Una col­cha que pue­de sal­var pa­re­jas

Cu­bre­ca­ma con­tro­la por se­pa­ra­do la tem­pe­ra­tu­ra de ca­da una de sus mi­ta­des y vuel­ve a ali­sar­se, de for­ma au­to­má­ti­ca, cuan­do sus ocu­pan­tes lo abandonan

Ellas (Chile) - - Tecnología -

¿Qué sue­le ocu­rrir cuan­do quie­nes com­par­ten una mis­ma ca­ma dis­po­nen de una so­la man­ta para cu­brir­se el cuer­po, pe­ro uno de ellos sien­te frío mien­tras que el otro tie­ne ca­lor? ¡Am­bos in­te­gran­tes de la pareja se in­co­mo­dan mu­tua­men­te al des­ta­par­se o arro­par­se y ter­mi­nan dis­cu­tien­do!

Para evi­tar­lo, exis­te un cu­bre­ca­ma o edre­dón que es dos ve­ces in­te­li­gen­te: con­tro­la por se­pa­ra­do la tem­pe­ra­tu­ra de ca­da una de sus mi­ta­des y vuel­ve a ali­sar­se, de for­ma au­to­má­ti­ca, cuan­do sus ocu­pan­tes lo abandonan, per­mi­tien­do dor­mir me­jor, su­pri­mien­do la ta­rea de hacer la ca­ma y ter­mi­na con las dis­cu­sio­nes de dor­mi­to­rio so­bre ca­lor y frío. Lo an­te­rior po­dría aca­bar con es­tas fre­cuen­tes dis­cu­sio­nes de dor­mi­to­rio y “re­con­ci­liar” a las pa­re­jas para que pue­dan dor­mir me­jor: un sis­te­ma ba­sa­do en cá­ma­ras de ai­re y con­tro­la­do me­dian­te el te­lé­fono mó­vil, que se aco­pla al edre­dón y per­mi­te con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra de ca­da una de sus dos mi­ta­des de for­ma in­di­vi­dual. El ‘Smart­du­vet Bree­ze’ (edre­dón in­te­li­gen­te “bri­sa”), pro­me­te so­lu­cio­nar las in­co­mo­di­da­des de­bi­das a las dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des cor­po­ra­les a la tem­pe­ra­tu­ra. Es­te sis­te­ma in­fla­ble, que se ins­ta­la fá­cil­men­te en la ro­pa de ca­ma con­ven­cio­nal trans­for­mán­do­la en “in­te­li­gen­te, pro­gra­ma­ble y con con­trol a dis­tan­cia”, vuel­ve a es­ti­rar y des­ple­gar el co­ber­tor so­bre el col­chón y la sá­ba­na, de for­ma au­to­má­ti­ca, ha­cien­do que re­cu­pe­re su po­si­ción pla­na una vez que sus usua­rios la de­jan, se­gún Smart­du­vet.

PER­MI­TE NO HACER LA CA­MA

Es­ta se­gun­da op­ción pue­de aho­rrar otra dispu­ta do­més­ti­ca ha­bi­tual en mu­chas pa­re­jas: la que sur­ge al dis­cu­tir a quién le to­ca hacer la ca­ma des­pués de le­van­tar­se por la ma­ña­na. Uno de los com­po­nen­tes cla­ve de es­te pro­duc­to, que ha­ce la ca­ma y ajus­ta su tem­pe­ra­tu­ra a las pre­fe­ren­cias de ca­da uno de sus dos usua­rios, es una lá­mi­na in­fla­ble sin cos­tu­ras y con for­ma de re- ji­lla, con­fec­cio­na­da con un ma­te­rial muy li­ge­ro y fino, que sus usua­rios in­ser­tan en­tre el edre­dón y su fun­da.

Es­ta lá­mi­na se su­je­ta al edre­dón, des­pués se me­te den­tro de la fun­da para cu­bre­ca­mas y, por úl­ti­mo, se co­nec­ta me­dian­te un tu­bo de plás­ti­co a una ca­ja de con­trol, la cual in­su­fla el ai­re a la cá­ma­ra prin­ci­pal o a los ca­na­les más pe­que­ños se­gún la fun­ción que se ha­ya pro­gra­ma­do o se ne­ce­si­te en ca­da mo­men­to. Edre­dón, lá­mi­na in­fla­ble y fun­da de edre­dón que­dan ali­nea­dos y en po­si­ción, por me­dio de cua­tro bo­to­nes, que “atra­pan” las cua­tro es­qui­nas de es­tas tres ca­pas, for­man­do un sánd­wich.

Los crea­do­res de es­ta tec­no­lo­gía se­ña­lan que el uso del Bree­ze po­dría ayu­dar a re­du­cir, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el con­su­mo do­més­ti­co de ener­gía, al per­mi­tir a sus usua­rios ca­len­tar o en­friar su cuer­po di­rec­ta­men­te, en lu­gar de cli­ma­ti­zar to­da la casa.

Tec­no­lo­gía per­mi­te, des­de el ce­lu­lar, ca­len­tar o en­friar la ca­ma, se­gún lo re­quie­ra ca­da una de las per­so­nas de la pareja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.