Mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Mar­ce­la Cubillos, a la Ley de In­clu­sión, que se es­tán dis­cu­tien­do en el Con­gre­so. Su pro­pó­si­to es que vuel­va a ser re­le­van­te el mé­ri­to de los alum­nos al mo­men­to de pos­tu­lar a dis­tin­tos co­le­gios. En el pro­ce­so de se­lec­ción a los co­le­gios con apor­te es­ta­tal, que se ce­rró re­cien­te­men­te tras cua­tro me­ses de pos­tu­la­cio­nes, 290 mil fa­mi­lias par­ti­ci­pa­ron en la pla­ta­for­ma del MI­NE­DUC pa­ra elegir un es­ta­ble­ci­mien­to, de acuer­do con la Ley de In­clu­sión crea­da el año 2016.

La Mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Mar­ce­la Cubillos sub­ra­yó que la im­ple­men­ta­ción del Sis­te­ma de Ad­mi­sión Es­co­lar, SAE, “nos ha per­mi­ti­do co­no­cer mu­chos ca­sos de alum­nos que ha­bién­do­se es­for­za­do du­ran­te to­da su eta­pa es­co­lar pa­ra po­der in­gre­sar en Sép­ti­mo bá­si­co al Li­ceo que han que­ri­do to­da la vi­da, se les di­ce que ese es­fuer­zo no im­por­ta. Es in­jus­to no re­co­no­cer el mé­ri­to, una se­ñal equi­vo­ca­da. Hay mu­cho es­fuer­zo per­so­nal, fa­mi­liar y do­cen­te en ca­da es­tu­dian­te con bue­nos re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos”.

Es po­si­ti­vo que las fa­mi­lias bus­quen la me­jor ca­li­dad edu­ca­cio­nal pa­ra sus hi­jos. De acuer­do a las es­ta­dís­ti­cas, de las 290 mil fa­mi­lias, el 82 % que­dó en al­gún es­ta­ble­ci­mien­to de su pre­fe­ren­cia, y el 59,2 % que­dó en su pri­me­ra op­ción.

Tam­bién hu­bo crí­ti­cas de apo­de­ra­dos, pues, afir­ma­ron, el SAE los per­ju­di­có, por­que no pu­die­ron elegir el pro­yec­to edu­ca­ti­vo que que­rían pa­ra sus hi­jos. Y es­to de­be­ría preo­cu­par­nos, por­que que­da la im­pre­sión que de no que­dar se­lec­cio­na­do un alumno, en un de­ter­mi­na­do pro­yec­to edu­ca­ti­vo, que­da en tie­rra de na­die.

Y eso no es bueno si que­re­mos as­pi­rar a una so­cie­dad abierta con po­si­bi­li­da­des pa­ra to­dos y don­de la edu­ca­ción pú­bli­ca jue­gue un rol re­le­van­te. Cier­ta­men­te, en­ten­de­mos las di­fe­ren­cias que pue­den exis­tir en los di­ver­sos proyectos educativos, pe­ro es­tas no de­ben ser abis­ma­les. Es ne­ce­sa­rio un ni­vel que res­guar­de la ca­li­dad de la edu­ca­ción, al mar­gen de las di­fe­ren­cias, que sea com­par­ti­do y al que ten­gan ac­ce­so to­dos los es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.