¿Cuán­tos mi­cro­bios ten­go en las ma­nos?

Con una receta tan sen­ci­lla co­mo la­var­se las ma­nos con agua y ja­bón se pue­den sal­var vi­das, ya que es­ta ac­ción pre­vie­ne un gran nú­me­ro de en­fer­me­da­des

Ellas (Chile) - - Portada -

Ac­cio­nes co­ti­dia­nas co­mo in­ter­cam­biar bi­lle­tes y mo­ne­das cuan­do va­mos a com­prar, aca­ri­ciar a nues­tra mas­co­ta, gi­rar la ma­ni­lla de una puer­ta o aga­rrar­se a una baranda, en­tre otras mu­chas, ha­cen que nues­tras ma­nos en­tren en con­tac­to con un buen nú­me­ro de mi­cro­or­ga­nis­mos. “En la mano se pue­den acu­mu­lar di­fe­ren­tes mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo bac­te­rias, vi­rus, pa­rá­si­tos y hon­gos. La can­ti­dad de bac­te­rias que se ha po­di­do iden­ti­fi­car os­ci­la en­tre 104 y 109 uni­da­des”, se­ña­la la mi­cro­bió­lo­ga Lo­re­na Ló­pez-Ce­re­ro. La ex­per­ta acla­ra ade­más que las uni­da­des que se uti­li­zan pa­ra me­dir bac­te­rias son uni­da­des for­ma­do­ras de co­lo­nias por mi­li­li­tro (UFC/ml). “Las ma­nos es­tán en con­tac­to con in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de ob­je­tos y per­so­nas y tam­bién con gér­me­nes que pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud. Cuan­do una per­so­na no se lava las ma­nos con ja­bón pue­de trans­mi­tir bac­te­rias, vi­rus y pa­rá­si­tos, ya sea por con­tac­to di­rec­to (to­can­do a otra per­so­na) o in­di­rec­ta­men­te (me­dian­te su­per­fi­cies)”, apun­ta la es­pe­cia­lis­ta. Asi­mis­mo, los Cen­tros pa­ra el Control y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des de Es­ta­dos Uni­dos (CDC) sub­ra­yan que, en la ma­yo­ría de las si­tua­cio­nes, la­var­se las ma­nos con agua y ja­bón es la me­jor for­ma de re­du­cir la can­ti­dad de mi­cro­bios que tie­nen nues­tras ma­nos. “Man­te­ner las ma­nos lim­pias es una de las me­di­das más im­por­tan­tes que po­de­mos to­mar pa­ra evi­tar en­fer­mar­nos y trans­mi­tir los mi­cro­bios a otras per­so­nas. Mu­chas en­fer­me­da­des y afec­cio­nes se pro­pa­gan por no la­var­se las ma­nos con agua co­rrien­te lim­pia y ja­bón”, ma­ni­fies­ta es­ta en­ti­dad.

DES­DE DIARREAS HAS­TA EN­FER­ME­DA­DES CE­RE­BRA­LES

De igual mo­do, la doc­to­ra Ló­pez-Ce­re­ro explica que de­bi­do a una ma­la higiene de las ma­nos “se pue­den trans­mi­tir in­fec­cio­nes ab­do­mi­na­les co­mo la dia­rrea por “Shi­ge­lla” o por “Campy­lo­bac­ter”, in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias co­mo la gri­pe, in­fec­cio­nes cu­tá­neas co­mo abs­ce­sos por “Staphy­lo­coc­cus au­reus” e in­fec­cio­nes que afec­tan al ce­re­bro co­mo las in­fec­cio­nes por en­te­ro­vi­rus”. “Hay que te­ner en cuen­ta que tam­bién se pue­den trans­mi­tir otro ti­po de mi­cro­or­ga­nis­mos que, aun­que no afec­tan en con­di­cio­nes nor­ma­les a per­so­nas sa­nas, sí que pue­den pro­du­cir en­fer­me­dad a per­so­nas in­mu­no­de­pri­mi­das o in­gre­sa­das en un hos­pi­tal y so­me­ti­das a tra­ta­mien­tos mé­di­cos agre­si­vos. Es­te úl­ti­mo ti­po de bac­te­rias, co­mo “Kleb­sie­lla” o “Aci­ne­to­bac­ter”, sue­len pro­du­cir in­fec­cio­nes en pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos, so­bre to­do en uni­da­des de cui­da­dos in­ten­si­vos”, aña­de.

Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha pues­to en mar­cha la cam­pa­ña “Sal­ve vi­das: lím­pie­se las ma­nos” di­ri­gi­da al per­so­nal de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios. “La higiene de las ma­nos es la ba­se de to­das las in­ter­ven­cio­nes, ya sea al in­ser­tar un dis­po­si­ti­vo mé­di­co in­va­si­vo, ma­ni­pu­lar una he­ri­da qui­rúr­gi­ca o al rea­li­zar una in­yec­ción”, pre­ci­sa es­ta en­ti­dad.

En es­te sen­ti­do, re­cuer­da que la higiene de las ma­nos en la aten­ción sa­ni­ta­ria ha sal­va­do mi­llo­nes de vi­das en los úl­ti­mos años.

La OMS in­di­ca que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud de­ben la­var­se las ma­nos an­tes de to­car al pa­cien­te, an­tes de rea­li­zar una ta­rea lim­pia o asép­ti­ca, in­me­dia­ta­men­te des­pués de un riesgo de ex­po­si­ción a lí­qui­dos cor­po­ra­les, tras qui­tar­se los guan­tes y tam­bién des­pués de to­car al pa­cien­te, al fi­nal de la con­sul­ta o cuan­do es­ta sea in­te­rrum­pi­da.

Del mis­mo mo­do, en nues­tro día a día he­mos de te­ner la pre­cau­ción de la­var­nos las ma­nos a la ho­ra de lle­var a ca­bo cier­tas ta­reas.

La doc­to­ra Ló­pez-Ce­re­ro afir­ma que de­be­mos la­var­nos las ma­nos “al me­nos en las si­guien­tes si­tua­cio­nes: an­tes y des­pués de pre­pa­rar la co­mi­da; an­tes de co­mer; des­pués de ir al ba­ño; des­pués de cam­biar­le los pa­ña­les a un ni­ño o de lim­piar­le si ha ido al ba­ño; des­pués de so­plar­se la na­riz, to­ser o es­tor­nu­dar; des­pués de to­car animales, sus ali­men­tos o sus ex­cre­men­tos y des­pués de to­car ba­su­ra”.

La mi­cro­bió­lo­ga ex­po­ne que el la­va­do de ma­nos im­pli­ca cin­co pa­sos sim­ples: mo­jar, en­ja­bo­nar, fro­tar, en­jua­gar y se­car. Ade­más, se­ña­la que se pue­de uti­li­zar agua fría, ca­lien­te o tem­pla­da pues la tem­pe­ra­tu­ra del agua no in­flu­ye en la efi­ca­cia del la­va­do de ma­nos. “Si no cuen­ta con agua ni con ja­bón, use un de­sin­fec­tan­te de ma­nos a ba­se de alcohol que con­ten­ga, al me­nos, un 60% de alcohol”, re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta. No obs­tan­te, ma­ni­fies­ta que los de­sin­fec­tan­tes que in­clu­yen alcohol no son tan efi­ca­ces, so­bre to­do, si las ma­nos es­tán su­cias o gra­sas. “El alcohol no eli­mi­na al­gu­nos de los mi­cro­or­ga­nis­mos y, en cam­bio, el agua jun­to con el ja­bón sí que lo ha­ce”, des­ta­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.