Ma­qui­lla­je per­ma­nen­te: efec­to “bue­na ca­ra” to­do el día

¿Un ma­qui­lla­je inal­te­ra­ble y que se man­ten­ga im­pe­ca­ble en to­do mo­men­to? ¡Aho­ra ya es po­si­ble gra­cias al ma­qui­lla­je per­ma­nen­te! Gra­cias a es­ta téc­ni­ca po­drás ol­vi­dar­te de ha­cer­te el eye­li­ner a dia­rio, de ma­qui­llar tus ce­jas ca­da ma­ña­na

Ellas (Chile) - - Portada - Fuen­te: En­fe­me­nino.

¿Quién no ha so­ña­do al­gu­na vez con le­van­tar­se ma­qui­lla­da y per­fec­ta para afron­tar el día con me­jor ca­ra? Para aque­llas que estamos acos­tum­bra­das bien sea por nues­tro tra­ba­jo o bien por de­ci­sión per­so­nal a ma­qui­llar­nos en nues­tro día a día el ma­qui­lla­je per­ma­nen­te se con­vier­te en una so­lu­ción muy prác­ti­ca.

¿QUÉ ES EL MA­QUI­LLA­JE PER­MA­NEN­TE?

Es co­mo un ta­tua­je. Un ta­tua­je, al­go par­ti­cu­lar, que se rea­li­za con unas agu­jas ul­tra fi­nas a ni­vel epi­dér­mi­co. Se in­yec­tan pig­men­tos en la su­per­fi­cie de la piel, ba­jo pe­que­ños va­sos san­guí­neos. Es­tos pig­men­tos se prue­ban con an­te­rio­ri­dad en un la­bo­ra­to­rio para ase­gu­rar que no pro­du­cen reac­ción alér­gi­ca al­gu­na. Evi­den­te­men­te, eres tú la que eli­ge el co­lor. Es­ta téc­ni­ca sir­ve para re­di­bu­jar ce­jas po­co po­bla­das, per­fi­lar unos la­bios de­ma­sia­do fi­nos o mal per­fi­la­dos, pin­tar la ra­ya del ojo, di­si­mu­lar una ci­ca­triz o has­ta para ha­cer­te un lu­nar.

¿CÓ­MO SE HA­CE?

Tras ha­ber rea­li­za­do un tra­zo con el lá­piz, el ex­per­to in­tro­du­ce los pig­men­tos mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro con una agu­ja y siem­pre ba­jo los efec­tos de la anes­te­sia lo­cal. Due­le mu­cho menos que un ta­tua­je co­mún. Una in­ter­ven­ción de es­te ti­po du­ra una me­dia de 1 ho­ra. Dos se­ma­nas más tar­de hay que vol­ver a ha­cer­te un re­to­que. La piel que­da un po­co ro­ja y al­go in­fla­ma­da en­tre los pri­me­ros ocho y 15 días tras la in­ter­ven­ción. Por tan­to, las zo­nas re­to­ca­das de­ben lim­piar­se bien con un an­ti­sép­ti­co.

PER­MA­NEN­TE, PE­RO NO DE­FI­NI­TI­VO

Es un ma­qui­lla­je que lle­va­rás a dia­rio, así que tie­ne que ser al­go na­tu­ral, lo que no im­pi­de que se pue­da in­ten­si­fi­car se­gún el gus­to, con un ma­qui­lla­je tra­di­cio­nal. Con el pa­so del tiem­po y la ex­fo­lia­ción na­tu­ral de la piel, los pig­men­tos se eli­mi­nan y el co­lor se ate­núa. To­do de­pen­de de la ve­lo­ci­dad con la que la piel se re­nue­va, los co­lo­res que se han uti­li­za­do y el es­ti­lo de vi­da de la per­so­na (el sol, por ejem­plo, al­te­ra los pig­men­tos). El ma­qui­lla­je, por tan­to, es per­ma­nen­te, pe­ro só­lo du­ran­te dos o tres años.

VEN­TA­JAS

El ma­qui­lla­je per­ma­nen­te siem­pre es­tá per­fec­to: No se co­rre, no se va y siem­pre es­tá im­pe­ca­ble sea cual sea el mo­men­to del día y es­tés don­de es­tés; ape­nas se san­gra con es­ta téc­ni­ca, por lo que es­tás pre­sen­ta­ble rá­pi­da­men­te; y el he­cho de pin­char­te es­ti­mu­la la mi­cro­cir­cu­la­ción y ac­ti­va la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las: las arru­gui­tas se ate­núan, so­bre to­do, al­re­de­dor del la­bio.

PRE­CAU­CIO­NES QUE DE­BES TO­MAR

An­tes de de­can­tar­te por el ma­qui­lla­je per­ma­nen­te, pién­sa­lo bien. Al fin y al ca­bo, se­rá al­go que luz­cas en tu piel du­ran­te mu­cho tiem­po; eli­ge a un es­pe­cia­lis­ta con ex­pe­rien­cia, un der­ma­tó­lo­go o un cen­tro es­pe­cia­li­za­do; an­tes de rea­li­zar la in­ter­ven­ción, exi­ge un pre­su­pues­to en el que se pre­ci­se el pre­cio y la par­te del ros­tro que se re­to­ca­rá. Haz que se in­di­que que la con­sul­ta in­for­ma­ti­va es gra­tui­ta y qué pig­men­tos se uti­li­za­rán. Los co­lo­res y los tra­zos que se apli­quen de­ben ser de tu gus­to; y exi­ge que se uti­li­cen pig­men­tos na­tu­ra­les, por­que no son no­ci­vos para el cuer­po.

El ma­qui­lla­je per­ma­nen­te lo lle­va­rás a dia­rio, así que tie­ne que ser al­go na­tu­ral, lo que no im­pi­de que se pue­da in­ten­si­fi­car se­gún el gus­to, con un ma­qui­lla­je tra­di­cio­nal.

Una in­ter­ven­ción de es­te ti­po du­ra una me­dia de 1 ho­ra. Dos se­ma­nas más tar­de hay que vol­ver a ha­cer­te un re­to­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.