lo Que SE­RÍA Rue­da PA­RA el CA­MINO de chi­le

El Gráfico - - #LAROJA - ALE­JAN­DRO PINO CALAD Di­rec­tor de Pu­bli­me­tro Co­lom­bia, pa­ne­lis­ta de FOX Sports Ra­dio Co­lom­bia y FOX Gol Co­lom­bia

En Co­lom­bia no sor­pren­de que el nom­bre de Rei­nal­do Rue­da es­té so­nan­do tan fuer­te­men­te pa­ra asu­mir el man­do de la se­lec­ción chi­le­na, pe­ro sí hay cier­ta preo­cu­pa­ción pues, pa­ra mu­chos, in­clu­yen­do quien fir­ma es­ta co­lum­na, era el su­ce­sor ló­gi­co de Nés­tor Pé­ker­man al fren­te del com­bi­na­do na­cio­nal tras Ru­sia 2018.

Pa­ra de­cir­lo en tér­mi­nos co­lo­quia­les: nos qui­ta­rían una joya; una que no só­lo te ga­ran­ti­za tra­ba­jo y equi­pos dis­ci­pli­na­dos tác­ti­ca­men­te (sus Hon­du­ras y Ecua­dor lo fue­ron) y que ofre­cen es­pec­tácu­lo (Atlé­ti­co Na­cio­nal y por mo­men­tos la se­lec­ción Co­lom­bia son la prue­ba), sino que Chi­le le ga­na­ría a Co­lom­bia un má­na­ger de di­vi­sio­nes in­fe­rio­res co­mo po­cos, al­guien que ha de­mos­tra­do en tres paí­ses di­fe­ren­tes que sa­be có­mo re­cu­pe­rar las ba­ses y cons­truir pro­ce­sos que ha­gan re­na­cer a una ins­ti­tu­ción o, en es­te ca­so, una Se­lec­ción. Por­que, con to­do res­pe­to, Chi­le tie­ne una ge­ne­ra­ción do­ra­da, eso no se dis­cu­te, pe­ro en el res­to del con­ti­nen­te to­dos nos pre­gun­ta­mos si hay con qué re­em­pla­zar­la. Y si la idea de Chi­le es co­men­zar esa re­no­va­ción, Rue­da es el hom­bre. Rei­nal­do te en­cuen­tra agua en de­sier­tos

Rue­da ha si­do el en­tre­na­dor más exi­to­so de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les de Co­lom­bia, con tres cla­si­fi­ca­cio­nes a Mun­dia­les Sub-20 y un his­tó­ri­co ter­cer lu­gar en Emi­ra­tos Ára­bes 2003. Sien­do téc­ni­co de la ju­ve­nil re­ci­bió el cla­vo ar­dien­te de una se­lec­ción Co­lom­bia que en 2004 ha­bía des­pe­di­do a Fran­cis­co Ma­tu­ra­na tras un pé­si­mo arran­que de las Eli­mi­na­to­rias a Ale­ma­nia 2006.

El re­to era enor­me pa­ra Rei­nal­do, un ti­po mo­des­to, hu­mil­de y bue­na per­so­na que en ese mo­men­to ha­bía te­ni­do po­ca ex­pe­rien­cia en clu­bes pro­fe­sio­na­les y que se ha­bía es­pe­cia­li­za­do en des­cu­brir ju­ga­do­res: Ma­tu­ra­na se fue de la se­lec­ción Co­lom­bia con un so­lo pun­to en cua­tro par­ti­dos de la Eli­mi­na­to­ria y el fi­nal de una ge­ne­ra­ción; Rue­da lle­gó a apa­gar el in­cen­dio, acer­có ju­ve­ni­les de sus exi­to­sos pro­ce­sos y de en­tra­da, lo­gró dos re­sul­ta­dos in­tere­san­tes: cuar­to lu­gar en la Co­pa Amé­ri­ca de Pe­rú 2004 y se­mi­fi­na­les de la Co­pa de Oro de Conca­caf en 2005. Pe­ro el re­to era la eli­mi­na­to­ria.

En ella hi­zo una cam­pa­ña tan bue­na que si Ma­tu­ra­na hu­bie­se lo­gra­do só­lo un pun­to más en su desas­tro­so arran­que, Co­lom­bia ha­bría al­can­za­do el re­pe­cha­je. Pe­ro no fue así, fui­mos sex­tos, a pe­sar de un buen jue­go -y en bue­na me­di­da por el 1-1 que sa­có Chi­le en Ba­rran­qui­llay la Fe­de­ra­ción, que lo ha­bía nom­bra­do de for­ma in­te­ri­na to­da vez que era el en­car­ga­do de las ju­ve­ni­les, de­ci­dió ha­cer po­pu­lis­mo y li­cen­ciar­lo, cul­pán­do­lo in­jus­ta­men­te del fra­ca­so.

Ése fue el pri­mer lunar que mos­tró Rue­da en su cre­cien­te ca­rre­ra: el buen ti­po se com­por­tó co­mo un em­plea­do su­mi­so y nun­ca mos­tró re­bel­día (al­gu­nos di­ría­mos que no mos­tró or­gu­llo) pa­ra se­ña­lar a una di­ri­gen­cia que lo ma­no­seó. Sin em­bar­go, a par­tir de ese gol­pe –y tal vez pre­ci­sa­men­te gra­cias a él- la ca­rre­ra de Rue­da no de­jó de as­cen­der.

En 2007 lle­gó a Hon­du­ras, una se­lec­ción me­nor que le apos­tó a su buen ma­ne­jo de ca­me­rino y su tra­ba­jo ge­ne­ral con las ba­ses, y no só­lo se dio el lu­jo de cla­si­fi­car­la di­rec­ta­men­te a Su­dá­fri­ca 2010, un hi­to pa­ra un equi­po que só­lo ha­bía ido a Es­pa­ña 82, sino que co­man­dó la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal de un equi­po sub-23 que cla­si­fi­có a los Olím­pi­cos de 2012 ba­jo la di­rec­ción de su asis­ten­te Ale­xis Men­do­za y que en Lon­dres eli­mi­nó a Es­pa­ña y lle­gó a cuar­tos de fi­nal.

Es­to le abrió las puer­tas de Ecua­dor, en don­de, en un co­mien­zo, tu­vo to­do en con­tra: el fin de una ge­ne­ra­ción do­ra­da, la ani­mad­ver­sión de la pren­sa y el pé­si­mo de­but en la Co­pa Amé­ri­ca 2011, en la que fue úl­ti­mo de su gru­po per­dien­do con Ve­ne­zue­la. Sin em­bar­go, ahí mos­tró que el ca­rác­ter, lo que años atrás se le ha­bía cri­ti­ca­do en Co­lom­bia, se ha­bía for­ja­do: apre­tó cla­vi­jas, pen­sio­nó al­gu­nas fi­gu­ras, ce­rró las puer­tas a la pren­sa y tu­vo una tre­men­da eli­mi­na­to­ria a Bra­sil 2014 con re­sul­ta­dos me­mo­ra­bles, co­mo el 3-1 a Chi­le o el 1-1 en Uru­guay (al que ade­más ven­ció en Qui­to) que le per­mi­tie­ron cla­si­fi­car di­rec­ta­men­te al Mun­dial, en don­de un em­pa­te con Fran­cia en la úl­ti­ma jor­na­da de la fa­se de gru­pos le im­pi­dió avan­zar a oc­ta­vos de fi­nal.

En 2015 lle­gó a Na­cio­nal, un gi­gan­te en Co­lom­bia que no ha­bía lo­gra­do vol­ver a co­ro­nar­se en el con­ti­nen­te, y apro­ve­chan­do la ba­se exis­ten­te y po­ten­cian­do ju­ga­do­res de las in­fe­rio­res, lo vol­vió a sa­car cam­peón de Li­ber­ta­do­res y lo lle­vó a la fi­nal de Su­da­me­ri­ca­na que no ju­gó fren­te a Cha­pe­co­en­se por la tragedia.

Ese es Rue­da, un muy buen téc­ni­co ex­per­to en tran­si­cio­nes ge­ne­ra­cio­na­les y en ge­ne­rar es­truc­tu­ras pa­ra di­vi­sio­nes me­no­res. Si nos lo ga­nan, que to­do pa­re­ce in­di­car que sí, es­ta­rían dan­do un pa­so fir­me pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro del fút­bol de Chi­le por mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.