¿Cam­bie­mos el co­lor de nues­tra so­cie­dad?

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

“Una so­cie­dad gris, sin ri­sa, es una so­cie­dad en de­ca­den­cia”. Ayer es­tu­ve con un chi­leno ar­tis­ta, ra­di­ca­do en Ale­ma­nia y le hi­ce dos pre­gun­tas: ¿La so­cie­dad ale­ma­na es tan fría, tan po­co amis­to­sa co­mo se pien­sa?; de­bes año­rar tú Chi­le, ¿pien­sas vol­ver ju­bi­la­do? Nun­ca pen­sé en esa res­pues­ta ta­jan­te y con se­gu­ri­dad: “Ja­más vol­ve­ría a vi­vir en Chi­le, no es el Chi­le que de­jé, las per­so­nas son di­fe­ren­tes, es su­cio, es amar­ga­do, es co­sa de ca­mi­nar por las ca­lles de San­tia­go y en una cua­dra te das cuen­ta co­mo es­tán en­fer­mos, amar­ga­dos, tris­tes, enoja­dos. En Ale­ma­nia las per­so­nas ca­mi­nan con se­gu­ri­dad, es di­fe­ren­te el ai­re, to­dos tie­nen ga­nas de vi­vir, no se ríen so­los, pe­ro no he visto so­cie­dad más aman­te de la bue­na vi­da, aman­tes de su tra­ba­jo y de su fa­mi­lia. Son di­rec­tos, ama­bles, edu­ca­dos y uno se con­ta­gia de una so­cie­dad sa­na, ya ol­vi­da­ron y perdonaron, ellos avan­zan y real­men­te vi­vo bien, en paz”.

No pue­do de­cir que es­tá equi­vo­ca­do, al con­tra­rio, que im­po­ten­cia re­co­no­cer­nos co­mo re­sen­ti­dos, en­vi­dio­sos, cha­que­te­ros, co­rrup­tos, des­lea­les, in­con­se­cuen­tes, opor­tu­nis­tas, do­ble estándar y to­do aquel que ac­túa di­fe­ren­te a es­tos ad­je­ti­vos, pa­sa a “ser” un pá­ja­ro ra­ro, es­pe­cial, ais­la­do y se con­fun­de con la mis­ma amar­gu­ra y del mis­mo gris. Si le pre­gun­tas a las per­so­nas: ¿qué te ha­ce reír?, la res­pues­ta ge­ne­ra­li­za­da es, las bro­mas, los chis­tes, el hu­mor y tam­po­co es así. “No te­ne­mos ca­pa­ci­dad de esa ri­sa fácil”, só­lo nos reí­mos en gru­pos, por el me­jor cuen­ta cuen­tos, con el me­jor ac­tor en­tre no­so­tros, con el que re­pre­sen­ta el pa­pel de pa­ya­so que sa­le del ins­tan­te del gru­po y vuel­ve a ves­tir­se de gris.

La ri­sa la ocu­pa­mos y la uti­li­za­mos, pa­ra te­jer re­des, pa­ra pa­re­cer nor­mal y sim­pá­ti­co, pe­ro no so­mos ca­pa­ces de traer­la a nues­tra co­ti­dia­ni­dad en for­ma es­pon­tá­nea, na­da nos pro­vo­ca ri­sa, na­da nos ha­ce reír a so­las, na­da nos ha­ce ex­pre­sar esa emo­ción bá­si­ca de ale­gría, de ins­tan­tes de fe­li­ci­dad.

Si vi­si­tá­ra­mos una so­cie­dad ét­ni­ca, con un idio­ma di­fe­ren­te y des­co­no­ci­do, lo úni­co en co­mún que te­ne­mos los hu­ma­nos en el pri­mer ins­tan­te es el enojo o la ri­sa, son ex­pre­sio­nes hu­ma­nas uni­ver­sa­les, de­be­mos co­men­zar a reír más, a po­ner­le más co­lor a la ciu­dad, a ves­tir­nos más de blan­co que de ne­gro, más pas­tel que gris. De­be­mos ju­gar más, iro­ni­zar con bue­na in­ten­ción, reír­nos de no­so­tros, ves­tir­nos de pa­ya­so, no ser tan gra­ves, no tan­ta ex­pli­ca­ción pa­ra to­do, hacer un po­co el ri­dícu­lo, bai­lar más, ver más vi­deos de ri­sa, apro­ve­char que en el bus o en el me­tro to­dos es­tán ca­be­za aba­jo, me­ti­dos en su mun­do del ce­lu­lar, es­pe­ran­do un “te quie­ro on li­ne”. Me­jor ver vi­deos de ri­sa, ob­ser­var­se in­ter­na­men­te y re­la­jar los múscu­los, pa­re­ce­mos con con­trac­tu­ras fa­cia­les, enoja­dos con el mun­do, frus­tra­dos, apa­ga­dos, ne­ga­ti­vos, de­s­es­pe­ran­za­dos, pe­si­mis­ta y con­tri­bu­yen a mag­ni­fi­car ese es­ta­do de nues­tra so­cie­dad. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, to­do de­lin­cuen­cia, to­do mie­do, to­do muer­te, atro­pe­llos, to­do es po­bre­za y que­ja, los pa­ne­les de en­tre­vis­ta a po­lí­ti­cos, to­do es ma­lo, co­rrup­ción, to­do se tra­ta de pi­llar y aplas­tar al otro, has­ta la ca­ra de los pe­rio­dis­tas es de amar­gu­ra, co­mo si es­tu­vié­ra­mos a pun­to de un derrumbe so­cial, po­lí­ti­co, de la na­tu­ra­le­za, de ma­tar­nos en­tre no­so­tros.

¿A quién se le ha­ce el llamado en es­ta opor­tu­ni­dad? A to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, alum­nos, ni­ños, jó­ve­nes, adul­tos ma­yo­res, mu­je­res, hom­bres, un llamado a co­lo­rear las ca­lles, la vi­da, a reír, a ves­tir­se más de co­lo­res, a ca­mi­nar más ar­mó­ni­ca­men­te, a pen­sar en po­si­ti­vo, a can­tar en la du­cha, a de­cir bue­nos días, a res­pon­der que es­tás bien o me­jo­ran­do, a eli­mi­nar de tu vo­ca­bu­la­rio esos cuen­tos de en­fer­me­dad, del más o me­nos, de que­jar­se por to­do, a de­jar de com­pe­tir res­pec­to a quién le han pa­sa­do más co­sas ma­las. Bas­ta de echar­le la cul­pa a la ma­la suer­te, al destino, al otro, al ve­cino. ¡Bas­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.