¿En qué es­ta­rá hoy To­más Gon­zá­lez, gim­nas­ta chi­leno?

Ellas (Chile) - - Salud - Ma­tías Aran­da Acevedo Si­có­lo­go Es­pe­cia­lis­ta en jó­ve­nes y ado­les­cen­tes

Ha­ce un tiem­po vien­do el cam­peo­na­to mun­dial de atletismo, me ma­ra­vi­lla­ba ver có­mo ellas y ellos, lo­gra­ban co­rrer, sal­tar, lan­zar de ma­ne­ra tan vir­tuo­sa y fá­cil. Pa­re­cie­ra que lo hu­bie­sen he­cho des­de siem­pre, que na­cie­ron con ese ta­len­to de ha­cer fá­cil al­go ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo, co­mo sal­tar con ga­rro­cha. En eso es­ta­ba cuan­do me hi­ce la pre­gun­ta del co­mien­zo de es­te tex­to y mi res­pues­ta fue: “Mmmm de­be es­tar en­tre­na­do…” Por lo que se­ma­nas des­pués no me re­sul­tó na­da ex­tra­ño ver col­gar­se la me­da­lla de oro en un cam­peo­na­to mun­dial.

En­tre­nan­do, ocho ho­ras dia­rias, to­dos los días de la se­ma­na, gran par­te del año, via­jan­do por el mun­do… Lo an­te­rior me ha­ce pre­gun­tar­me por el lu­gar que co­mo pa­dres da­mos al pro­ce­so y al re­sul­ta­do de es­te, que pue­de ser en­ten­di­do co­mo éxi­to. Pe­ro ¿qué es el éxi­to?, ¿quién es exi­to­so?, ¿có­mo en­ten­de­mos las eta­pas y ac­ti­vi­da­des que per­mi­ten a una per­so­na lo­grar un ob­je­ti­vo o al­can­zar una me­ta’

La pa­cien­cia y la per­se­ve­ran­cia ti­ñen el pro­ce­so, de al­gu­na ma­ne­ra sin ellas, no es po­si­ble apren­der a to­car un ins­tru­men­to, pre­pa­rar una ca­rre­ra, apren­der un idio­ma o te­jer a pa­li­llos. La an­sie­dad por ter­mi­nar pron­to y ob­te­ner re­sul­ta­dos, nos li­qui­dan, nos nu­blan y nos ha­cen per­der el nor­te. Es­to es po­si­ble de apli­car a to­do or­den de co­sas, la­bo­ral, es­co­lar, de­por­ti­vo, ar­tís­ti­co, en­tre otros.

Lo in­tere­san­te de es­to es que el éxi­to de rea­li­zar una ac­ti­vi­dad pa­ra al­gu­nos pue­de ser ter­mi­nar pri­me­ro y pa­ra otro ter­mi­nar en cual­quier lu­gar. He ahí la ri­que­za de es­to. Fi­nal­men­te, les de­jo en cuen­to, “EL bam­bú ja­po­nés”, que ha­bla del pro­ce­so y el re­sul­ta­do: “Ha­ce mu­cho tiem­po, dos agri­cul­to­res iban ca­mi­nan­do por un mer­ca­do cuan­do se pa­ra­ron an­te el pues­to de un ven­de­dor de se­mi­llas, sor­pren­di­dos por unas se­mi­llas que nun­ca ha­bían vis­to. “Mer­ca­der, ¿qué se­mi­llas son es­tas?”, le pre­gun­tó uno de ellos. “Son se­mi­llas de bam­bú. Vie­nen de Orien­te y son unas se­mi­llas muy es­pe­cia­les”. “¿Y por qué ha­brían si­do de ser tan es­pe­cia­les?”, le es­pe­tó uno de los agri­cul­to­res al mer­ca­der. “Si os las lle­váis y las plan­táis, sa­bréis por qué. Só­lo ne­ce­si­tan agua y abono.

Así, los agri­cul­to­res, mo­vi­dos por la cu­rio­si­dad, com­pra­ron va­rias se­mi­llas de esa ex­tra­ña plan­ta lla­ma­da bam­bú. Tras la vuelta a sus tie­rras, los agri­cul­to­res plan­ta­ron esas se­mi­llas y em­pe­za­ron a re­gar­las y a abo­nar­las, tal y co­mo les ha­bía di­cho el mer­ca­der. Pa­sa­do un tiem­po, las plan­tas no ger­mi­na­ban mien­tras que el res­to de los cul­ti­vos se­guían cre­cien­do y dan­do fru­tos. Uno de los agri­cul­to­res le di­jo al otro: “Aquél vie­jo mer­ca­der nos en­ga­ñó con las se­mi­llas. De es­tas se­mi­llas ja­más sal­drá na­da”. Y de­ci­dió de­jar de re­gar y abo­nar­las. El otro de­ci­dió se­guir cul­ti­van­do las se­mi­llas con lo que no pa­sa­ba un día sin re­gar­las ni abo­nar­las cuan­do era ne­ce­sa­rio. Se­guía pa­san­do el tiem­po y las se­mi­llas no ger­mi­na­ban.

Has­ta que un buen día, cuan­do el agri­cul­tor es­ta­ba a pun­to de de­jar de cul­ti­var­las, se sor­pren­dió al en­con­trar­se con que el bam­bú ha­bía cre­ci­do. Y no só­lo eso, sino que las plan­tas al­can­za­ron una al­tu­ra de 30 me­tros en tan so­lo seis se­ma­nas.

¿Có­mo era po­si­ble que el bam­bú hu­bie­se tar­da­do sie­te años en ger­mi­nar y en só­lo seis se­ma­nas hu­bie­se al­can­za­do tal ta­ma­ño? Muy sen­ci­llo: du­ran­te esos sie­te años de apa­ren­te inac­ti­vi­dad, el bam­bú es­ta­ba ge­ne­ran­do un com­ple­jo sis­te­mas de raí­ces que le per­mi­ti­rían sos­te­ner el cre­ci­mien­to que iba a te­ner des­pués la plan­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.