¿Pue­de ayu­dar la te­ra­pia neu­ral a re­du­cir los dolores cró­ni­cos?

Tra­ta­mien­to pre­ten­de neu­tra­li­zar irri­ta­cio­nes me­dian­te in­yec­cio­nes de un anes­té­si­co lo­cal en pun­tos es­pe­cí­fi­cos se­gún la his­to­ria de vi­da de ca­da per­so­na

Ellas (Chile) - - Sicología -

Con­vi­vir con el do­lor cró­ni­co es un re­to pa­ra mu­chas per­so­nas. Den­tro de to­das las te­ra­pias que se pue­den en­con­trar pa­ra tra­tar­lo, la Te­ra­pia Neu­ral pue­de ayu­dar cuan­do se su­fre de en­fer­me­da­des agu­das, cró­ni­cas y de­ge­ne­ra­ti­vas. Aun­que su apli­ca­ción se ini­ció en 1892 por el doc­tor Schleich co­mo mé­to­do cu­ra­ti­vo, sus co­mien­zos fue­ron en Ale­ma­nia, en 1928, im­pul­sa­da por los Her­ma­nos Hu­ne­ke, mé­di­cos ge­ne­ra­les de Dus­sel­dorf, cuan­do uno de ellos se equi­vo­có al in­yec­tar el anes­té­si­co lo­cal “Pro­caí­na” por vía en­do­ve­no­sa en lu­gar de in­tra­mus­cu­lar a su her­ma­na, que pa­de­cía unas migrañas cró­ni­cas in­su­fri­bles. Al día si­guien­te de es­te error a la pa­cien­te le ha­bían des­apa­re­ci­do por com­ple­to los dolores de ca­be­za. Y es ahí don­de se em­pe­zó a in­ves­ti­gar la exis­ten­cia de in­ter­re­la­cio­nes váscu­lo-ner­vio­sos a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo.

¿QUÉ ES LA TE­RA­PIA NEU­RAL?

La Te­ra­pia Neu­ral es un sis­te­ma te­ra­péu­ti­co ho­lís­ti­co que tie­ne en cuen­ta la to­ta­li­dad del ser. Lo va a re­gu­lar a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so, prin­ci­pal­men­te el SNA (sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo), me­dian­te el uso de pe­que­ñas con­cen­tra­cio­nes de anes­té­si­co lo­cal de vi­da me­dia muy cor­ta. Es una te­ra­pia re­gu­la­do­ra por­que ayu­da al or­ga­nis­mo a en­con­trar su pro­pio equi­li­brio. El ser hu­mano es más que la su­ma de sus par­tes, quien enferma no es una par­te, es la per­so­na y es a quien va­mos a tra­tar.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA?

Nues­tro cuer­po se co­mu­ni­ca no so­lo a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so y del sis­te­ma vas­cu­lar, tam­bién a tra­vés de la ma­triz ex­tra­ce­lu­lar, sien­do es­ta úl­ti­ma la vía más rá­pi­da de trans­mi­sión de la in­for­ma­ción. La Ma­triz Ex­tra Ce­lu­lar (MEC) es una red tri­di­men­sio­nal for­ma­da por te­ji­do con­jun­ti­vo que ro­dea a to­das las cé­lu­las y ór­ga­nos del cuer­po. En re­su­men: Es­tá en to­das par­tes y ocu­pa to­dos los es­pa­cios lle­gan­do a in­ter­ac­tuar has­ta el nú­cleo de la cé­lu­la y su ADN. La MEC es­tá con­tro­la­da por el sis­te­ma ner­vio­so, el mis­mo que controla nues­tras fun­cio­nes au­to­má­ti­cas de res­pi­ra­ción, cir­cu­la­ción, me­ta­bo­lis­mo hor­mo­nal, tem­pe­ra­tu­ra, ba­lan­ce de lí­qui­dos y mu­cho más. To­das las par­tes de nues­tro cuer­po y nues­tro ser es­tán re­la­cio­na­das en­tre sí, de­bi­do a que mente, ór­ga­nos, te­ji­dos y ma­te­rial ge­né­ti­co es­tán co­nec­ta­dos a tra­vés de la MEC a una mis­ma red ner­vio­sa, el SNA. Cual­quier irri­ta­ción so­bre esa red ner­vio­sa (ci­ca­tri­ces, in­fec­cio­nes, in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, im­plan­tes o ex­trac­cio­nes den­ta­les, es­trés emo­cio­nal…) pue­de al­te­rar el neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo apa­re­cien­do sín­to­mas di­ver­sos en cual­quier zo­na del cuer­po.

La te­ra­pia neu­ral pre­ten­de neu­tra­li­zar esas irri­ta­cio­nes me­dian­te in­yec­cio­nes de un anes­té­si­co lo­cal en pun­tos es­pe­cí­fi­cos se­gún la his­to­ria de vi­da de ca­da per­so­na, así su sis­te­ma ner­vio­so bus­ca­rá un nue­vo or­den de ma­yor equi­li­brio en el cual el do­lor, la in­fec­ción, la aler­gia, el des­arre­glo hor­mo­nal qui­zás ya no ten­gan una ra­zón de ser. Co­mo en to­das las te­ra­pias, la for­ma­ción es la ba­se del éxi­to y es ne­ce­sa­rio en­con­trar mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas en te­ra­pia neu­ral, que ten­gan ca­pa­ci­dad de diag­nós­ti­co. Aun­que al­gu­nos pro­fe­sio­na­les mé­di­cos apli­quen es­ta te­ra­pia pa­ra tra­tar el do­lor, la te­ra­pia neu­ral ca­re­ce de es­tu­dios y en­sa­yos clí­ni­cos que ava­len cien­tí­fi­ca­men­te su efi­ca­cia. Fuen­te: En­fe­me­nino.

To­das las par­tes de nues­tro cuer­po y nues­tro ser es­tán re­la­cio­na­das en­tre sí, de­bi­do a que es­tán co­nec­ta­dos a tra­vés de la MEC. Cual­quier irri­ta­ción so­bre esa red ner­vio­sa pue­de al­te­rar el neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo apa­re­cien­do sín­to­mas di­ver­sos en cual­quier zo­na...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.