XL: Las re­des po­nen de mo­da las cur­vas

In­ter­net se ha con­ver­ti­do en un es­ca­pa­ra­te pa­ra los nue­vos ros­tros de la be­lle­za “curvy”, que en­cuen­tran en las re­des su puer­ta de en­tra­da al mun­do de la mo­da XL. La era de la re­vo­lu­ción di­gi­tal im­pul­sa así otra re­vo­lu­ción: la de las ta­llas gran­des

Ellas (Chile) - - Portada -

Un nue­vo ideal de be­lle­za arra­sa en las re­des so­cia­les: lle­gan las gua­pas con cur­vas. Mu­je­res con ta­llas XL que, en pla­ta­for­mas co­mo Ins­ta­gram o Fa­ce­book, im­pul­san sus ca­rre­ras co­mo mo­de­los.

Los me­dios di­gi­ta­les dan voz a es­ta nue­va ge­ne­ra­ción que pro­mue­ve un ideal en el que la be­lle­za va más allá de las me­di­das, y la apa­ri­ción de las tien­das “on­li­ne” ofre­ce una al­ter­na­ti­va a aque­llas que bus­can rom­per con los es­te­reo­ti­pos, pe­ro no con la mo­da: es­tar a la úl­ti­ma ya no de­pen­de de las ta­llas.

MO­DE­LOS GRA­CIAS A IN­TER­NET El po­dio de la mo­da “curvy” pro­fe­sio­nal lo ocu­pan mu­je­res co­mo Ash­ley Graham, con ca­si cua­tro mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, o Is­kra Law­ren­ce, que ro­za los tres mi­llo­nes y me­dio. Hay mu­chas más “chi­cas XL” con ci­fras de se­gui­do­res que van des­de los mi­les has­ta los mi­llo­nes, pues la re­vo­lu­ción de las cur­vas va ga­nan­do te­rreno en las pa­sa­re­las. Al­gu­nas han ocu­pa­do por­ta­das y re­por­ta­jes de re­vis­tas co­mo Vo­gue, y des­fi­la­do pa­ra gran­des firmas de pres­ti­gio. Sin em­bar­go, el po­der de las re­des so­cia­les es­tá acer­can­do al mun­do de la mo­da “plus si­ze” a jó­ve­nes me­nos co­no­ci­das, pe­ro que en in­ter­net lo­gran dar sus pri­me­ros pa­sos. Chi­cas que se en­fren­tan a los pre­jui­cios y que, apro­ve­chan­do la vi­si­bi­li­dad de Ins­ta­gram y otras pla­ta­for­mas, lu­cen sus cur­vas sin com­ple­jos. Es el ca­so de Ma­ri Paz Muñoz, una es­pa­ño­la de 27 años que con algunos cen­te­na­res de se­gui­do­res pue­de pa­re­cer pe­que­ña en com­pa­ra­ción con las ci­fras de las mo­de­los de pa­sa­re­la, pe­ro gra­cias a su per­fil en la red social ha lo­gra­do ha­cer sus pri­me­ros tra­ba­jos.

“Con las re­des so­cia­les han au­men­ta­do las po­si­bi­li­da­des pa­ra per­so­nas co­mo yo en un mun­do tan di­fí­cil co­mo el de la mo­da, sin ayu­da de in­ter­net ha­bría si­do mu­cho más di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Gra­cias a las re­des so­cia­les, se pue­de co­nec­tar con mul­ti­tud de mar­cas XL”, co­men­tó la mo­de­lo.

Fue así co­mo en­con­tró el cas­ting de la tien­da on­li­ne Co­ra­zón XL, que busca mo­de­los pa­ra su ca­tá­lo­go: “man­dé al­gu­nas fotos mías y fui ele­gi­da”, in­di­ca Muñoz.

Des­de la em­pre­sa, que ha­ce po­co se­lec­cio­nó a otra de las can­di­da­tas -Judith-, ase­gu­ra­ron que “la ex­pe­rien­cia ha si­do muy po­si­ti­va” y que se­gui­rán bus­can­do chi­cas en­tre sus se­gui­do­ras de las re­des so­cia­les, “pa­ra que to­das ten­gan esa opor­tu­ni­dad y pue­dan dis­fru­tar­lo”.

ATRAC­TI­VO MÁS ALLÁ DE LAS ME­DI­DAS Tan­to Ma­ri Paz co­mo Judith lu­cen una ca­mi­se­ta si­mi­lar en­tre las fotos del ca­tá­lo­go de Co­ra­zón XL. En ella se pue­de leer un le­ma: “Sexy has no si­ze” (“la sen­sua­li­dad no tie­ne ta­lla”). Al pre­gun­tar a Pa­tri­cia Por­ta, de Co­ra­zón XL, so­bre el sig­ni­fi­ca­do de ese le­ma di­ri­gi­do úni­ca­men­te a chi­cas de ta­llas XL, co­men­ta: “la be­lle­za o el ser ‘sexy’ no pue­de de­li­mi­tar­se al ta­ma­ño de tu ro­pa, de ahí nues­tro mo­vi­mien­to #sexy­has­no­si­ze”.

Y eso in­clu­ye a to­das las ta­llas, gran­des y pe­que­ñas, se­gún in­di­ca, pe­ro en Co­ra­zón XL sa­ben “lo di­fí­cil que es en­con­trar ro­pa ac­tual y de ten­den­cia en ta­llas gran­des”, por ello han de­ci­di­do cen­trar­se en es­te sec­tor: “que­re­mos ofre­cer a esas mu­je­res la igual­dad de ves­tir co­mo les ape­tez­ca sin im­por­tar su ta­lla”.

Ma­ri Paz Muñoz, por su par­te, di­ce es­tar de acuer­do con esas afir­ma­cio­nes y co­men­ta: “So­lo se busca la acep­ta­ción de to­das las per­so­nas, sin im­por­tar edad, al­tu­ra, pe­so, se­xo, etc. En el mo­men­to de ves­tir la ca­mi­se­ta pa­ra la se­sión de fotos, el le­ma me hi­zo son­reír por to­do el sig­ni­fi­ca­do que abor­da, ya que es im­por­tan­te ac­tual­men­te”.

CUR­VAS ATRAC­TI­VAS, PE­RO SA­LU­DA­BLES Otra de las crí­ti­cas con­tra las que la re­vo­lu­ción “curvy” tie­ne que li­diar es la acu­sa­ción de que es­ta ten­den­cia pro­mue­ve la obe­si­dad. An­te es­to, Ma­ri Paz Muñoz sos­tie­ne que “un fí­si­co no de­ter­mi­na ni re­fle­ja, en mu­chas oca­sio­nes, la sa­lud de ca­da per­so­na. Yo voy al mé­di­co fre­cuen­te­men­te pa­ra co­no­cer có­mo me en­cuen­tro, ha­cién­do­me prue­bas y con­tro­lan­do el pe­so. In­ten­to man­te­ner una ali­men­ta­ción sa­na, con algunos ca­pri­chos de vez en cuan­do, y man­te­ner­me ac­ti­va día a día”. “Hay que rom­per los tó­pi­cos de que la gen­te gor­da no se cui­da o no ha­ce de­por­te”, sub­ra­yan des­de Co­ra­zón XL, don­de creen que to­dos, al mar­gen de la ta­lla, de­bie­ran “te­ner ru­ti­nas sa­lu­da­bles, no so­lo en ali­men­ta­ción, sino tam­bién con ac­ti­vi­da­des fí­si­cas. No de ma­ne­ra drás­ti­ca ni ob­se­si­va, pe­ro to­do de­be te­ner un equi­li­brio. No es so­lo acep­tar­se y que­rer­se, tam­bién hay que cui­dar­se”. La lu­cha con­tra es­tos pre­jui­cios, que se con­si­de­ran par­te de la “gor­do­fo­bia”, es el prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za de las “cur­vies”. Res­pec­to al te­ma, las blo­gue­ras Gó­mez y De­ve­sa con­si­de­ran que “lo prin­ci­pal es de­jar a un la­do los pre­jui­cios so­bre las cor­po­ra­li­da­des no nor­ma­ti­vas, por­que to­dos los cuer­pos tie­nen que ser igual de vá­li­dos. Por eso se­gui­re­mos lu­chan­do con­tra los es­te­reo­ti­pos y apren­dien­do por el ca­mino”.

“Una vez po­nes el fo­co en una dis­cri­mi­na­ción con­cre­ta al­go ha­ce ‘click’ en tu ca­be­za y em­pie­zas a em­pa­ti­zar con to­das las de­más, que no son po­cas” aña­den. “La pa­la­bra ‘gor­da’ su­po­ne al­go ne­ga­ti­vo, se aso­cia con al­go feo, mien­tras que to­das las mo­de­los ‘curvy’ so­mos cons­cien­tes de nues­tra ta­lla y pe­so”, di­ce la mo­de­lo Ma­ri Paz Muñoz, quien cree que “hay que lu­char por abo­lir esa con­no­ta­ción ne­ga­ti­va ha­cia un pe­so y ta­lla di­fe­ren­tes”. Por el mo­men­to, en in­ter­net, mien­tras la lu­cha “body po­si­ti­ve” con­ti­núa, las cur­vas se van po­nien­do ca­da vez más de mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.