¿Qué es te­ner aler­gia al sol?

To­ma­do con mo­de­ra­ción, el sol re­per­cu­te de ma­ne­ra po­si­ti­va en nues­tra sa­lud pues, en­tre otros be­ne­fi­cios, me­jo­ra nues­tro es­ta­do de áni­mo y fa­vo­re­ce la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, esen­cial pa­ra los hue­sos y los dien­tes. Sin embargo, la ex­po­si­ción so­lar tam­bién

Ellas (Chile) - - Portada -

En al­gu­nas oca­sio­nes, la piel su­fre cier­tas al­te­ra­cio­nes tras ha­ber es­ta­do ex­pues­ta al sol. “Real­men­te no se tra­ta de una aler­gia al sol sino de reac­cio­nes que re­quie­ren de la ex­po­si­ción a la luz pa­ra su apa­ri­ción”, ex­pli­ca el mé­di­co Jo­sé Luis García,

Lo que de ma­ne­ra co­lo­quial lla­ma­mos “aler­gia al sol” res­pon­de en reali­dad a un gru­po de pa­to­lo­gías cu­yos sín­to­mas se des­en­ca­de­nan co­mo con­se­cuen­cia de la ex­po­si­ción so­lar. Una de ellas es la der­ma­ti­tis por fo­to­sen­si­bi­li­dad.

AL­GU­NOS TI­POS DE REAC­CIÓN

“Al­gu­nos me­di­ca­men­tos, per­fu­mes y cre­mas so­la­res son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de reac­cio­nes de fo­to­sen­si­bi­li­dad ya que, por la ac­ción de la luz so­lar, es­tos pro­duc­tos se pue­den con­ver­tir en sus­tan­cias alér­gi­cas”, ase­gu­ra el doc­tor García. En­tre los me­di­ca­men­tos, la prin­ci­pal cau­sa de der­ma­ti­tis por fo­to­sen­si­bi­li­dad son los an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos. Cuan­do se apli­can en for­ma de cre­ma, pue­den pro­du­cir un ec­ce­ma si esa zo­na de la piel se ex­po­ne al sol. “Es­tas le­sio­nes pue­den du­rar días, in­clu­so se­ma­nas, y pro­du­cir des­ca­ma­ción. Las per­so­nas que ad­mi­nis­tran ese me­di­ca­men­to a otros tam­bién pue­den ver­se afec­ta­das, por eso es muy im­por­tan­te el uso de guan­tes y el co­rrec­to la­va­do de las ma­nos”, se­ña­la el aler­gó­lo­go. Asi­mis­mo, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que las zo­nas del cuer­po que han es­ta­do en con­tac­to con cier­tas plan­tas tam­bién pue­den ex­pe­ri­men­tar una reac­ción con la ex­po­si­ción so­lar. “En re­la­ción con es­to, el uso de per­fu­mes, es­pe­cial­men­te aque­llos con com­po­nen­tes cí­tri­cos, pue­de pro­du­cir un ec­ce­ma en los días pos­te­rio­res en la zo­na don­de se han apli­ca­do y ex­pues­to al sol”, pun­tua­li­za.

Pa­ra el doc­tor García, la me­jor pre­ven­ción es “dis­mi­nuir la ex­po­si­ción so­lar in­con­tro­la­da y, en lo po­si­ble, evi­tar sus­tan­cias fo­to­sen­si­bi­li­zan­tes co­mo me­di­ca­men­tos tó­pi­cos, per­fu­mes o cre­mas so­la­res de ba­ja ca­li­dad. Ade­más, an­tes de cual­quier ex­po­si­ción al sol, si un pa­cien­te es­tá to­man­do me­di­ca­men­tos, es ne­ce­sa­rio que con­sul­te con su mé­di­co los po­si­bles ries­gos de la ra­dia­ción so­lar en re­la­ción con su to­ma”, ma­ni­fies­ta. Por otro la­do, es­tá la ur­ti­ca­ria so­lar, un tras­torno po­co fre­cuen­te pa­sa a des­cri­bir es­te aler­gó­lo­go: “A los po­cos mi­nu­tos de la ex­po­si­ción so­lar se pro­du­ce eri­te­ma, pi­cor y ron­chas en la zo­na, que per­sis­ten en­tre unos mi­nu­tos y un par de ho­ras y lue­go des­apa­re­cen sin de­jar le­sión al­gu­na. Pe­ro, cuan­do la ex­po­si­ción es muy in­ten­sa o la su­per­fi­cie afec­ta­da es muy gran­de, pue­de acom­pa­ñar­se de sin­to­ma­to­lo­gía ge­ne­ral co­mo do­lor de ca­be­za, náuseas, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria e hi­po­ten­sión. Pue­de pro­du­cir­se, in­clu­so, pér­di­da de co­no­ci­mien­to”.

ERUP­CIÓN SO­LAR POLIMORFA

Mien­tras la ur­ti­ca­ria so­lar es un tras­torno ra­ro, la erup­ción so­lar polimorfa es una de las fo­to­der­ma­to­sis más fre­cuen­tes y, se­gún da­tos de la SEAIC, lle­ga a afec­tar has­ta a un 15% - 20% de la po­bla­ción ge­ne­ral. “Se tra­ta de una erup­ción cu­tá­nea que apa­re­ce al fi­nal de la pri­ma­ve­ra o a co­mien­zos del ve­rano, ge­ne­ral­men­te tras la pri­me­ra ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al sol. Sue­le des­apa­re­cer du­ran­te el ve­rano y se vuel­ve a des­en­ca­de­nar al año si­guien­te. Es más fre­cuen­te en mu­je­res y su cau­sa es des­co­no­ci­da”, ma­ni­fies­ta la der­ma­tó­lo­ga Ro­sa del Río.

“Ho­ras des­pués de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta, el pa­cien­te co­mien­za con pi­cor en las zo­nas fo­to­ex­pues­tas an­tes de la apa­ri­ción de las le­sio­nes. Las áreas más fre­cuen­te­men­te afec­ta­das son el dor­so de las ma­nos, los bra­zos, la V del es­co­te y la ca­ra”, de­ta­lla la der­ma­tó­lo­ga.

La erup­ción so­lar polimorfa “pue­de ser he­re­di­ta­ria y apro­xi­ma­da­men­te una quin­ta par­te de quie­nes la pre­sen­tan tie­nen un fa­mi­liar afec­ta­do”, se­ña­lan es­pe­cia­lis­tas. Asi­mis­mo, des­ta­can que no se tra­ta de una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa y, por lo tan­to, no hay ries­go de con­ta­giar­se de erup­ción so­lar polimorfa a tra­vés de otra per­so­na.

Por su par­te, el doc­tor García ex­pli­ca que “en ge­ne­ral, no en­tra­ña gra­ve­dad y una ade­cua­da pro­tec­ción so­lar, ex­po­si­cio­nes cor­tas y pro­gre­si­vas y, oca­sio­nal­men­te, el uso de an­ti­his­ta­mí­ni­cos sue­le ser su­fi­cien­te pa­ra su con­trol”.

Te­nien­do en cuen­ta to­do lo an­te­rior, el aler­gó­lo­go des­ta­ca que si se ob­ser­va al­gún ti­po de reac­ción tras una ex­po­si­ción so­lar “es muy im­por­tan­te acu­dir in­me­dia­ta­men­te al mé­di­co pa­ra em­pe­zar un tra­ta­mien­to cuan­to an­tes”. Asi­mis­mo, el doc­tor García re­cuer­da que hay que de­ta­llar­le al fa­cul­ta­ti­vo la me­di­ca­ción uti­li­za­da pre­via­men­te o las cre­mas que se han apli­ca­do a mo­do de pro­tec­ción fren­te al sol.

Si se ob­ser­va al­gún ti­po de reac­ción tras una ex­po­si­ción so­lar “es muy im­por­tan­te acu­dir in­me­dia­ta­men­te al mé­di­co pa­ra em­pe­zar un tra­ta­mien­to cuan­to an­tes”.

“Al­gu­nos me­di­ca­men­tos, per­fu­mes y cre­mas so­la­res son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de reac­cio­nes de fo­to­sen­si­bi­li­dad ya que, por la ac­ción de la luz so­lar, es­tos pro­duc­tos se pue­den con­ver­tir en sus­tan­cias alér­gi­cas”, ase­gu­ra el doc­tor García.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.