Na­vi­dad, pe­li­gros ocul­tos

Se de­be te­ner cui­da­do con los ali­men­tos al­tos en gra­sas sa­tu­ra­das, sal y azú­ca­res, los que son muy co­mu­nes du­ran­te di­cha fe­cha

Ellas (Chile) - - Salud -

En una épo­ca del año en la que las gran­des co­mi­das y ce­nas se su­ce­den con ex­tra­or­di­na­ria fre­cuen­cia es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a los ali­men­tos que con­su­mi­mos, pues el abu­so de al­gu­nos de ellos pue­de traer­nos des­agra­da­bles sor­pre­sas. Ade­más, la me­su­ra es fun­da­men­tal pa­ra po­der dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía sin que la sa­lud se re­sien­ta. Uno de los prin­ci­pa­les ele­men­tos a te­ner en cuen­ta du­ran­te las fies­tas na­vi­de­ñas es el co­les­te­rol. Se tra­ta de una sus­tan­cia gra­sa que es­tá pre­sen­te de ma­ne­ra na­tu­ral en nues­tro or­ga­nis­mo y es ne­ce­sa­ria pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to. Una par­te del co­les­te­rol se pro­du­ce en el hí­ga­do y otra se ob­tie­ne a tra­vés de los ali­men­tos.

HIPERCOLESTEROLEMIA, ENEMI­GO IN­VI­SI­BLE EN NA­VI­DAD

El ni­vel nor­mal es de me­nos de 200 mi­li­gra­mos de co­les­te­rol por de­ci­li­tro de san­gre. En­tre 200 y 240 mg/dl se en­tien­de que el co­les­te­rol es nor­mal/al­to y es­tá cla­ra­men­te al­to cuan­do su­pera los 240 mg/dl. “Cuan­do las cé­lu­las son in­ca­pa­ces de ab­sor­ber to­do el co­les­te­rol que cir­cu­la por la san­gre, el so­bran­te se de­po­si­ta en las pa­re­des de las ar­te­rias y con­tri­bu­ye a su pro­gre­si­vo es­tre­cha­mien­to, ori­gi­nan­do ar­te­ros­cle­ro­sis”, ex­po­nen ex­per­tos. Es­tá de­mos­tra­do que las per­so­nas con ni­ve­les de co­les­te­rol en san­gre de 240 tie­nen el do­ble de ries­go de su­frir un in­far­to de mio­car­dio que aque­llas con ci­fras de 200. En es­te sen­ti­do, el car­dió­lo­go, Lo­ren­zo Sil­va, se­ña­la: “Du­ran­te las fies­tas na­vi­de­ñas se pro­du­ce un cam­bio de há­bi­tos muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Es­tos cam­bios tran­si­to­rios ha­cen que los ni­ve­les de co­les­te­rol fluc­túen y que pue­dan in­cre­men­tar­se has­ta en un 10%. Es di­fí­cil ob­je­ti­var dón­de se en­cuen­tra el co­les­te­rol y per­ci­bir de una ma­ne­ra tan­gi­ble es­tos au­men­tos, por ello con­si­de­ra­mos que la hipercolesterolemia es el enemi­go in­vi­si­ble de la Na­vi­dad”, apun­ta.

En­tre los ali­men­tos con un ele­va­do con­te­ni­do en co­les­te­rol se en­cuen­tran las vís­ce­ras, co­mo los se­sos o el hí­ga­do; los em­bu­ti­dos; la bo­lle­ría in­dus­trial; las car­nes ro­jas; los que­sos cu­ra­dos; la man­te­qui­lla; la cre­ma y los he­la­dos, en­tre otros. Es­to no im­pli­ca que di­chos ali­men­tos de­ban ex­cluir­se, pe­ro no de­ben con­su­mir­se con mu­cha fre­cuen­cia.

ÁCIDO ÚRICO Y GO­TA

Las per­so­nas con ni­ve­les ele­va­dos de ácido úrico en san­gre de­ben pres­tar es­pe­cial aten­ción a lo que co­men. El ácido úrico es un pro­duc­to de desecho que se for­ma cuan­do el or­ga­nis­mo des­com­po­ne unas sus­tan­cias, de­no­mi­na­das pu­ri­nas, que se en­cuen­tran en al­gu­nos ali­men­tos y be­bi­das. Un ex­ce­so de ácido úrico en la san­gre de ma­ne­ra pro­lon­ga­da pue­de dar lu­gar a la go­ta, una en­fer­me­dad que se pro­du­ce por la for­ma­ción de cris­ta­les de una sal del ácido úrico (ura­to de so­dio) en los te­ji­dos, so­bre to­do en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

A las per­so­nas con ni­ve­les ele­va­dos de ácido úrico, la reuma­tó­lo­ga Ma­ría cu Aanh­doij­só en realliez­sa zar en­tre tres y cin­co co­mi­das al día pa­ra evi­tar pe­rio­dos pro­lon­ga­dos de ayuno, in­ge­rir agua en abundancia y lle­var una die­ta ba­ja en pu­ri­nas.

En es­te sen­ti­do, la es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da “dis­mi­nuir el con­su­mo de car­nes ro­jas y vís­ce­ras, así co­mo evi­tar las be­bi­das al­cohó­li­cas, es­pe­cial­men­te la cer­ve­za”.

La doc­to­ra Ahi­jón pre­ci­sa que, den­tro de los ali­men­tos pro­tei­cos, los hue­vos son los más po­bres en pu­ri­nas y acon­se­ja ele­gir po­llo o pa­vo an­tes que otras car­nes. “Al­gu­nos de los ali­men­tos per­mi­ti­dos que no au­men­tan los ni­ve­les de ácido úrico son los pro­duc­tos in­te­gra­les, los re­fres­cos light, los acei­tes ve­ge­ta­les, el pes­ca­do azul, la le­che y sus de­ri­va­dos o las le­gum­bres”, ex­po­ne. Asi­mis­mo, en es­ta épo­ca de tan­ta abundancia de co­mi­da, es ne­ce­sa­rio con­tro­lar cuán­ta sal se con­su­me. Aquí, de­be­mos te­ner en cuen­ta, no só­lo la sal que aña­di­mos al pla­to con el sa­le­ro, sino tam­bién la que con­tie­nen los ali­men­tos. ¡OJO CON EL AZÚ­CAR! Ade­más de la sal, tam­bién de­be­mos mo­de­rar el con­su­mo de azú­car. Por lo ge­ne­ral, so­mos cons­cien­tes del azú­car que le aña­di­mos al ca­fé o a las in­fu­sio­nes, por ejem­plo, pe­ro no tan­to del que con­tie­nen los ali­men­tos que con­su­mi­mos.

acov­nis­duam­de cehn y otros dul­ces con un al­to con­te­ni­do en azú­car. Es­to no quie­re de­cir que ten­ga­mos que pres­cin­dir de ellos por com­ple­to, pe­ro sí de­be­mos mo­de­rar su in­ges­ta. Se­gún ex­pli­ca la OMS, los ali­men­tos y be­bi­das ri­cas en azú­car “nos apor­tan un ex­ce­so de ca­lo­rías que con­tri­bu­ye al au­men­to de pe­so, lo que pue­de dar lu­gar a so­bre­pe­so y obe­si­dad. Asi­mis­mo, el con­su­mo de azú­car in­cre­men­ta el ries­go de ca­ries den­tal”.

Ade­más, en las fies­tas na­vi­de­ñas el al­cohol es­tá pre­sen­te en ca­si to­dos los ho­ga­res y no es ra­ro, en­tre brin­dis y brin­dis, be­ber al­go más de lo que se­ría acon­se­ja­ble.

En es­te sen­ti­do, es­pe­cia­lis­tas pre­ci­san que un buen há­bi­to es no be­ber con el es­tó­ma­go va­cío e in­ten­tar dis­mi­nuir el con­su­mo de be­bi­das de al­ta gra­dua­ción. “El vino y la cer­ve­za pue­den ser una bue­na op­ción, si bien hay be­bi­das ce­ro al­cohol con las que po­de­mos pa­sar un buen ra­to, ya que pa­ra di­ver­tir­se no es ne­ce­sa­rio el al­cohol”, sub­ra­yan.

El al­cohol es­tá pre­sen­te en ca­si to­dos los ho­ga­res y no es ra­ro, en­tre brin­dis y brin­dis, be­ber al­go más de lo que se­ría acon­se­ja­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.