Ni ellos, ni ellas: “elles”

No se sien­ten hom­bres, ni mu­je­res, y rom­pen esos es­te­reo­ti­pos. Au­men­ta la vi­si­bi­li­dad de per­so­nas que re­cla­man no ser en­ca­si­lla­das por la ter­mi­no­lo­gía bi­na­ria. Bus­can acep­ta­ción e in­clu­sión

Ellas (Chile) - - Noticias -

En una épo­ca en la que se lu­cha por la acep­ta­ción de la di­ver­si­dad se­xual y la igual­dad, hay una reivin­di­ca­ción que es­tá to­man­do fuer­za: la de no re­du­cir­lo to­do a los tra­di­cio­na­les ro­les de hom­bre y mu­jer.

Uno de los sus­ten­tos de es­ta lu­cha des­can­sa en la “teo­ría Queer”, que con­si­de­ra al gé­ne­ro una cons­truc­ción y no un he­cho na­tu­ral, por lo que no hay pa­pe­les se­xua­les ni iden­ti­da­des de gé­ne­ro de­ter­mi­na­dos bio­ló­gi­ca­men­te: son for­mas que va­rían se­gún ca­da in­di­vi­duo y que no se re­du­cen ex­clu­si­va­men­te a la op­ción bi­na­ria ha­bi­tual (mas­cu­lino y fe­me­nino).

En in­glés, “Queer” sig­ni­fi­ca ra­ro, tor­ci­do. Y el te­ma ra­di­ca, pre­ci­sa­men­te, en nor­ma­li­zar lo que la so­cie­dad ta­cha de ex­tra­ño y vi­si­bi­li­zar la di­ver­si­dad. No to­das las per­so­nas cu­yo gé­ne­ro no cua­dra con las cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les sien­ten re­pre­sen­ta­ción en es­ta ter­mi­no­lo­gía, pe­ro la ma­yo­ría coin­ci­den en al­go: son per­so­nas, co­mo cual­quie­ra, pe­ro no se ads­cri­ben den­tro de las eti­que­tas “hom­bre” ni “mu­jer”. Usual­men­te, se les co­no­ce co­mo per­so­nas “no bi­na­rias” o de “gé­ne­ro no bi­na­rio”, abre­vian­do a “NB”. Da­do que van más allá de esa po­la­ri­za­ción dual: no son “ellos” ni tam­po­co “ellas”. Ha­bi­tual­men­te, pre­fie­ren tér­mi­nos co­mo “elles”, “ellx” u otras ma­ne­ras de re­pre­sen­tar un le­gua­je neu­tro.

Las co­rrien­tes de ex­per­tos fa­vo­ra­bles a la di­ver­si­dad se­xual coin­ci­den en di­fe­ren­ciar el se­xo, que las per­so­nas te­ne­mos co­mo ani­ma­les que so­mos, con el gé­ne­ro, con­si­de­ra­do una cons­truc­ción so­cial pro­pia de nues­tra con­di­ción de hu­ma­na. En pa­la­bras de la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Ca­ro­li­na He­rre­ra: “La iden­ti­dad de gé­ne­ro tie­ne que ver con la cons­truc­ción sub­je­ti­va que ha­ce ca­da per­so­na de su pro­pio gé­ne­ro. Es un am­plio es­pec­tro, no son so­lo dos pun­tos po­la­res (hom­bre y mu­jer) co­mo se cree po­pu­lar­men­te, sino que ad­mi­te mu­chí­si­mas más po­si­bi­li­da­des”. Es­ta­ble­ci­da la di­fe­ren­cia en­tre se­xo y gé­ne­ro, He­rre­ra va más allá: “com­pren­de­mos la iden­ti­dad de gé­ne­ro co­mo un es­pec­tro muy am­plio de dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des y, den­tro de ellas, es­tán los gé­ne­ros no bi­na­rios, que son los gé­ne­ros de las per­so­nas que no son ni hom­bres ni mu­je­res”. “A gran­des ras­gos las per­so­nas de gé­ne­ro no bi­na­rio no nos iden­ti­fi­ca­mos con ro­les, ex­pre­sio­nes y de­más con­cep­tos aso­cia­dos a los po­los del gé­ne­ro, don­de un po­lo es hom­bre y el otro es mu­jer”, ex­pli­ca quien se ha­ce lla­mar Thais, una per­so­na de gé­ne­ro no bi­na­rio. “Mi iden­ti­dad es agé­ne­ro (la fal­ta de gé­ne­ro) y ahí na­die tie­ne po­tes­tad pa­ra ha­blar por mí”.

Las per­so­nas que se sien­ten áge­ne­ro re­nie­gan de los en­ca­si­lla­mien­tos y contra eso lu­chan. Afir­man no sen­tir­se ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­das con nin­guno de los dos (ni con los ro­les so­cia­les que se les asig­na) y re­cla­man li­ber­tad pa­ra no “ads­cri­bir” a nin­guno, ya que, se­gún sos­tie­nen, van cam­bian­do. Aun­que no exis­te en ellos la ne­ce­si­dad de es­pe­ci­fi­car el gé­ne­ro, sí hay una fir­me con­vic­ción res­pec­to al ser de ca­da uno, y bus­can guiar­se por los sen­ti­mien­tos y no por los man­da­tos.

Al ser pre­gun­ta­da por la di­fe­ren­cia en­tre las per­so­nas trans­gé­ne­ro y las no bi­na­rias, la psi­có­lo­ga Ca­ro­li­na He­rre­ra res­pon­de: “Se­ría más bien una di­fe­ren­cia en­tre una per­so­na trans que ha­ga un trán­si­to bi­na­rio, y una per­so­na trans que ha­ga un trán­si­to no bi­na­rio o que cons­tru­ya su gé­ne­ro de una for­ma no bi­na­ria”.

GÉ­NE­ROS EN EL AR­MA­RIO

Uno de los ma­yo­res desafíos que de­ben en­fren­tar las per­so­nas de gé­ne­ro no bi­na­rio, se­gún afir­man es­pe­cia­lis­tas, tie­ne que ver con el en­torno. Por lo ge­ne­ral, el ma­yor su­fri­mien­to no se de­be a su gé­ne­ro, pe­ro sí a la con­fu­sión, la ocul­ta­ción, y el re­cha­zo de los de­más.

“Po­cas per­so­nas de mi en­torno co­no­cen o res­pe­tan mi iden­ti­dad”, ex­pli­ca Thais, “las po­cas que la co­no­cen tra­tan de res­pe­tar­la, uti­li­zan el pro­nom­bre co­rres­pon­dien­te, se in­tere­san y pre­gun­tan pa­ra for­mar­se, su­pon­go que em­pa­ti­zan. Mi fa­mi­lia más cer­ca­na co­no­ce mi iden­ti­dad, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que la res­pe­ten”, agre­ga la jo­ven.

En cuan­to a su apa­rien­cia, sue­le ser an­dró­gi­na. Y eli­gen un look que pue­dan lle­var los dos gé­ne­ros o en un mis­mo atuen­do mez­clan pren­das mas­cu­li­nas con otras fe­me­ni­nas. En al­gu­nos ca­sos, o en de­ter­mi­na­do mo­men­to, pue­de re­sal­tar más un la­do que el otro.

Aun­que por lo ge­ne­ral las per­so­nas trans o tra­ves­tis es­tán li­ga­das al bi­na­ris­mo, al­gu­nos eli­jen co­rrer­se de la di­co­to­mía pa­ra cons­truir su iden­ti­dad de gé­ne­ro. Las per­so­nas que tie­nen gé­ne­ro flui­do tie­nen una au­to per­cep­ción fue­ra de lo bi­na­rio. Se au­to­per­ci­ben co­mo lo sien­ten y no en­ca­si­llán­do­se den­tro de los gé­ne­ros.

Los “elles” eli­gen un look que pue­dan lle­var los dos gé­ne­ros o en un mis­mo atuen­do mez­clan pren­das mas­cu­li­nas con otras fe­me­ni­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.