¿Por qué hay adul­tos que se afe­rran a sus ju­gue­tes?

En al­gu­nas per­so­nas exis­te la vo­ca­ción de dar a sus que­ri­dos ju­gue­tes una se­gun­da opor­tu­ni­dad, a lo Toy Story

Ellas (Chile) - - Sicología - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Hay co­sas que, con el tiem­po, ad­quie­ren un va­lor emo­cio­nal que las po­ne muy por en­ci­ma de cual­quier otro ob­je­to. Co­sas que nos re­cuer­dan a per­so­nas a las que que­re­mos mu­cho, a mo­men­tos en los que he­mos si­do muy fe­li­ces o a eta­pas lle­nas de gran­des apren­di­za­jes.

Se­gu­ro que la ma­yo­ría tie­ne al­gún ob­je­to que cum­pla es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Da igual lo que sea: una mu­ñe­ca con la que ju­ga­bas cuan­do eras pe­que­ña, una po­le­ra de tus pri­me­ros años en la uni­ver­si­dad, un cua­derno lleno de no­ti­tas en­tre tú y tu me­jor ami­ga. Si, por al­gu­na ra­zón, es­tos ob­je­tos no es­tán fí­si­ca­men­te con­ti­go, haz la si­guien­te prue­ba: In­ten­ta re­cor­dar los mo­men­tos más fe­li­ces de tu vi­da… Muy po­si­ble­men­te, las imá­ge­nes que ven­drán a tu ca­be­za se­rán bas­tan­te fi­gu­ra­ti­vas e in­clui­rán al­gu­nos ele­men­tos que te ha­rán es­pe­cial gra­cia, co­mo, por ejem­plo, qué ga­fas usa­bas, ese li­bro del que no te se­pa­ra­bas… Siem­pre, siem­pre, hay al­go.

EL DE­SEO DE PRE­VA­LE­CER

Mu­chas per­so­nas guar­dan sus ju­gue­tes más que­ri­dos con la in­ten­ción de ha­cer­los pa­sar a las ma­nos de sus hi­jos cuan­do los ten­gan o, si ya los tie­nen, cuan­do es­tos ten­gan la edad pa­ra re­ci­bir­los. Es­to pue­de de­ber­se al de­seo de tras­cen­der a tra­vés de su des­cen­den­cia: mi hi­jo es co­mo yo, tan­to que apre­cia las mis­mas co­sas que he apre­cia­do yo. Otra op­ción es el in­du­da­ble afán de dar fe­li­ci­dad a los hi­jos: Si yo he si­do muy fe­liz con es­te pe­lu­che, se lo da­ré a mi hi­jo pa­ra que él tam­bién lo sea. En cual­quier ca­so, po­ner a sus que­ri­dos ju­gue­tes en ma­nos de sus hi­jos es, pa­ra es­tas per­so­nas, una opor­tu­ni­dad de afian­zar los la­zos fa­mi­lia­res al for­ta­le­cer un ima­gi­na­rio co­mún y, ¿por qué no?, una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra vol­ver a ju­gar con sus ju­gue­tes.

UNA NUE­VA VI­DA

En al­gu­nas per­so­nas exis­te la vo­ca­ción de dar a sus que­ri­dos ju­gue­tes una se­gun­da opor­tu­ni­dad, a lo Toy Story.

Des­de lue­go, cuan­do se tie­ne un apre­cio tan es­pe­cial por un ju­gue­te, no se re­ga­la a cual­quier per­so­na, no se do­na a una or­ga­ni­za­ción cual­quie­ra, se bus­ca a al­guien que pue­da adop­tar­lo co­mo si de un ser vi­vo se tra­ta­ra. Al­guien con quien, pre­fe­ri­ble­men­te, se pue­da se­guir la pis­ta a ese au­ti­to o a esa mu­ñe­ca que go­za de tan­ta es­ti­ma.

De allí que la bús­que­da de un ho­gar pa­ra los ju­gue­tes pue­da to­mar años y, a ve­ces, to­da la vi­da. Mu­chos so­bre­vi­ven mu­dan­zas, se­pa­ra­cio­nes y, por su­pues­to, a la lim­pie­za y el or­den. Al­gu­nas per­so­nas in­clu­so ela­bo­ran pre­via­men­te el per­fil del he­re­de­ro, lo cual nos lle­va de vuel­ta al pri­mer pun­to de es­te ar­tícu­lo: cuan­do ten­ga una hi­ja, le da­ré mis pe­lu­ches.

OB­JE­TOS DE APEGO

En­tran­do más en pro­fun­di­dad en la in­ter­pre­ta­ción psi­co­ló­gi­ca de afe­rrar­se a un ju­gue­te de la in­fan­cia, nos en­con­tra­mos con la de­fi­ni­ción de “ob­je­to de apego”, que se­gún los es­pe­cia­lis­tas es to­do aque­llo cu­ya pre­sen­cia nos re­sul­ta tan con­for­ta­ble que es ca­paz de ayudarnos a re­du­cir la an­sie­dad an­te si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Un ob­je­to de apego muy co­mún son los ju­gue­tes de la in­fan­cia. Aun­que en la ma­yo­ría de las te­ra­pias se in­ten­ta que el pa­cien­te en­fren­te sus emo­cio­nes y sus si­tua­cio­nes sin nin­gún apo­yo ex­terno, en ca­sos muy ex­tre­mos don­de el pro­pio desa­so­sie­go di­fi­cul­ta avan­zar en la re­cu­pe­ra­ción, se pue­de su­ge­rir al pa­cien­te abra­zar un pe­lu­che o una al­moha­da en los mo­men­tos en los que ex­pe­ri­men­ta un po­co de an­gus­tia, al­go que mu­chas per­so­nas acos­tum­bran de ma­ne­ra in­na­ta, sin ha­ber pa­sa­do nun­ca por la con­sul­ta del psi­có­lo­go.

UNA FOR­MA DE CUL­TO

Hay hob­bies pa­ra to­dos y, uno de ellos, tie­ne que ver con co­lec­cio­nar ju­gue­tes o, in­clu­so, con ju­gar con ju­gue­tes aun en la edad adul­ta. Por un la­do, exis­te una gran can­ti­dad de per­so­nas que guar­da con ca­ri­ño sus ju­gue­tes de la in­fan­cia y au­men­ta la co­lec­ción año tras año en un ejer­ci­cio de or­den y mé­to­do. Pe­ro no to­dos son co­lec­cio­nis­tas.

Mu­chas per­so­nas guar­dan sus ju­gue­tes más que­ri­dos con la in­ten­ción de ha­cer­los pa­sar a las ma­nos de sus hi­jos cuan­do los ten­gan o, si ya los tie­nen, cuan­do es­tos ten­gan la edad pa­ra re­ci­bir­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.