Los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos lle­van a la fe­li­ci­dad

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Reyes Bra­vo

To­do in­di­ca que es una ver­dad ab­so­lu­ta la ener­gía po­si­ti­va o ne­ga­ti­va de las per­so­nas, se atraen en­tre sí y a su vez atrae to­do lo que tu pen­sa­mien­to lla­me. Si crees que te va a ir mal, lo más se­gu­ro que así sea, que te va a sa­lir mal esa ex­po­si­ción, el mie­do ha­rá que no ten­gas em­pa­tía y te va­ya mal. La mayoría de las per­so­nas tie­nen pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos co­mo lo in­ca­pa­ces que son de su­pe­rar la pe­na, el aban­dono, lo mal que se sien­ten y se re­pi­ten es “que no soy ca­paz, no se­ré ca­paz, no pue­do”. Los pen­sa­mien­tos son reali­da­des que te cons­tru­yes y se con­vier­ten en he­chos y en lo que eres, tie­nen evi­den­te­men­te un gran im­pac­to en tu vi­da dia­ria. Nun­ca te re­pi­tas que tie­nes poco di­ne­ro, que po­bre eres, lo des­con­ten­to que es­tás en el tra­ba­jo, que no eres fe­liz con tu pa­re­ja por­que de esa ma­ne­ra atraes lo ma­lo. De­bes cam­biar tus pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos en po­si­ti­vos, cam­biar tus pen­sa­mien­tos, és­tos son he­re­di­ta­rios, apren­di­dos de tus pa­dres. Pien­sa de dón­de vie­nen esos pen­sa­mien­tos y por­que qué tú lo crees, cuan­do co­men­zas­te a cons­truír­te­los. Cuan­do es­tés pen­san­do esas co­sas ne­ga­ti­vas pri­me­ro que to­do acep­ta que lo es­tás pen­san­do, des­de allí po­de­mos co­men­zar a re­co­no­cer el pen­sa­mien­to negativo y trans­for­mar­lo de in­me­dia­to, la ma­yor ga­nan­cia es dar­se cuen­ta que es­ta­mos pen­san­do en negativo y eli­mi­na cier­tas pa­la­bras co­mo “no, no sé, no pue­do”, esas son pa­la­bras ma­las que in­flu­yen en nues­tra men­te. Las de­be­mos cam­biar por “sí, si pue­do, si quie­ro, lo val­go, es­toy bien”, es co­sa de acos­tum­brar­se y na­die di­jo que era fá­cil, pe­ro de­be­mos co­men­zar aho­ra mis­mo. Cam­bia tus pen­sa­mien­tos y tu mundo cam­bia­rá. No exis­ten enemi­gos, no­so­tros so­mos los enemi­gos de no­so­tros mis­mos y los ar­qui­tec­tos de nues­tro des­tino. “Soy fe­liz, pue­do lo­grar lo que me pro­pon­go, con­fío en mí, soy ca­paz, me acep­to tal co­mo soy, me quie­ro, así co­mo soy”, to­das és­tas son afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas que in­flui­rán en nues­tra men­te y en nues­tro cuer­po. De­be­mos re­pe­tir­nos ca­da ma­ña­na al des­per­tar y al acos­tar­nos, cuan­do es­ta­mos en la du­cha, con­du­cien­do, cuan­do es­te­mos fren­te al te­le­vi­sor en si­len­cio. De­be­mos agra­de­cer to­do lo que te­ne­mos, no de­be­mos en­fo­car­nos en lo que no te­ne­mos, agra­de­cer la co­mi­da, el ba­rrio, la tran­qui­li­dad, la ro­pa, un ár­bol fren­te a mi ven­ta­na. Re­cuer­da que la fe­li­ci­dad no vie­ne den­tro de un au­to nue­vo, ni la en­cuen­tras en una ca­sa nue­va, tam­po­co es­tá en el suel­do men­sual que re­ci­bes. La fe­li­ci­dad no vie­ne en jo­ye­ros, en los pla­tos fi­nos de un res­to­rán, ni tam­po­co es­tá en el sudeste asiático o pla­yas del ca­ri­be, la fe­li­ci­dad no es­tá es­pe­rán­do­nos en la tien­da, la fe­li­ci­dad es­tá en no­so­tros, den­tro de no­so­tros, es­tá en có­mo veas la vi­da, en una men­te sa­na, en un cuer­po ar­mo­nio­so y sano. Es­tá en el aquí, aho­ra, pre­sen­te, es lo úni­co que te­ne­mos pa­ra dis­fru­tar, la fe­li­ci­dad es­tá en una men­te po­si­ti­va, sin ra­bias, sin pe­nas. In­ten­tar­lo val­drá la pe­na, na­die di­jo que se­rá fá­cil. La fe­li­ci­dad es pi­sar un char­co con­ge­la­do, una po­za de agua, un ho­la con un ícono, un bo­ca­di­llo ex­qui­si­to, vol­ver a usar esas za­pa­ti­llas del año an­te­rior, des­per­tar­te y sa­ber que te que­dan mi­nu­tos pa­ra dor­mir otro poco, es­cu­char tu can­ción fa­vo­ri­ta y ta­ra­rear­la, es­cu­char la llu­via des­de tu ca­sa, des­can­sar en ese si­llón vie­jo y cá­li­do, llo­rar de la ri­sa con tus ami­gas, ver apa­re­cer el mar cuan­do via­jas a la pla­ya, re­ven­tar con los de­dos las bur­bu­jas plás­ti­cas de un em­pa­que, un abra­zo ri­co y fuer­te, sa­car­te los za­pa­tos des­pués de una fies­ta, un gol de la Ro­ja, to­mar he­la­dos, es­cu­char el can­to de los pá­ja­ros, el vien­to, sa­lir de va­ca­cio­nes, que­dar­te acos­ta­da con una o tres ban­de­jas al­re­de­dor de tu ca­ma… To­do eso es fe­li­ci­dad y res­ca­tar lo be­llo y po­si­ti­vo de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.