¡Can­di­da­tos, can­di­da­tos!, en li­qui­da­ción…

Ellas (Chile) - - Belleza - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

“¡Adon­de ire­mos a pa­rar, si aya­yai!”, así di­ce una sa­bia can­ción. ¿Adón­de nos lle­va­rá este sis­te­ma, la am­bi­ción, es­ta co­sa fa­ci­lis­ta? Cual­quie­ra es can­di­da­to pre­si­den­cial, cual­quie­ra es can­di­da­to a CO­RE, a Con­ce­jal, y cuan­do di­go cual­quie­ra es “cual­quie­ra”, bas­ta ser bo­chin­che­ro, di­cha­ra­che­ro, bas­ta te­ner el ego un po­co des­equi­li­bra­do con am­bi­ción de po­der, bas­ta arri­mar­se a los bo­chin­che­ros y ven­de­do­res de ilu­sio­nes ma­yo­res, con más tiem­po en la chá­cha­ra, con más “huin­cha pa’ la cha­la”, con más fra­ses apren­di­das có­mo: “es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra us­ted, lo te­ne­mos en agen­da, us­te­des son lo más im­por­tan­te, tra­ba­jo pa­ra to­dos. ¿Quie­re cir­co?, ¿quie­re pan?, ¿quie­re ter­mi­nar las AFP?, ¿quie­re el abor­to? ¡Dí­ga­me que quie­re y yo le da­ré la so­lu­ción!, ¡quie­re una fo­to con­mi­go y des­pués la a sube a las re­des so­cia­les, así us­ted tam­bién ga­na­rá sta­tus fren­te a sus pa­res!, ¡con­mi­go to­dos ga­nan, yo no pro­me­to, yo cum­plo, la mi­tad de mi suel­do se­rá pa­ra el pue­blo!”

“¡Quién me nom­bra­rá juez en la tie­rra! En­ton­ces to­do hom­bre que tu­vie­ra plei­to o cau­sa al­gu­na po­dría ve­nir a mí y yo le ha­ría jus­ti­cia” (2 Sa­muel 15:4)

Así son los can­di­da­tos, así ofre­cen, se po­nen de­li­ca­dos, un po­co fi­nos, un po­co ob­ser­va­do­res, pa­san a integrar otro ni­vel so­cial por so­bre el pe­rra­je, no mues­tran sus de­fec­tos, sus trai­cio­nes, sus sa­li­das de ma­dre, cal­cu­lan to­do, las fra­ses nor­ma­les en ellos o en­tre ellos son: “Ha­ga­mos un gui­ño a la iz­quier­da, otro a la de­re­cha, man­ten­gá­mo­nos más en el cen­tro, ha­ga­mos creer es­to o lo otro, un gui­ño a la vie­ji­ta gri­to­na, a las et­nias, este men­sa­je lo di­ces tú y yo ha­go una de­cla­ra­ción en este otro con­tex­to, yo des­mien­to, pe­ro ti­ra es­to a la pren­sa, és­ta fe­ria es­tá me­jor, lle­ve­mos cir­co a es­ta otra fe­ria, di­les que voy, di­les que sí”… Se en­vían men­sa­jes de What­sApp des­pués de ca­da de­cla­ra­ción del con­trin­can­te, to­dos sa­len con la mis­ma de­cla­ra­ción, se po­nen mal ge­nio y di­vos, la ma­yo­ría ad­vier­te a sus fa­mi­lias que no re­cla­men su au­sen­cia, sa­ben que de­ben agra­dar a to­do el mun­do y puer­tas aden­tro son in­so­por­ta­bles, sa­ben que “si hay que bai­lar bai­la­mos y si hay que to­mar to­ma­mos y ob­vio que en pe­río­do de cam­pa­ña les en­can­tan las so­pai­pi­llas con pe­bre, les en­can­ta la chi­cha y el chan­cho”.

To­dos bue­nos, to­dos sim­pá­ti­cos, to­dos to­le­ran­tes y to­dos di­cen lo que us­ted quie­re es­cu­char, una vez ga­na­da la cam­pa­ña, el cam­bio es ra­di­cal, no te co­no­cen, te sa­lu­dan so­lo de mano, no te re­ci­be, siem­pre es­tá con agen­da ocu­pa­da, nun­ca pue­de y pa­sa a com­po­ner otra cla­se so­cial, se trans­for­ma en po­de­ro­so, co­mien­zan a ser­vir­se a sí mis­mo y a su fa­mi­lia más cer­ca­na, pi­den a sus fa­mi­lia­res que en lo po­si­ble es­tén lo más le­jos y ca­lla­dos a cam­bio de al­gu­nos pe­sos o de al­gún pues­to de tra­ba­jo por allí, apa­re­cen nue­vos je­fes de la ba­su­ra, nue­vos je­fes de mu­je­res, de hom­bres, nue­vos je­fes de tu­ris­mos, de abue­los, de ni­ños, nue­vos di­rec­to­res de co­le­gio, nue­vos je­fes de ga­bi­ne­te de cual­quie­ra, cuan­do di­go cual­quie­ra es cual­quie­ra tie­ne un je­fe de ga­bi­ne­te, apa­re­cen te­rre­nos, ¡fí­je­se us­ted!… Apa­re­cen con pa­tri­mo­nio, no ellos, sino ge­ne­ral­men­te sus mu­je­res, sus cer­ca­nos.

Ellos, to­dos, apren­den la ma­ni­pu­la­ción, cuan­do son­reír, cuan­do ale­jar­se, cuan­do pro­me­ter, cuan­do ha­cer co­mo que no oi­go, co­mo que no veo.

To­do eso a pro­pó­si­to de una ni­ña cer­ca­na, no­via de un can­di­da­to que la ama­ba, la aco­sa­ba, to­do lis­to pa­ra el ma­tri­mo­nio y le die­ron la po­si­bi­li­dad de “ser can­di­da­to”, pues le di­jo a su no­via que su in­te­rés era “ser­vir al pró­ji­mo”, y que no ser­vi­ría pa­ra ca­sa­do… per­dió la elec­ción y des­pués de un año vuel­ve arre­pen­ti­do a bus­car­la…O sea… ¿de qué nos asom­bra­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.