Erro­res de ma­qui­lla­je que te es­tán echan­do va­rios años en­ci­ma

A la ho­ra de ma­qui­llar­nos, to­das te­ne­mos nues­tros pro­pios tru­cos y pre­fe­ren­cias, pe­ro, ¿te has plan­tea­do si son los me­jo­res?

Ellas (Chile) - - Portada - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Una tez uni­for­me, li­bre de man­chas, lu­mi­no­sa y de as­pec­to ju­go­so es bá­si­ca pa­ra que nues­tro ma­qui­lla­je fun­cio­ne y con­si­ga­mos un as­pec­to jo­ven y sa­lu­da­ble. Has­ta ahí es­ta­mos to­das de acuer­do, pe­ro ¿sa­bes que hay ve­ces en las que, en nues­tro in­ten­to por di­si­mu­lar to­das esas pe­que­ñas im­per­fec­cio­nes, con­se­gui­mos echar­nos más años en­ci­ma? Ante eso, ¡te con­ta­mos cuá­les son los seis erro­res de ma­qui­lla­je que qui­zás es­tés co­me­tien­do y te ha­cen pa­re­cer más ma­yor! 1. ¡Te has pa­sa­do con el co­rrec­tor y lle­vas la más­ca­ra blan­ca pues­ta! Má­xi­ma pre­cau­ción con el uso de los co­rrec­to­res. Si uti­li­zas un tono de­ma­sia­do cla­ro o te apli­cas mu­cha can­ti­dad, pue­de que el con­torno de los ojos se vuel­va muy pá­li­do y aca­bes con­si­guien­do ese in­de­sea­ble efec­to de más­ca­ra blan­ca. Pue­de que a sim­ple vis­ta no se no­te de­ma­sia­do, pe­ro, ¿has vis­to có­mo re­sal­ta el ex­ce­so de co­rrec­tor en las fo­tos? ¡Evi­te­mos ese mo­men­to de dra­ma! Por otra par­te, la can­ti­dad el ex­ce­so pue­de lle­gar a po­ten­ciar esas pe­que­ñas arru­gui­tas que te­ne­mos ba­jo los ojos y que, si se re­mar­can, nos van a echar unos cuan­tos años en­ci­ma.

¿La so­lu­ción? Apli­car una ca­pa fi­na de co­rrec­tor en la zo­na de la oje­ra y di­fu­mi­nar­la con­ve­nien­te­men­te pa­ra cu­brir­la. Es im­pres­cin­di­ble, por su­pues­to, ele­gir un co­lor acor­de al tono de nues­tra oje­ra pa­ra po­der neu­tra­li­zar­la. Lo mis­mo ocu­rri­rá con el res­to de man­chi­tas que pue­den apa­re­cer en nues­tro ros­tro: si uti­li­za­mos co­lo­res com­ple­men­ta­rios con­se­gui­re­mos “ca­mu­flar­las”. 2. De­ma­sia­do co­lo­re­te. La apli­ca­ción del co­lo­re­te tam­bién es un te­ma im­por­tan­te en este in­ten­to por con­ser­var un as­pec­to na­tu­ral y nues­tra edad in­tac­ta. De­be­mos te­ner es­pe­cial cui­da­do con el tono que ele­gi­mos por­que hay co­lo­res que pue­den apor­tar­nos, in­clu­so, un as­pec­to en­fer­mi­zo. Ade­más, es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a las zo­nas de apli­ca­ción y la can­ti­dad. Si te pa­sas, qui­zás es­tés acen­tuan­do án­gu­los que re­sal­ten de­ma­sia­do nues­tras fac­cio­nes.

¿La so­lu­ción? Ten en cuen­ta el tono de tu piel. Cuan­to más os­cu­ro sea, más ro­ji­zo po­drá ser el co­lo­re­te. Si tie­nes la tez más cla­ra, de­bes in­ten­tar que los co­lo­res sean más ro­sa­dos o me­lo­co­tón. 3. ¡No pier­das de vis­ta tus ce­jas! Aun­que ca­da vez es más evi­den­te la ten­den­cia na­tu­ral pa­ra las ce­jas, lo cier­to es que en las mu­je­res ma­du­ras, la for­ma de nues­tras ce­jas va­ría res­pec­to a unos años atrás. Con el pa­so de los años nues­tras ce­jas son me­nos po­bla­das y van per­dien­do su de­fi­ni­ción. Es­to no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos que de­jar­las de la­do. ¿So­lu­ción? Cóm­pra­te un ma­qui­lla­je pa­ra ce­jas en pol­vo. ¿Por qué? Los lá­pi­ces crea­rán un efec­to me­nos na­tu­ral, se­rá más di­fí­cil con­se­guir la si­me­tría y la cur­va­tu­ra de tus ce­jas se­rá mu­cho más du­ra. Sin em­bar­go, con la tex­tu­ra en pol­vo o, in­clu­so en cre­ma, lo úni­co que ha­rás se­rá re­lle­nar tus de un mo­do más na­tu­ral, si­guien­do su pro­pia for­ma. 4. Una ba­se del tono ade­cua­do. Nin­guno de to­dos los con­se­jos an­te­rio­res fun­cio­na­rá si no ele­gi­mos bien el co­lor de nues­tra ba­se. Si es de­ma­sia­do cla­ra, ten­dre­mos un co­lor en­fer­mi­zo. Si se tra­ta de una ba­se os­cu­ra y anaran­ja­da, el efec­to se­rá, ha­blan­do muy grá­fi­ca­men­te, que te con­vier­tas en her­ma­na ge­me­la de un Chee­to. So­lu­ción: Si no tie­nes cla­ro cuál es el tono de ma­qui­lla­je que de­bes ele­gir, pre­gun­ta siem­pre a los ex­per­tos cuál es la to­na­li­dad ha­cia la que tien­de tu piel: fría o cá­li­da. En fun­ción de eso, ha­brá una ba­se per­fec­ta pa­ra ti. Ol­ví­da­te de la clá­si­ca prue­ba en la mano, pues­to que el tono de tu ros­tro po­co tie­ne que ver con el de tu mano y haz la prue­ba siem­pre en un lu­gar en el que ha­ya una bue­na

luz. 5. Di adiós al ma­qui­lla­je en pol­vo. No se tra­ta de una nor­ma sú­per es­tric­ta pe­ro, con el pa­so del tiem­po, nues­tra piel pier­de su hi­dra­ta­ción y fres­cu­ra. El ma­qui­lla­je en pol­vo acen­tua­rá esa se­que­dad de tu piel y pue­de que re­mar­que aún más al­gu­nas de las pe­que­ñas arru­gas que, pre­ci­sa­men­te, in­ten­tas di­si­mu­lar.

¿Có­mo lo so­lu­cio­nas? Pro­cu­ra hi­dra­tar bien tu piel an­tes de apli­car­te el ma­qui­lla­je y de­cí­de­te por una ba­se más flui­da pa­ra con­se­guir ese as­pec­to ju­go­so. En el ca­so de las som­bras de ojos, pue­des uti­li­zar una pri­mer en cre­ma que hi­dra­ta­rá la zo­na y con el que con­se­gui­rás que las som­bras no re­mar­quen las pe­que­ñas arru­gas de ex­pre­sión. 6. Ojos de ma­pa­che no, por fa­vor. Hu­ye de looks en los que los ojos es­tén ma­qui­lla­dos con som­bras os­cu­ras o de­ma­sia­da más­ca­ra de pes­ta­ñas. Si apli­cas al­guno de es­tos pro­duc­tos en el pár­pa­do in­mó­vil lo úni­co que vas a con­se­guir es que tus ojos pa­rez­can más hun­di­dos.

So­lu­ción: La mi­ra­da es el es­pe­jo del al­ma y, por eso, cuan­do lle­ga cier­ta edad nues­tra for­ma de mi­rar di­ce mu­cho so­bre las ma­ra­vi­llo­sas ex­pe­rien­cias que lle­va­mos a nues­tras es­pal­das. Pa­ra con­se­guir un ma­qui­lla­je ra­dian­te pa­ra tus ojos, cén­tra­te en el pár­pa­do mó­vil, con som­bras cla­ras y lu­mi­no­sas ca­pa­ces de au­men­tar (óp­ti­ca­men­te) el ta­ma­ño de tus ojos.

Apli­car una ca­pa fi­na de co­rrec­tor en la zo­na de la oje­ra y di­fu­mi­nar­la con­ve­nien­te­men­te pa­ra cu­brir­la es lo que se de­be ha­cer, o sin o, de lo con­tra­rio, con­se­gui­rás ese in­de­sea­ble efec­to de más­ca­ra blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.