Fu­ma­do­res pre­sen­tan has­ta un 20% más de com­pli­ca­cio­nes en in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas

En­tre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas es­tán las al­te­ra­cio­nes en la ci­ca­tri­za­ción, pér­di­das de piel, in­fec­cio­nes de la he­ri­da, pig­men­ta­ción de las ci­ca­tri­ces, en­tre otras.

Ellas (Chile) - - Salud -

Los fu­ma­do­res que se quie­ran so­me­ter a un pro­ce­so qui­rúr­gi­co de­ben con­si­de­rar que fu­mar au­men­ta en un 20% las po­si­bi­li­da­des de te­ner com­pli­ca­cio­nes post ope­ra­to­rias.

Se­gún da­tos de 2016, un 42% de la po­bla­ción chi­le­na fu­ma. Es­to con­vier­te a ca­si la mi­tad de los chi­le­nos en per­so­nas de ries­go cuan­do se so­me­ten a una in­ter­ven­ción. Es por es­to que la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca (SCCP) re­co­mien­da a los pa­cien­tes que ten­gan es­te há­bi­to a in­for­mar­se de­bi­da­men­te an­tes de pro­gra­mar una ci­ru­gía es­té­ti­ca o re­cons­truc­ti­va. Ci­ga­rri­llos tra­di­cio­na­les o elec­tró­ni­cos, chi­cles y par­ches con­tie­nen ni­co­ti­na. Es­ta sus­tan­cia es un po­ten­te va­so­cons­tric­tor, que au­men­ta los ries­gos en pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos, par­ti­cu­lar­men­te en las ci­ru­gías plás­ti­cas. Cuan­do una per­so­na tie­ne sus va­sos san­guí­neos im­preg­na­dos con ni­co­ti­na, el flu­jo san­guí­neo se al­te­ra y la piel re­ci­be me­nos oxí­geno, pro­vo­can­do la muer­te de te­ji­dos.

En ca­so de so­me­ter­se a una Ab­do­mi­no­plas­tía, Li­po­suc­ción, Ble­fa­ro­plas­tía, Ma­mo­plas­tía, Lif­ting, Ri­no­plas­tía y otras ci­ru­gías plás­ti­cas, un fu­ma­dor ten­drá ma­yor ries­go de pre­sen­tar pro­ble­mas en la ci­ca­tri­za­ción de sus he­ri­das.

Por es­te mo­ti­vo, los fu­ma­do­res que op­ten por una ci­ru­gía de­ben se­guir los con­se­jos de su mé­di­co es­pe­cia­lis­ta. “Lo prin­ci­pal es que de­jen de fu­mar al me­nos tres se­ma­nas a un mes an­tes de cual­quier pro­ce­di­mien­to. Ade­más de­ben con­si­de­rar un pla­zo si­mi­lar sin ta­ba­co para el post-ope­ra­to­rio. Si un ci­ru­jano ofre­ce lle­var una in­ter­ven­ción sin po­ner aten­ción al efec­to del ta­ba­co en las eventuales com­pli­ca­cio­nes de su ci­ru­gía, su­ge­ri­mos que bus­que una se­gun­da opi­nión”, ase­gu­ra la Pre­si­den­ta de la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Dra. Mon­tse­rrat Font­bo­na.

Den­tro de las com­pli­ca­cio­nes post-ope­ra­to­rias a las que se ex­po­nen los fu­ma­do­res es­tán las al­te­ra­cio­nes en la ci­ca­tri­za­ción, pér­di­das de piel, in­fec­cio­nes de la he­ri­da, al­te­ra­cio­nes de la pig­men­ta­ción de las ci­ca­tri­ces, pér­di­da de pe­zón y aréo­la (en el ca­so de ci­ru­gía de ma­ma), en­tre otras. Por otra par­te, la SCCP acon­se­ja a los pa­cien­tes con­ver­sar con ci­ru­ja­nos es­pe­cia­lis­tas y acre­di­ta­dos.

El ta­ba­quis­mo es una adic­ción y “es cla­ve que los pa­cien­tes in­for­men de­bi­da­men­te al per­so­nal mé­di­co y a su ci­ru­jano de es­te há­bi­to, así co­mo de la can­ti­dad real que fu­man. Es­ta es una me­di­da que de­ben to­mar por su sa­lud”, ase­gu­ra Font­bo­na.

La So­cie­dad acon­se­ja se­guir los tres pa­sos del “Trián­gu­lo de Se­gu­ri­dad”: Ci­ru­jano Plás­ti­co cer­ti­fi­ca­do, es­ta­ble­ci­mien­to acre­di­ta­do y pa­cien­te in­for­ma­do. Para co­no­cer a los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos acre­di­ta­dos y ob­te­ner más in­for­ma­ción so­bre tu doc­tor, vi­si­ta la pá­gi­na web ofi­cial de la SCCP: www. sccp.cl. Si deseas co­men­tar es­ta no­ti­cia o de­ba­tir acer­ca de la es­pe­cia­li­dad en ci­ru­gía plás­ti­ca, uti­li­za #QueTuCi­ru­ja­noSeaP­lás­ti­co en las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.