Pen­dien­te de tus pen­dien­tes

El pen­dien­te se con­so­li­da co­mo la jo­ya por ex­ce­len­cia y lo hace a lo gran­de. De ta­ma­ño gi­gan­te, su po­der es tal que con­si­gue re­ju­ve­ne­cer el “look” más clá­si­co del ar­ma­rio

Ellas (Chile) - - Portada -

En las úl­ti­mas tem­po­ra­das, los ac­ce­so­rios han ido ga­nan­do pro­ta­go­nis­mo en los es­ti­lis­mos, re­le­gan­do las pren­das a un se­gun­do plano en fa­vor de gar­gan­ti­llas, ga­fas de pas­ta, som­bre­ros y, aho­ra, pen­dien­tes, que lle­gan dis­pues­tos a aca­pa­rar to­da la aten­ción, en dis­tin­tos for­ma­tos y co­lo­res.

El nue­vo com­ple­men­to fe­ti­che ya ha con­quis­ta­do pa­sa­re­las, al­fom­bras rojas e in­clu­so even­tos de la reale­za, tres es­ce­na­rios muy di­fe­ren­tes don­de los pen­dien­tes han de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer ele­gan­tes los es­ti­lis­mos de ca­lle, y dar un pun­to di­ver­ti­do a los “looks” más con­ser­va­do­res. DE FLE­COS PA­RA MAR­CAR EL RIT­MO La ten­den­cia de los pen­dien­tes XXL co­men­zó con el mo­de­lo más clá­si­co: los aros, que fue­ron un ele­men­to co­mún en las pa­sa­das se­ma­nas de la mo­da, y el me­jor ho­me­na­je a la cul­tu­ra hip-hop de los 80 y los 90, muy emu­la­da por los di­se­ña­do­res.

En la tem­po­ra­da ac­tual, el rit­mo lo mar­can si­lue­tas elon­ga­das, cu­yo me­jor re­pre­sen­tan­te son los fle­cos de te­la, que apor­tan tex­tu­ra, mo­vi­mien­to y co­lor a los “looks” de be­lle­za, di­na­mi­zan­do las fac­cio­nes y di­ri­gien­do to­da la aten­ción ha­cia el ros­tro. Una ten­den­cia que no ha tar­da­do en con­ver­tir­se en una apues­ta se­gu­ra pa­ra di­se­ña­do­res e “in­fluen­cers” in­ter­na­cio­na­les, y que es­tá pro­ta­go­ni­zan­do al­gu­nos de los es­ti­lis­mos más ins­pi­ra­do­res de los “street sty­le” ac­tua­les. Co­mo no po­día ser me­nos, los im­pe­rios de la mo­da “low cost”, in­clu­ye­ron es­tos ac­ce­so­rios en sus co­lec­cio­nes de verano, apos­tan­do por com­bi­na­cio­nes de co­lo­res co­mo ver­des y azu­les, o na­ran­jas y ro­sas, mez­cla­dos tam­bién con pie­zas me­tá­li­cas, que pro­me­ten ca­len­tar los ar­ma­rios es­ta tem­po­ra­da. ¿A QUÉ SUE­NAN LAS FLO­RES? Las flo­res son una fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción pa­ra la mo­da. Este mo­de­lo ya se ha co­ro­na­do co­mo el ade­re­zo per­fec­to de “looks” más ele­va­dos, pro­pios de al­fom­bra ro­ja, y se ha co­la­do en los ar­ma­rios de fi­gu­ras co­mo Ivan­ka Trump, hi­ja del pre­si­den­te de los Es­ta­dos Unidos, o la rei­na Letizia, que ha ele­gi­do es­ta po­pu­lar flor pa­ra re­fres­car sus con­ser­va­do­res es­ti­lis­mos. Los pen­dien­tes flo­ra­les, ade­más de alar­gar la pri­ma­ve­ra, he­re­dan una de las ten­den­cias más atrac­ti­vas de la pa­sa­da es­ta­ción: las jo­yas “arty”, pe­que­ñas obras ins­pi­ra­das en los di­bu­jos de Ma­tis­se, o si­lue­tas abs­trac­tas que ha­cen de los es­ti­lis­mos una ex­po­si­ción an­dan­te, y que con­vi­ven con di­se­ños más rea­lis­tas.

Así, las ro­sas pa­san de los jar­di­nes al jo­ye­ro pa­ra po­si­cio­nar­se co­mo com­ple­men­to to­do­te­rreno, que abar­ca to­das las eda­des y ar­ma­rios, im­preg­nan­do el es­ti­lo ur­bano de un mar­ca­do ca­rác­ter bohe­mio, y dul­ci­fi­can­do los “looks” ma­du­ros con for­mas ro­mán­ti­cas. ASI­ME­TRÍA, LA CLA­VE DEL EQUI­LI­BRIO To­das las va­ria­cio­nes de los pen­dien­tes XXL son vá­li­das pa­ra ju­gar a la asi­me­tría, la otra ten­den­cia es­tre­lla de la tem­po­ra­da en lo que a ac­ce­so­rios res­pec­ta, que in­vi­ta a com­bi­nar dis­tin­tas for­mas y ta­ma­ños pa­ra en­con­trar el equi­li­brio del “look”. Una prác­ti­ca que em­pe­zó hace años con los “ear­cuff”, pie­za que cu­bre ca­si por com­ple­to una de las ore­jas, y que aho­ra vuel­ve pa­ra ha­cer de la des­pro­por­ción el ele­men­to cla­ve de es­ta tem­po­ra­da, en la que lle­var una ore­ja des­nu­da y una gran flor en la otra ha pa­sa­do de ser un des­pis­te a un sím­bo­lo de amor por la mo­da.

El me­jor com­pa­ñe­ro de la asi­me­tría son los di­se­ños geo­mé­tri­cos, don­de in­ter­ac­túan lí­neas rec­tas, cur­vas, y pe­que­ños cuer­pos de mi­ne­ra­les dis­cre­tos, co­mo el gra­ni­to, ele­men­tos que, al unir­se, dan vi­da a una nue­va es­pe­cie de jo­yas mi­ni­ma­lis­tas, más ela­bo­ra­das que sus pre­de­ce­so­ras. Ya sea con flo­res o fle­cos, con pa­re­jas o a ba­se de asi­me­trías, las jo­yas de es­ta tem­po­ra­da aban­do­nan la dis­cre­ción ex­tre­ma de co­lec­cio­nes an­te­rio­res pa­ra pa­sar­se a una amal­ga­ma de to­na­li­da­des y ma­te­ria­les, que pro­me­te dar un “plus” de ale­gría a la mo­da.

Una mo­de­lo lle­va unos pen­dien­tes que for­ta­le­cen el look de es­ta crea­ción del di­se­ña­dor de Sin­ga­pur An­drew GN.

La ac­triz ru­sa Svetla­na Khod­chen­ko­va po­sa a su lle­ga­da a la ce­re­mo­nia por el 70º aniver­sa­rio del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Can­nes (Fran­cia) en ma­yo de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.