CON US­TE­DES, EL RE­CAM­BIO

El Gráfico - - #TENIS - JUAN IG­NA­CIO GARDELLA

Tan­tos mi­nu­tos de te­le­vi­sión y ra­dio que se ocu­pa­ron, tan­tas lí­neas que se es­cri­bie­ron, tan­ta tin­ta que se gas­tó. Y aquí es­ta­mos, con el tri­lla­do “re­cam­bio” fren­te a nues­tros ojos, por­que lo he­cho por Jarry en Río ya no es una es­pe­ran­za, sino una con­fir­ma­ción.

Cuan­do to­do apun­ta­ba a que la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da del te­nis se­ría con­ti­nua­da por Ga­rín y Ma­lla, cam­peo­nes mun­dia­les ju­ve­ni­les en su mo­men­to, y lue­go el Tan­que, ga­na­dor de Ro­land Ga­rros ju­nior, apa­re­ció un des­co­no­ci­do ru­bio al­to que ca­lla­di­to fue abrién­do­se es­pa­cio. Y hoy nos tie­ne otra vez en las gran­des li­gas.

Y lo es­tá ha­cien­do con un re­per­to­rio te­nís­ti­co que por lo me­nos mi pri­vi­le­gia­da ge­ne­ra­ción no ha vis­to, y si nin­gún vie­jo -con res­pe­to- me co­rri­ge, creo que nun­ca se vio en nues­tro país. Y eso que he­mos te­ni­do de to­do en los úl­ti­mos 25 años.

Tu­vi­mos la suer­te de des­lum­brar­nos con el ta­len­to del Chino, el día y la ho­ra que fue­ra, con la Ba­ca­rre­za y el Pa­to Cor­ne­jo por las pan­ta­llas del 13. Y nos lle­ná­ba­mos la bo­ca con que te­nía­mos al más ge­nial de to­dos y nos la­men­tá­ba­mos con que si hu­bie­se si­do más pro­fe­sio­nal...

Des­pués, se nos in­fló el pe­cho con la ga­rra del Ni­co -com­ple­men­ta­da con una ex­ce­len­te de­vo­lu­ción, no se ol­vi­de-, con su pun­to cúl­mi­ne en Ate­nas 2004 y el re­cor­da­do re­la­to de So­la­ba­rrie­ta, el de la ges­ta he­roi­ca. Y nos ufa­ná­ba­mos por te­ner al ju­ga­dor con más hue­vos de to­dos los tiem­pos, el del “na­da es im­po­si­ble...”.

En si­mul­tá­neo, nos sor­pren­di­mos con la po­ten­cia del Fe­ña, con esos bom­ba­zos en que el ri­val con suer­te al­can­za­ba a reac­cio­nar, y nos le­van­ta­mos tem­prano pa­ra ver por ESPN ese Abierto de Aus­tra­lia que nos hi­zo so­ñar y ese Mas­ters don­de la ga­nó a Su Ma­jes­tad. Y nos va­na­glo­riá­ba­mos con que te­nía­mos a “la me­jor de­re­cha del mun­do”.

¿Y Jarry, en qué ca­te­go­ría en­tra? En nin­gu­na pues, si es un bi­cho ra­ro en nues­tra historia te­nís­ti­ca. Su al­tu­ra y su sa­que son ar­mas de las que nun­ca go­za­mos, co­mo tam­po­co de su tran­qui­li­dad, ya que nos acos­tum­bra­mos a la irre­ve­ren­cia de Ríos, a los “va­mos” de Mas­sú y a los ru­gi­dos de Gon­zá­lez.

Qui­zá sea por­que em­pe­zó de­fen­dien­do la ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro, pe­se a la pin­ta, tie­ne bien po­co de grin­go, pues, tal co­mo le con­tó a es­te me­dio cuan­do ape­nas te­nía 16 años, su sue­ño siem­pre fue ju­gar por Chi­le. En eso sí se pa­re­ce a la Du­pla Do­ra­da y lo ha de­mos­tra­do con cre­ces en la Co­pa Da­vis.

Dis­fru­te­mos de es­te nue­vo es­ti­lo que nun­ca ha pa­sa­do por de­lan­te de nues­tras na­ri­ces, pa­re­ci­do al de Berdych, co­mo él mis­mo de­fi­nía cuan­do to­da­vía no era ni si­quie­ra ma­yor de edad, de jue­go plano y ata­que cons­tan­te. Pe­ro, so­bre to­do, ten­ga cla­ro que lle­gar has­ta don­de lle­ga­ron los otros tres no es pa­ra na­da fá­cil.

Pa­cien­cia.

“Es un bi­cho ra­ro en nues­tra historia te­nís­ti­ca. Su al­tu­ra y su sa­que son ar­mas de las que nun­ca go­za­mos, co­mo tam­po­co de su tran­qui­li­dad, ya que nos acos­tum­bra­mos a la irre­ve­ren­cia de Ríos, a los “va­mos” de Mas­sú y a los ru­gi­dos de Gon­zá­lez”

/ FA­CE­BOOK

El Ni­co nos da alas pa­ra so­ñar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.