Con­vi­vir con do­lor y ser fe­liz: con­se­jos para lo­grar­lo

De to­das las con­se­cuen­cias que tie­ne con­vi­vir con el do­lor cró­ni­co, una de las peo­res es que nues­tro hu­mor, cam­bia por com­ple­to

Ellas (Chile) - - Sicología - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Una de ca­da cin­co mu­je­res con­vi­ve con el do­lor cró­ni­co: fi­bro­mial­gia (FM), sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca (SFC), ar­tri­tis, ar­tro­sis, mi­gra­ñas… Son los ti­pos de do­lor más co­mu­nes en­tre el gé­ne­ro fe­me­nino, aun­que hay mu­chos más de­ri­va­dos del cán­cer, la dia­be­tes, la oclu­sión cir­cu­la­to­ria, mens­trua­cio­nes do­lo­ro­sas, en­tre un lar­go et­cé­te­ra.

En­tre las con­se­cuen­cias más im­por­tan­tes de es­ta con­vi­ven­cia tan com­pli­ca­da, es­tán los cam­bios de hu­mor. No siem­pre es fá­cil que nos le­van­te­mos con­ten­tas si al po­ner el pie en el sue­lo nos due­le to­do y sa­be­mos que va a ser así las pró­xi­mas vein­ti­cua­tro ho­ras del día.

Así pues, de to­das las con­se­cuen­cias que tie­ne con­vi­vir con el do­lor cró­ni­co, una de las peo­res es que nues­tro hu­mor, cam­bia por com­ple­to. Tris­te­za, im­po­ten­cia, irri­ta­bi­li­dad, sen­sa­cio­nes que os­ci­lan a lo lar­go del día se­gún las obli­ga­cio­nes que de­ba­mos aten­der, son sen­ti­mien­tos re­cu­rren­tes y que mu­chas ve­ces cues­ta con­tro­lar. A es­tos sen­ti­mien­tos se su­ma la frus­tra­ción de ver có­mo la pa­re­ja o la fa­mi­lia no en­tien­de que el mal hu­mor es fru­to de una en­fer­me­dad que mu­chas ve­ces na­die com­pren­de o se in­fra­va­lo­ra, co­mo ocu­rre con la fi­bro­mial­gia o la fa­ti­ga cró­ni­ca.

CON­SE­JOS PARA CON­VI­VIR CON EL DO­LOR

Por ese mo­ti­vo, si eres de las que des­gra­cia­da­men­te su­fre un do­lor cró­ni­co, es­tos son al­gu­nos con­se­jos para que tu día a día sea más fá­cil y lle­va­de­ro:

-Ante un diag­nós­ti­co de do­lor cró­ni­co de­bes com­par­tir­lo con los fa­mi­lia­res más pró­xi­mos para que es­tén in­for­ma­dos y pue­dan en­ten­der­nos me­jor. No es al­go pa­sa­je­ro, así que ne­ce­si­ta­mos que to­do el mun­do se­pa có­mo nos pue­de ayu­dar y apo­yar.

-En ca­so de no sen­tir­te su­fi­cien­te­men­te apo­ya­da, bus­ca la ayu­da de un psi­có­lo­go que pueda dar­te las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias para que te sien­tas más fuer­te fren­te a la in­com­pren­sión de tu al­re­de­dor. -Si el do­lor, la de­bi­li­dad mus­cu­lar, y el can­san­cio son dia­rios, li­mi­ta el so­bre­es­fuer­zo de las ta­reas do­més­ti­cas. Haz un plan de or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar o con­tra­ta ayu­da do­més­ti­ca. Re­ser­va tus fuer­zas para or­ga­ni­zar más que para ha­cer. Eso te da­rá más sen­sa­ción de con­trol so­bre tu vi­da. -Li­mi­ta tu au­to­exi­gen­cia. Rea­li­za un plan so­bre to­das las ac­ti­vi­da­des que tie­nes que ha­cer y có­mo vas a lle­var­las a ca­bo. Eso re­du­ci­rá tu an­sie­dad y me­jo­ra­rá tus sín­to­mas. -Bus­ca un equi­po de sa­lud mul­ti­dis­ci­pli­nar que, ade­más de pa­liar sín­to­mas, tra­ba­je en tu cu­ra­ción. La me­di­ci­na y las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas te pue­den ayu­dar, pe­ro vas a te­ner que po­ner mu­cho de tu par­te para que la en­fer­me­dad no te de­fi­na. Tú no eres un diag­nós­ti­co, to­do se pue­de me­jo­rar, pe­ro para ello ne­ce­si­tas mu­chas do­sis de se­re­ni­dad, au­to­es­ti­ma y fuer­za de áni­mo.

Si el do­lor, la de­bi­li­dad mus­cu­lar, y el can­san­cio son dia­rios, li­mi­ta el so­bre­es­fuer­zo de las ta­reas do­més­ti­cas.

Ante un diag­nós­ti­co de do­lor cró­ni­co de­bes com­par­tir­lo con los fa­mi­lia­res más pró­xi­mos para que es­tén in­for­ma­dos y pue­dan en­ten­der­nos me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.