¿Qué es el aco­so se­xual ca­lle­je­ro?

Ellas (Chile) - - Salud -

En los úl­ti­mos años en nues­tro país se ha em­pe­za­do a re­co­no­cer que cier­tas manifestaciones ejer­ci­das en los es­pa­cios pú­bli­cos son par­te del aco­so se­xual ca­lle­je­ro, y que al con­tra­rio de lo que se pen­só por mu­cho tiem­po, és­tas cons­ti­tu­yen un ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro que vi­si­bi­li­za una vez más la de­sigual­dad de po­der exis­ten­te en­tre mu­je­res y hom­bres den­tro de la cul­tu­ra pa­triar­cal.

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro de Chi­le (OCAC Chi­le) se iden­ti­fi­ca co­mo oco­so se­xual ca­lle­je­ro a to­das aque­llas prác­ti­cas de con­no­ta­ción se­xual ejer­ci­das por una per­so­na des­co­no­ci­da, en es­pa­cios pú­bli­cos co­mo la ca­lle, el trans­por­te o es­pa­cios se­mi pú­bli­cos (mall, uni­ver­si­dad, pla­zas, etc.), que sue­len ge­ne­rar ma­les­tar en la víc­ti­ma y con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas a ni­vel si­co­ló­gi­co, emo­cio­nal y conductual. De es­ta ma­ne­ra, en­tre las prác­ti­cas con­si­de­ra­das co­mo aco­so se­xual ca­lle­je­ro se en­cuen­tran “pi­ro­pos”, sil­bi­dos, be­sos, bo­ci­na­zos, ja­deos y otros rui­dos; ges­tos obs­ce­nos; co­men­ta­rios se­xua­les, di­rec­tos o in­di­rec­tos al cuer­po; fo­to­gra­fías y gra­ba­cio­nes del cuer­po, no con­sen­ti­das y con con­no­ta­ción se­xual; to­ca­cio­nes (“aga­rro­nes”, “ma­no­seos”, “pun­teos”); per­se­cu­ción y arrin­co­na­mien­to y mas­tur­ba­ción con o sin eya­cu­la­ción y ex­hi­bi­cio­nis­mo.

Por lo tan­to, vi­si­bi­li­zar al­gu­nas de es­tas prác­ti­cas, mu­chas ve­ces tan na­tu­ra­li­za­das en la cul­tu­ra popular, es el pri­mer pa­so pa­ra de­jar­las atrás y lu­char por la re­cu­pe­ra­ción del es­pa­cio pú­bli­co co­mo una ins­tan­cia en la cual mu­je­res y hom­bres ten­gan los mis­mos de­re­chos y pue­dan com­par­tir por igual, ca­mi­nan­do li­bres y tran­qui­las/os por la ca­lle, sin mie­do a lu­ga­res os­cu­ros y sin ne­ce­si­dad de cam­biar los re­co­rri­dos. Asi­mis­mo, de­nun­ciar el aco­so se­xual ca­lle­je­ro es la­bor de to­das y to­dos; por eso, si su­fres una agre­sión o eres tes­ti­go haz la de­nun­cia en Ca­ra­bi­ne­ros, Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes o Fis­ca­lía con la ma­yor can­ti­dad de prue­bas po­si­bles: fotografía del agre­sor, gra­ba­cio­nes o tes­ti­gos.

Fi­nal­men­te, ca­be des­ta­car que el 17 de mar­zo del año 2015 in­gre­só al Congreso el Pro­yec­to de Ley de Res­pe­to Ca­lle­je­ro el cual tie­ne co­mo pro­pó­si­to con­tri­buir a erra­di­car las prác­ti­cas de aco­so se­xual ca­lle­je­ro, en­ten­dien­do a es­te co­mo “to­do ac­to de na­tu­ra­le­za o con­no­ta­ción se­xual ocu­rri­do en lu­ga­res o es­pa­cios pú­bli­cos o de ac­ce­so pú­bli­co, en con­tra de una per­so­na que no desea y/o re­cha­za la con­duc­ta y afec­tan­do la dig­ni­dad y/o de­re­chos fun­da­men­ta­les de la víc­ti­ma”. A su vez, es­te pro­yec­to plan­tea 3 con­duc­tas dis­tin­tas cons­ti­tu­ti­vas de aco­so se­xual ca­lle­je­ro san­cio­na­das co­mo fal­tas, con una mul­ta que va­ría de 0,5 a 20 Uni­da­des Tri­bu­ta­rias Men­sua­les (UTM), de­pen­dien­do si se tra­ta de ac­tos no verbales y verbales; cap­ta­ción de imá­ge­nes, vi­deos o cual­quier re­gis­tro au­dio­vi­sual del cuer­po de otra per­so­na o de al­gu­na par­te de él, sin su con­sen­ti­mien­to; abor­da­jes in­ti­mi­dan­tes, ex­hi­bi­cio­nis­mo o mas­tur­ba­ción y per­se­cu­ción a pie o en me­dios de trans­por­te.

En la ac­tua­li­dad se es­pe­ra que es­te pro­yec­to de ley sea apro­ba­do, pa­ra que fi­nal­men­te se san­cio­ne el aco­so se­xual ca­lle­je­ro que ocu­rre en los es­pa­cios pú­bli­cos, el cual re­fle­ja los abu­sos de po­der pre­sen­tes en nues­tra so­cie­dad ac­tual y afec­ta a la ma­yo­ría de las personas, en es­pe­cial a las mu­je­res.

An­drea Ávi­la No­ram­bue­na En­car­ga­da de Pre­ven­ción Cen­tro de la Mu­jer Tal­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.