La arrit­mia: cuan­do el corazón pier­de el pa­so

Aun­que no se de­tie­ne, no siem­pre mar­cha al mis­mo pa­so: a ve­ces va más len­to, otras más rá­pi­do se­gún va­ríe la ne­ce­si­dad del oxí­geno del or­ga­nis­mo. El cam­bio en el pa­trón o rit­mo ha­bi­tual del corazón es lo que se co­no­ce co­mo arrit­mia, y las hay des­de inofen

Ellas (Chile) - - Portada -

Las pal­pi­ta­cio­nes, los la­ti­dos que “se sal­tan”, un ale­teo en el pe­cho o su opues­to, las pau­sas irre­gu­la­res en­tre un la­ti­do y otro… to­dos esos son sín­to­mas de una arrit­mia, una irre­gu­la­ri­dad en el rit­mo de los la­ti­dos del corazón. Nor­mal­men­te, el corazón la­te en­tre 60 y 100 ve­ces por mi­nu­to y es­to es lo que se con­si­de­ra co­mo el rit­mo car­día­co nor­mal.

Cuan­do el rit­mo se ace­le­ra en reac­ción a un es­tí­mu­lo co­mo el es­trés (el ejer­ci­cio es un ejem­plo) se lla­ma ta­qui­car­dia; cuan­do se ha­ce más len­to o se des­ace­le­ra, co­mo du­ran­te el sue­ño, se lla­ma bra­di­car­dia. Cuan­do la­te de ma­ne­ra irre­gu­lar, co­mo ya di­ji­mos, es que re­ci­be el nom­bre de arrit­mia, que pue­de ser inofen­si­va o pue­de ser grave, ya que si cau­sa dis­mi­nu­ción en la cir­cu­la­ción de la san­gre pue­de cau­sar da­ños en el ce­re­bro, en el corazón y en otros ór­ga­nos vi­ta­les. Pa­ra que pue­das en­ten­der lo que su­ce­de du­ran­te una arrit­mia, ha­ga­mos un re­pa­so del fun­cio­na­mien­to del corazón.

UN CORAZÓN QUE LA­TE ES UN PE­QUE­ÑO SIS­TE­MA ELÉCTRICO

¿Por qué la­te el corazón? Pues pa­ra mo­ver la san­gre que va car­ga­da de oxí­geno y nu­trien­tes por to­do el cuer­po. Pe­ro esa san­gre hay que em­pu­jar­la y ahí es don­de in­ter­vie­nen los la­ti­dos, las con­trac­cio­nes del corazón con­tro­la­das por im­pul­sos eléc­tri­cos.

El sis­te­ma eléctrico del corazón que re­gu­la la fre­cuen­cia y el rit­mo de los la­ti­dos con­sis­te en dos áreas de con­trol o nó­du­los y una se­rie de vías por la que co­rre el im­pul­so eléctrico, de for­ma si­mi­lar a la que fun­cio­na cual­quier otro cir­cui­to eléctrico, co­mo el de tu ca­sa, por ejem­plo. A gran­des ras­gos, con ca­da la­ti­do un im­pul­so eléctrico co­rre des­de la parte su­pe­rior (o au­rí­cu­las), has­ta la parte in­fe­rior (o ven­trícu­los). A medida que el im­pul­so se tras­la­da a tra­vés de las vías, las cá­ma­ras del corazón (au­rí­cu­las y ven­trícu­los) se con­traen y se re­la­jan, im­pul­san­do así la san­gre, en un pro­ce­so que se re­pi­te en­tre 60 y 100 ve­ces por mi­nu­to en con­di­cio­nes nor­ma­les.

LOS TI­POS DE ARRITMIAS

Cual­quier irre­gu­la­ri­dad en el rit­mo de las con­trac­cio­nes (lla­ma­das sís­to­les), y las re­la­ja­cio­nes (lla­ma­das diás­to­les), es lo que ori­gi­na las arritmias que se cla­si­fi­can se­gún el lu­gar de ori­gen (las au­rí­cu­las o los ven­trícu­los). Hay cua­tro ti­pos prin­ci­pa­les de arrit­mia que son: Ex­tra­sís­to­les, arritmias su­pra­ven­tri­cu­la­res, arritmias ven­tri­cu­la­res y bra­dia­rrit­mias. Las ex­tra­sís­to­les (o con­trac­cio­nes ven­tri­cu­la­res pre­ma­tu­ras) son la for­ma más co­mún de las arritmias. Con­sis­ten en un la­ti­do ade­lan­ta­do en re­la­ción a la fre­cuen­cia nor­mal. Por lo ge­ne­ral son inofen­si­vas y no re­quie­ren tra­ta­mien­to si se pre­sen­tan en per­so­nas en buen estado de sa­lud. Cuan­do pro­du­cen sín­to­mas se sien­te co­mo una es­pe­cie de ale­teo en el pe­cho y la sen­sa­ción de que el corazón se ha sal­ta­do un la­ti­do. Sue­len pre­sen­tar­se de ma­ne­ra es­pon­tá­nea y no por­que la per­so­na su­fra de una en­fer­me­dad del corazón (aun­que cier­tas con­di­cio­nes car­día­cas si pue­den pro­du­cir ex­tra­sís­to­les). A ve­ces pue­den pre­sen­tar­se de­bi­do al es­trés, cuan­do se rea­li­za de­ma­sia­do ejer­ci­cio o cuan­do se con­su­me ca­feí­na o ni­co­ti­na en ex­ce­so.

Las arritmias su­pra­ven­tri­cu­la­res, a su vez, son ta­qui­car­dias (cuan­do se ace­le­ran los la­ti­dos) que se ori­gi­nan en las au­rí­cu­las o en el nó­du­lo au­ricu­loven­tri­cu­lar (un gru­po de cé­lu­las si­tua­do en­tre las au­rí­cu­las y los ven­trícu­los). En es­te gru­po se en­cuen­tran va­rias que son: la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, el ale­teo au­ri­cu­lar, la ta­qui­car­dia su­pra­ven­tri­cu­lar pa­ro­xís­ti­ca y el sín­dro­me de Wolff-Par­kin­son-Whi­te.

LA FI­BRI­LA­CIÓN AU­RI­CU­LAR

Den­tro de es­te pri­mer gru­po, va­mos a pres­tar un po­co más de aten­ción a la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, por­que se tra­ta del ti­po más fre­cuen­te

de una arrit­mia grave. Con­sis­te en una con­trac­ción muy rá­pi­da e irre­gu­lar de las au­rí­cu­las (las ca­vi­da­des su­pe­rio­res del corazón). El im­pul­so eléctrico que ori­gi­na el la­ti­do no co­mien­za en el si­tio acos­tum­bra­do, sino en otra parte de la au­rí­cu­la o en las ve­nas pul­mo­na­res cer­ca­nas y no se tras­la­da de la for­ma ade­cua­da. El re­sul­ta­do es que las pa­re­des de las au­rí­cu­las vi­bran o fi­bri­lan (de ahí su nom­bre) muy rá­pi­do en lu­gar de la­tir nor­mal­men­te y en­ton­ces no pue­den bom­bear san­gre a los ven­trícu­los de la for­ma co­rrec­ta.

Las dos com­pli­ca­cio­nes más gra­ves aso­cia­das con la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar son el ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar y la in­su­fi­cien­cia car­dia­ca (fa­lla car­dia­ca).

Cuan­do la per­so­na su­fre de fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, pue­den for­mar­se coá­gu­los al acu­mu­lar­se la san­gre en las au­rí­cu­las que es­tán fi­bri­lan­do, en lu­gar de cir­cu­lar has­ta los ven­trícu­los. Si un coá­gu­lo se des­pren­de pue­de lle­gar al ce­re­bro y cau­sar un de­rra­me. Es por eso que las per­so­nas que la pa­de­cen re­ci­ben tra­ta­mien­to con an­ti­coa­gu­lan­tes. El ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar pue­de ocu­rrir si un coá­gu­lo de san­gre lle­ga has­ta una ar­te­ria del ce­re­bro y obs­tru­ye (blo­quea) la cir­cu­la­ción de la san­gre. La in­su­fi­cien­cia car­día­ca su­ce­de por­que el corazón no pue­de bom­bear la san­gre que el cuer­po ne­ce­si­ta. La fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar pue­de cau­sar in­su­fi­cien­cia car­día­ca si los ven­trícu­los la­ten de­ma­sia­do rá­pi­do y no tie­nen suficiente tiem­po pa­ra lle­nar­se de san­gre y bom­bear­la al res­to del cuer­po. Es­to cau­sa can­san­cio, in­fla­ma­ción (hin­cha­zón) de las pier­nas y sen­sa­ción de fal­ta de ai­re. Mu­chas ve­ces la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar se de­be a otra con­di­ción que afec­ta al corazón co­mo la hi­per­ten­sión, la en­fer­me­dad co­ro­na­ria o la car­dio­pa­tía reu­má­ti­ca, un pro­ble­ma con una de las vál­vu­las del corazón. Otras cau­sas pue­den ser el hi­per­ti­roi­dis­mo (ex­ce­so de hor­mo­na ti­roi­dea), el ex­ce­so de be­bi­das al­cohó­li­cas o si otros miem­bros de la fa­mi­lia han pa­de­ci­do de fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar.

En­tre otros fac­to­res de ries­go de es­te ti­po de arrit­mia es­tán: La edad, es­pe­cial­men­te a par­tir de los 60; su­frir de apnea del sue­ño, pa­de­cer de dia­be­tes o de en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca (EPOC) y pa­de­cer una in­fec­ción grave.

Las se­ña­les de avi­so de la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar pue­den in­cluir: la­ti­dos fuer­tes en el pe­cho (co­mo true­nos, tam­bo­res o sal­tos); pal­pi­ta­cio­nes fre­cuen­tes (la sen­sa­ción de que el corazón se ha sal­ta­do un la­ti­do); fal­ta de ai­re des­pués de rea­li­zar un es­fuer­zo fí­si­co; do­lor en el pe­cho y has­ta ma­reos o des­ma­yos. Cuan­do se pre­sen­ten es­tos sín­to­mas hay que con­sul­tar a un mé­di­co pa­ra es­ta­ble­cer el diag­nós­ti­co y de­ter­mi­nar el tra­ta­mien­to que ayu­de a res­tau­rar el rit­mo nor­mal y evi­te los coá­gu­los.

LA TA­QUI­CAR­DIA VENTRICULAR Y LA FI­BRI­LA­CIÓN VENTRICULAR

Son dos arritmias que se ori­gi­nan en los ven­trícu­los (las ca­vi­da­des in­fe­rio­res del corazón) y que son más pe­li­gro­sas que la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar. Afor­tu­na­da­men­te son me­nos fre­cuen­tes.

En el ca­so de la ta­qui­car­dia ventricular, los ven­trícu­los la­ten a ve­lo­ci­da­des muy rá­pi­das, (muy por arri­ba de 100), lo que no per­mi­te que se lle­nen de san­gre y por eso el corazón no pue­de dis­tri­buir­la al cuer­po y no se pue­den oxi­ge­nar los ór­ga­nos y los te­ji­dos, lo cual es pe­li­gro­so si du­ra mu­cho tiem­po. Pue­de cau­sar pal­pi­ta­cio­nes, ma­reo, de­bi­li­dad, dis­mi­nu­ción en la presión ar­te­rial y des­ma­yo. Se pue­de con­ver­tir en fi­bri­la­ción ventricular que es una arrit­mia más grave.

En la fi­bri­la­ción ventricular, co­mo en el ca­so de la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar, los ven­trícu­los vi­bran en for­ma rá­pi­da e irre­gu­lar y tam­po­co lo­gran bom­bear la san­gre efi­cien­te­men­te y el re­sul­ta­do es el mis­mo que en la ta­qui­car­dia ventricular, pe­ro mu­cho más rá­pi­do y se­ve­ro. Si no se tra­ta rá­pi­da­men­te es mor­tal por­que aca­ba con un pa­ro car­día­co.

Las arritmias pue­den asus­tar a la per­so­na que las su­fren, pe­ro en mu­chos ca­sos y en es­pe­cial en per­so­nas jó­ve­nes sin his­to­rial de en­fer­me­da­des car­día­cas, no re­pre­sen­tan un pe­li­gro se­rio y se pue­den tra­tar con me­di­ca­men­tos. Las arritmias su­pra­ven­tri­cu­la­res son muy co­mu­nes en per­so­nas de me­dia­na edad y de edad avan­za­da. Por lo ge­ne­ral, a medida que se en­ve­je­ce au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de su­frir­las, es­pe­cial­men­te la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar. Mu­chas apa­re­cen de for­ma tem­po­ral en res­pues­ta a emociones o ac­ti­vi­da­des nor­ma­les, pe­ro hay arritmias que pue­den ser pe­li­gro­sas y por eso siem­pre es im­por­tan­te cuan­do se sos­pe­cha que pue­da ha­ber una arrit­mia que la eva­lúe un car­dió­lo­go pa­ra de­ter­mi­nar si

re­quie­re tra­ta­mien­to.

Las ex­tra­sís­to­les son la for­ma más co­mún de las arritmias y con­sis­ten en un la­ti­do ade­lan­ta­do en re­la­ción a la fre­cuen­cia nor­mal. Por lo ge­ne­ral son inofen­si­vas y pue­den pre­sen­tar­se de­bi­do al es­trés, cuan­do se rea­li­za de­ma­sia­do ejer­ci­cio o cuan­do se...

Hay cua­tro ti­pos prin­ci­pa­les de arrit­mia que son: Ex­tra­sís­to­les, arritmias su­pra­ven­tri­cu­la­res, arritmias ven­tri­cu­la­res y bra­dia­rrit­mias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.