El Gráfico - - #REPORTAJE - JAVIER RÍOS @ja­vie­rriosr

es­tá en su se­gun­da eta­pa, de la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar. Mu­chos pa­dres mi­gra­ron a Chi­le y es­tán tra­yén­do­se a los hi­jos y ellos quie­ren ser fut­bo­lis­tas y no pue­den en­trar, por­que ocu­pan cu­pos ex­tran­je­ros. Se pier­de mu­cho ta­len­to, por eso, se de­be fle­xi­bi­li­zar la nor­ma, in­clu­so, pue­de ser­vir pa­ra la se­lec­ción chi­le­na. Pa­sa que sin opor­tu­ni­da­des reales, mu­chos ca­bros se van a Ar­gen­ti­na a bus­car la opor­tu­ni­dad, me pa­re­ce que el re­gla­men­to es in­fle­xi­ble”, co­men­ta, dan­do a co­no­cer co­mo fun­cio­na el sis­te­ma de en­ro­la­mien­to de nue­vos ta­len­tos in­ter­na­cio­na­les en las di­vi­sio­nes me­no­res tan­to en la ANFP y la AN­FA.

La ANFP de­ci­dió au­men­tar de sie­te a diez el cu­po de ex­tran­je­ros en las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de los clu­bes a co­mien­zos de 2017 y las pa­la­bras de Luis Al­ber­to Ra­mí­rez, ge­ren­te del Fút­bol Jo­ven de la ANFP, al dia­rio El Mer­cu­rio con­fir­ma sus de­seos: “Hay un sen­ti­do so­cial en es­te cam­bio. Exis­te una gran pre­sión en los clu­bes por los ni­ños ex­tran­je­ros que se quie­ren in­te­grar”.

Sin em­bar­go, lo más preo­cu­pan­te se­ría una ver­da­de­ra tra­ta de per­so­nas, al exis­tir apro­ve­cha­mien­to por par­te de ines­cru­pu­lo­sos re­pre­sen­tan­tes que en­ga­ñan a los to­da­vía ado­les­cen­tes, ilu­sio­na­dos con un fu­tu­ro en el fút­bol pro­fe­sio­nal, cuan­do la le­gis­la­ción jue­ga en con­tra co­mo el me­jor de los de­fen­so­res, es­pe­ran­do a un es­cuá­li­do de­lan­te­ro.

Ta­len­tos per­di­dos

La si­tua­ción mi­gra­to­ria irre­gu­lar es el gran pro­ble­ma que en­fren­tó Luis To­rres Mos­que­ra, un jo­ven co­lom­biano que lle­gó a Chi­le ha­ce cua­tro años con el sue­ño pro­me­ti­do de po­der pa­tear la pe­lo­ta, dis­ci­pli­na a la que se de­di­ca­ba des­de pe­que­ño, y con la con­fian­za de te­ner a su her­ma­na en el país y la pro­me­sa de re­pre­sen­tan­tes de que­dar en un equi­po, se atre­vió.

El sue­ño, só­lo que­dó en eso y no fue por fal­ta de ta­len­to, o dis­ci­pli­na. Al con­tra­rio, el vo­lan­te de­mos­tra­ba su ca­rac­te­rís­ti­ca téc­ni­ca ca­da vez que los equi­pos lo po­nían a prue­ba: “Fui a va­rios clu­bes a pe­dir prue­bas re­cién lle­ga­do, en­fren­tan­do es­te cli­ma dis­tin­to y to­do. Siem­pre has­ta la úl­ti­ma prue­ba, pe­ro pa­sa­ba que en al­gu­nos clu­bes, co­mo Unión Es­pa­ño­la, me pi­die­ron los pa­pe­les pa­ra ins­cri­bir­me... co­mo no te­nía pa­pe­les ahí se aca­ba­ba to­do. Era co­mo un sí y un no, pa­ra po­der ju­gar, ahí va mu­rien­do to­do”, co­men­ta en una en­tre­vis­ta en que se ma­ni­fies­ta su pe­sar.

Tal co­mo en San­ta Lau­ra, en Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Co­quim­bo Uni­do y otros clu­bes ocu­rrió lo mis­mo, mien­tras, jun­to a otros in­mi­gran­tes, pa­sa­ban du­ros mo­men­tos re­co­rrien­do el país.

“Los re­pre­sen­tan­tes se apro­ve­chan, em­pie­zan a aga­rrar ca­bros y los pa­sean por to­do Chi­le, en mu­chos equi­pos de Se­gun­da es­tá lleno de esos ju­ga­do­res ha­cien­do prue­bas y lo ha­cen en con­di­cio­nes ma­las, sin nin­gu­na cer­te­za. Los clu­bes no se van a ca­sar con­ti­go, sin que ten­gan el con­tra­to ase­gu­ra­do”, co­men­ta Ri­zik. Mien­tras To­rres Mos­que­ra, con su tes­ti­mo­nio, ra­ti­fi­ca el diag­nós­ti­co: “Ten­go va­rios ami­gos que les pasó lo mis­mo, in­clu­so nos jun­ta­mos a ju­gar pa­ra ha­cer al­go en me­dio de la du­da, pe­ro no se pue­de ha­cer na­da. En Co­lom­bia ju­ga­ba y me iba bien, y que­ría ver có­mo me iba, no se pu­do dar ya”, dice re­sig­na­do.

“No se ha­cen car­go y los de­jan así co­mo ‘tú te las arre­glas’, y eso, sin la si­tua­ción mi­gra­to­ria al día, es im­po­si­ble. Re­cuer­do que al­gu­nos te­nían a ocho co­lom­bia­nos en una pen­sión que se las co­bra­ban”, co­men­ta el re­pre­sen­tan­te de es­ta ONG, que na­ció co­mo un proyecto que bus­ca for­ta­le­cer la­zos en­tre ciu­da­da­nos de dis­tin­tas par­tes del mun­do, re­si­den­tes en Chi­le.

Los ni­ños lle­gan a Chi­le con la ima­gen de que co­mo bi­cam­peón de Amé­ri­ca tie­ne una es­truc­tu­ra es­ta­ble, pe­ro la cru­da reali­dad los cho­ca de fren­te y ter­mi­nan bus­can­do nue­vos rum­bos. Luis tu­vo que adap­tar­se y hoy, a sus 19 años, de­jó el fút­bol de la­do pa­ra tra­ba­jar en una bo­de­ga de ser­vi­cios, con el tra­go amargo que le tra­jo la du­ra ex­pe­rien­cia: “Yo me he apar­ta­do del to­do del fút­bol, me de­jó al­go amargo”, dice asu­mien­do que el sue­ño ya no ten­drá que ser en la can­cha.

“Hay

que abrir el fút­bol de ba­rrio al res­to. Ge­ne­ral­men­te en los equi­pos de ba­rrio los ex­tran­je­ros com­pi­ten en sus pro­pios equi­pos. Se re­pro­du­cen gue­tos y el fút­bol es un es­pa­cio pa­ra com­par­tir, don­de igua­las a to­dos de­trás de un ob­je­ti­vo Otra de Ri­zik

¿A qué apun­ta el fu­tu­ro?

El ca­so de Ei­ner Camilo Hur­ta­do es dis­tin­to. El de­fen­sa cen­tral, que se ga­nó un pues­to en las di­vi­sio­nes me­no­res de San Mar­cos de Ari­ca, re­pre­sen­ta el ca­so de los afor­tu­na­dos, que con las mis­mas ga­nas y qui­zá el mis­mo ta­len­to, fue­ron los que tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de te­ner los pa­pe­les ne­ce­sa­rios pa­ra ser acep­ta­dos.

Su ma­dre lle­gó a Chi­le por una via­je de la em­pre­sa en que tra­ba­ja­ba en la ciu­dad de Bue­na­ven­tu­ra en Co­lom­bia y tras un tiem­po vi­si­tan­do el país, se enamo­ró de un tra­ba­ja­dor en Ca­la­ma, la re­la­ción pros­pe­ró y con la se­gu­ri­dad de un tra­ba­jo fi­jo. de­ci­dió traer a su hi­jo re­ga­lón. Ei­ner lle­gó a Chi­le car­gan­do sus pe­que­ños 10 años y su ta­len­to a flor de piel pa­ra ju­gar a la pe­lo­ta.

Su frus­tra­ción fue gran­de cuan­do me­ses des­pués de ins­ta­lar­se, y pe­se a su cor­ta edad, ya es­ta­ba se­lec­cio­na­do pa­ra un cam­peo­na­to na­cio­nal re­pre­sen­tan­do a la ciu­dad y no pu­do par­ti­ci­par. Sin em­bar­go los trá­mi­tes iban vien­to en po­pa, el tiem­po que lle­va­ba su ma­dre en el país lo be­ne­fi­ció y po­co tiem­po des­pués hi­zo los trá­mi­tes pa­ra que su re­to­ño pu­die­ra ca­mi­nar por las ca­lles con tran­qui­li­dad.

“To­do ocu­rrió de bue­na for­ma Lle­gue a los 10 años y no fue tan di­fí­cil. Apren­dí mu­cho rá­pi­da­men­te e igual se me hi­zo fá­cil adap­tar­me. Nun­ca he te­ni­do pro­ble­ma de pa­pe­les por el he­cho de que mi ma­ma lle­va­ba un año más que no­so­tros vi­vien­do acá”, re­la­ta, mi­ran­do con pers­pec­ti­va su ca­rre­ra que ya lo tie­ne al­ter­nan­do con el pri­mer equi­po a sus 19 años.

Ei­ner vi­vió la par­te lin­da del asun­to y pro­me­te res­pon­der en la can­cha, una opor­tu­ni­dad que chi­cos de su mis­ma edad no pu­die­ron te­ner pe­se al ta­len­to y la de­di­ca­ción por su ama­do fút­bol.

/ GEN­TI­LE­ZA

Luis To­rres Mos­que­ra (de­re­cha) su­frió por los en­ga­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.