La li­na­za: un in­gre­dien­te pe­que­ño, pe­ro po­de­ro­so

Ellas (Chile) - - Salud -

Ave­ces, agre­gar o re­em­pla­zar un in­gre­dien­te por otro en nues­tras co­mi­das es su­fi­cien­te para vol­ver­las más nu­tri­ti­vas y sa­lu­da­bles. ¿Has oí­do ha­blar de la li­na­za? Des­cu­bre más de­ta­lles so­bre los po­de­res de es­ta se­mi­lla, fá­cil de in­cor­po­rar a tus pla­ti­llos, y tam­bién los ca­sos en que de­bes evi­tar­la. Du­ran­te los úl­ti­mos años, se han co­men­za­do a co­no­cer y a re­va­lo­rar las pro­pie­da­des y las ven­ta­jas que las se­mi­llas pue­den apor­tar­le a nues­tro cuer­po.

Las se­mi­llas de li­na­za son una fuen­te im­por­tan­te de los de­no­mi­na­dos áci­dos gra­sos omega 3, del ti­po áci­do ga­ma-al­fa li­no­lei­co, que in­te­gran el gru­po de las lla­ma­das gra­sas sa­lu­da­bles, por­que ayu­dan a man­te­ner el co­les­te­rol ba­jo con­trol y, de ese mo­do, a cui­dar la sa­lud del co­ra­zón. Ade­más, la li­na­za con­tie­ne fi­bra, tan­to so­lu­ble co­mo in­so­lu­ble, que ayu­da a nor­ma­li­zar el trán­si­to in­tes­ti­nal (y la po­si­bi­li­dad de su­frir de es­tre­ñi­mien­to) y po­dría ayu­dar a re­tra­sar el cre­ci­mien­to de al­gu­nos ti­pos de cán­cer (co­mo el de ma­ma y el de prós­ta­ta).

Y es­tos son so­lo los nu­trien­tes prin­ci­pa­les de la li­na­za, que la con­vier­ten en una al­ter­na­ti­va sa­lu­da­ble para tus co­mi­das. Eso sí, co­mo las se­mi­llas no se des­com­po­nen du­ran­te la di­ges­tión, si quie­res apro­ve­char to­dos los nu­trien­tes es necesario que la con­su­mas mo­li­da. Si la pre­fie­res co­mer en­te­ra, en­ton­ces so­lo apro­ve­cha­rás al­gu­nos de sus be­ne­fi­cios, en par­ti­cu­lar el de re­gu­la­ri­zar la fun­ción de los in­tes­ti­nos, pe­ro no sa­ca­rás par­ti­do de los de­más.

USO ME­DI­CI­NAL

Hay per­so­nas que usan la li­na­za de ma­ne­ra me­di­ci­nal. En es­tos ca­sos, de­bes te­ner cui­da­do con la can­ti­dad que con­su­mas y las po­si­bles in­ter­ac­cio­nes con otros me­di­ca­men­tos o con tu sa­lud ya que, por ejem­plo, pue­de re­tra­sar la coa­gu­la­ción de la san­gre. Y si bien su con­su­mo es se­gu­ro para la ma­yo­ría de las per­so­nas, no se re­co­mien­da para las mu­je­res em­ba­ra­za­das ni du­ran­te la lac­tan­cia.

Ade­más, no to­dos los be­ne­fi­cios que se le atri­bu­yen a es­tas se­mi­llas es­tán pro­ba­dos. La Ba­se Ex­haus­ti­va de Da­tos de Me­di­ca­men­tos Na­tu­ra­les (Na­tu­ral Me­di­ci­nes Com­prehen­si­ve Da­ta­ba­se) con­si­de­ra que la li­na­za es “po­si­ble­men­te efi­caz” para: Ba­jar el ni­vel del co­les­te­rol, en las per­so­nas con el co­les­te­rol al­to, y re­du­cir en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el co­les­te­rol to­tal y el de­no­mi­na­do co­les­te­rol “ma­lo”; ali­viar los sín­to­mas le­ves de la me­no­pau­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.