A “ES­TA­RÍA HA­BLAN­DO TO­DO EL DÍA DE LO QUE SIEN­TO POR CA­TÓ­LI­CA”

Fi­jo en el arran­que de año en San Luis, el ex cru­za­do des­ta­ca la con­fian­za que le ha brin­da­do Miguel Ra­mí­rez en Qui­llo­ta. Sobre el due­lo de hoy an­te la U, club en el que se for­mó y del que no sa­lió de la me­jor ma­ne­ra, di­ce que “no hay nin­gún ren­cor”.

El Gráfico - - #FÚTBOLCHILENO - PA­BLO SE­REY

sus 24 años, Ch­ris­tian Bra­vo tie­ne va­rias aven­tu­ras que con­tar cuan­do de fút­bol se ha­bla. Ju­gó a ni­vel pro­fe­sio­nal por dos de los tres equi­pos más grandes de Chi­le, fue fi­gu­ra en un Mun­dial Sub 20, es­tu­vo en dos clu­bes de Eu­ro­pa y su­ma tí­tu­los a ni­vel crio­llo. Ha vi­vi­do de las bue­nas y de las ma­las, por lo mis­mo, re­co­no­ce que hoy en día se en­cuen­tra en un “re­na­cer” en San Luis de Qui­llo­ta, cua­dro en el que fi­chó en enero pa­sa­do y en el que se ha con­ver­ti­do en ti­tu­lar fi­jo en el arran­que del Cam­peo­na­to Na­cio­nal 2018.

Cuan­do Jor­ge Sam­pao­li es­ta­ba en la U, el Plancha emer­gía co­mo una de las fi­gu­ras de ma­yor pro­yec­ción en el con­jun­to azul, sin em­bar­go, con la lle­ga­da de Da­río Fran­co al CDA, su suer­te cam­bió: no le hi­cie­ron con­tra­to co­mo pro­fe­sio­nal y en con­di­ción de ju­ga­dor li­bre, par­tió al In­ter Za­pre­sic de Croa­cia. Pos­te­rior­men­te fue ad­qui­ri­do por el Gra­na­da de Es­pa­ña y ahí vio in­ten­sa ac­ción en la fi­lial, aun­que en uno de sus dos par­ti­dos por el pri­mer equi­po, se dio el lu­jo de en­fren­tar a Barcelona, con Alexis Sán­chez en can­cha.

A me­dia­dos de 2015 vol­vió a Chi­le, su­mán­do­se a la UC de Ma­rio Sa­las, quien lo ha­bía te­ni­do co­mo pu­pi­lo en la Ro­ja Sub 20 que com­pi­tió en la Co­pa del Mun­do de Tur­quía 2013. En la pre­cor­di­lle­ra co­men­zó bien, fue ti­tu­lar y va­lor im­por­tan­te en el tí­tu­lo del Clau­su­ra 2015-16, pe­ro des­pués per­dió pro­ta­go­nis­mo, al pun­to de ca­si no ver mi­nu­tos. Su suer­te no cam­bió mu­cho cuan­do a mi­tad de 2017 se fue a Unión Es­pa­ño­la, pe­ro sí dio un vuel­co en San Luis, don­de hoy go­za de un pro­me­te­dor pre­sen­te.

¿Có­mo te has adap­ta­do a San Luis?

- La adap­ta­ción ha ido bien, es­toy con­ten­to, tra­ba­jo con un téc­ni­co al que le gus­ta mu­cho ir ha­cia ade­lan­te y ju­gar por las ban­das, eso me fa­vo­re­ce mu­cho en mi jue­go.

Te to­ca es­tar con Miguel Ra­mí­rez, uno de los téc­ni­cos con ma­yor pro­yec­ción del país. ¿Qué pue­des de­cir de su tra­ba­jo?

- Se no­ta que es un téc­ni­co que tra­ba­ja mu­cho, pa­ra mí es uno de los me­jo­res con los que me ha to­ca­do es­tar, se fi­ja en to­dos los de­ta­lles, es sú­per pro­fe­sio­nal, si tie­ne que pu­tear­te te va a pu­tear y eso es bas­tan­te bueno. Y lo que di­go se no­ta en los re­sul­ta­dos de San Luis y tam­bién en su ma­ne­ra de ju­gar, siem­pre ofen­si­vo, pre­sio­nan­do. Pue­de ir ga­nan­do 4-0 y va a que­rer bus­car el otro gol. Por eso tam­bién di­go que ese fút­bol me fa­vo­re­ce.

¿Qué te han pa­re­ci­do los ejer­ci­cios que ha lle­va­do a ca­bo el cuer­po téc­ni­co de Ra­mí­rez pa­ra for­ta­le­cer la unión del gru­po y el tra­ba­jo de equi­po?

- Ob­via­men­te que pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos tie­nes que te­ner bas­tan­te unión gru­pal y creo que ése es uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les en San Luis, por eso siem­pre es­ta­mos ha­cien­do ac­ti­vi­da­des y eso es pri­mor­dial pa­ra unir, por­que al mo­men­to de sa­lir a la can­cha, ya hay otra dis­po­si­ción en pro del equi­po. Eso es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra con­se­guir las me­tas que uno se pro­po­ne.

¿Qué tie­ne de dis­tin­to San Luis co­mo equi­po res­pec­to al res­to de los elen­cos en los que has ju­ga­do?

- Siem­pre hay al­go dis­tin­to en to­dos los equi­pos. En Ca­tó­li­ca, por ejem­plo, siem­pre es­tá la pre­sión de ga­nar, co­mo equi­po gran­de que es. En San Luis eso es di­fe­ren­te, aquí la gen­te es más de fa­mi­lia, te ayu­dan más, son más de piel. Yo to­mo es­to co­mo un re­na­cer, me sien­to bas­tan­te có­mo­do, creo que es­toy con una con­fian­za que no sen­tía des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Eso me tie­ne muy con­ten­to.

¿Có­mo ha si­do ese re­na­cer?

- Lle­gas acá y te dan una con­fian­za que no sen­tía ha­ce tiem­po, es co­mo la que sen­tí en Ca­tó­li­ca cuan­do ju­gué to­do el cam­peo­na­to y sa­li­mos cam­peo­nes. Me es­toy sin­tien­do bien, me en­can­ta es­tar acá. Ja­más pen­sé que iba a es­tar tan có­mo­do, son sor­pre­sas que te da el fút­bol. Don­de tu ja­más pen­sas­te que ibas a es­tar, lle­gas y te sien­tes bien, más có­mo­do que nun­ca. Bien por la de­ci­sión to­ma­da, es­toy fe­liz y aho­ra a dar to­do pa­ra en­tre­gar­le bue­nos re­sul­ta­dos a San Luis.

¿A qué atri­bu­yes esa pér­di­da de con­ti­nui­dad que su­fris­te des­de me­dia­dos de 2016 en la UC y que tam­bién te afec­tó en Unión?

- El fút­bol es así, uno se to­pa con téc­ni­cos que te con­si­de­ran, con otros que no y con otros que te lle­van a la ban­ca. Es­to es así, uno tie­ne que aca­tar no­más. Y si aho­ra me es­tá to­can­do ju­gar, ten­go que dar el má­xi­mo, co­mo lo en­tre­ga­ba cuan­do me to­ca­ba en­trar 10 ó 5 mi­nu­tos. Uno co­mo fut­bo­lis­ta sa­be que es­to es así, no sir­ve de na­da es­tar enoja­do si no te to­ca, siem­pre hay que tra­ba­jar de la mis­ma ma­ne­ra. Aho­ra se me es­tá dan­do la po­si­bi­li­dad y es­toy con­ten­to, creo que lo he he­cho de bue­na ma­ne­ra, pe­ro más allá de eso, siem­pre es­toy pen­san­do en lo que se vie­ne.

Y lo que se vie­ne es la U. ¿Có­mo pro­yec­tas ese par­ti­do?

- Es­ta U jue­ga to­tal­men­te dis­tin­to a cuan­do yo es­tu­ve ahí, pe­ro se sa­be que es un equi­po que es lu­cha­dor, que siem­pre es­tá arri­ba. No­so­tros va­mos a ir a ju­gar de igual a igual, eso es im­por­tan­tí­si­mo, no de­caer y siem­pre es­tar pre­sio­nan­do. Ha que­da­do de­mos­tra­do có­mo San Luis en­fren­ta es­te ti­po de par­ti­dos. Lo he­mos tra­ba­ja­do así y oja­lá que nos va­ya bien.

¿Sien­tes al­go es­pe­cial o dis­tin­to por en­fren­tar a la U?

- No, pa­ra na­da, eso ya es­tá ce­rra­do, ya me he en­fren­ta­do bas­tan­tes ve­ces a la U, con la ca­mi­se­ta de Ca­tó­li­ca y tam­bién con la de Unión. No hay nin­gún ren­cor, no hay na­da, uno nun­ca sa­be las vuel­tas de la vi­da. El fút­bol da mu­chas vuel­tas, no hay que te­ner ren­cor con na­da. Lo to­mo co­mo un par­ti­do im­por­tan­tí­si­mo y que co­mo equi­po, lo que­re­mos ga­nar. Per­so­nal­men­te, lo to­mo de la mis­ma ma­ne­ra co­mo to­mé el úl­ti­mo par­ti­do an­te Hua­chi­pa­to.

No pue­do de­jar de pre­gun­tar­te por Ca­tó­li­ca. ¿Qué sien­tes a la dis­tan­cia al ver y ha­blar de la UC?

- Pa­ra mí Ca­tó­li­ca es mu­cho, es­ta­ría ha­blan­do to­do el día de lo que sien­to por Ca­tó­li­ca, es un club que me dio mu­cho, me sen­tí to­tal­men­te va­lo­ra­do, ja­más me fal­tó na­da y más en­ci­ma sa­li­mos cam­peo­nes. Fue­ron mu­chas ale­grías, mu­chas más que las tris­te­zas, pe­ro aho­ra es­toy en San Luis, pen­san­do to­tal­men­te en San Luis, al cien por es­te equi­po pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos.

Ya que ha­blas de ob­je­ti­vos, ¿qué pue­de lo­grar San Luis en es­te 2018?

- Po­de­mos lo­grar es­tar arri­ba pe­lean­do, pe­ro de­be­mos ser cons­tan­tes pa­ra eso. No pue­do ase­gu­rar lo que pa­se en el fu­tu­ro, pe­ro por có­mo es­ta­mos tra­ba­jan­do y con la dis­po­si­ción que te­ne­mos co­mo plan­tel, creo que po­de­mos lo­grar grandes co­sas que acá nun­ca se han lo­gra­do.

Con es­te re­na­cer en San Luis, ¿có­mo te pro­yec­tas en el me­diano pla­zo?

- Eso no lo sé, aho­ra so­la­men­te me de­di­co a ju­gar y pien­so en San Luis. Po­ner­se a pen­sar en más ade­lan­te es­tá mal, no es­tá bien ha­cer­lo, por eso só­lo pien­so en de­di­car­me a ju­gar, en en­tre­nar al má­xi­mo y en dar el cien por cien. Des­pués, si apa­re­cen otras op­cio­nes, se ve­rán en su mo­men­to.

“Es­ta U jue­ga dis­tin­to a cuan­do yo es­tu­ve, pe­ro es un equi­po lu­cha­dor, que siem­pre es­tá arri­ba. Va­mos a ju­gar de igual a igual”

/ PHOTOSPORT

Bra­vo ha si­do ti­tu­lar en las pri­me­ras dos fe­chas. Tie­ne la con­fian­za de Ra­mí­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.