La ru­ti­na, más te­mi­da que las in­fi­de­li­da­des en­tre las pa­re­jas

Se­gún los te­ra­peu­tas, la mo­no­ga­mia ac­tual no le da tan­ta im­por­tan­cia a la ex­clu­si­vi­dad se­xual.

Ellas (Chile) - - Sicología -

“Unos cuer­nos se per­do­nan... En 15 años has­ta lo alen­ta­ría, co­mo pa­ra que pase al­go en mi ma­tri­mo­nio”, di­ce mien­tras suel­ta una ri­sa fuer­te. En la me­sa, sus tres ami­gas fes­te­jan el co­men­ta­rio y has­ta le dan su apro­ba­ción. Es cier­to que to­do for­ma par­te de un hi­po­té­ti­co mun­do, don­de na­da de lo que se plan­tea es real, pero no de­ja de ser un signo de có­mo han cam­bia­do las re­la­cio­nes amo­ro­sas. ¿Las pa­re­jas de aho­ra le tienen más mie­do a la ru­ti­na que a la in­fi­de­li­dad?

Una en­cues­ta de Se­cond Lo­ve, red so­cial pa­ra in­fie­les, re­ve­la que el prin­ci­pal te­mor den­tro de una re­la­ción de pa­re­ja es caer en la ru­ti­na (40%), por en­ci­ma de la cues­tión eco­nó­mi­ca (35%) y la in­fi­de­li­dad (25%). Cuan­do se con­sul­tó acer­ca de los mo­ti­vos por los que han si­do o se­rían in­fie­les, el 67% ha­bló de mo­no­to­nía.

¿Otro dato? Las pri­me­ras in­fi­de­li­da­des se co­me­ten en­tre los cuatro y los sie­te años de re­la­ción, cuan­do em­pie­zan a ver­se las pri­me­ras grie­tas de des­gas­te. Y, tam­bién, mo­men­to en que la aten­ción ex­clu­si­va ha­cia el otro se vuel­ve a po­sar so­bre uno. Las pre­gun­tas no tar­dan en apa­re­cer: ¿se­gui­ré sien­do atrac­ti­vo pa­ra los de­más? “A ve­ces ser in­fiel so­lo se tra­ta de la re­afir­ma­ción de la in­di­vi­dua­li­dad”, sos­tie­nen en Se­cond Lo­ve.

Di­ga­mos, pa­ra em­pe­zar, que la in­fi­de­li­dad ya no es en to­dos los ca­sos si­nó­ni­mo de rup­tu­ra y se per­do­na ca­da vez más, en par­te por­que las re­la­cio­nes de­ja­ron de ser “pa­ra siem­pre”, pero so­bre to­do, por­que so­cial­men­te es­tá más acep­ta­da que an­tes. Son va­rias las per­so­na­li­da­des que se ani­man a ha­blar pú­bli­ca­men­te de có­mo han su­pe­ra­do o en­fren­ta­do una in­fi­de­li­dad. Pero son mu­chas menos las que se atre­ven a re­co­no­cer que su ma­tri­mo­nio es abu­rri­do.

“En las pa­re­jas ha dis­mi­nui­do el te­mor a la in­fi­de­li­dad y ha au­men­ta­do el de la ru­ti­na -apun­ta el psi­có­lo­go Se­bas­tián Gi­ro­na-. Sin du­da, la ru­ti­na tie­ne ma­la pren­sa, y es­to es por­que en ge­ne­ral se ve so­lo su la­do ne­ga­ti­vo: ren­dir­se al he­cho de que las co­sas son de una ma­ne­ra y no hay mar­gen de cam­bio. A las pa­re­jas de va­rios años les preo­cu­pa, es­pe­cial­men­te, que se pier­dan la fres­cu­ra y la in­di­vi­dua­li­dad. En cam­bio, se ha des­dra­ma­ti­za­do el en­ga­ño, ya no se ve co­mo al­go te­rri­ble. En es­to tie­ne mu­cho que ver que hoy los víncu­los son más lí­qui­dos, más cor­tos. El ‘pa­ra siem­pre’ du­ra menos que an­tes”, apun­ta el es­pe­cia­lis­ta, au­tor del li­bro ‘¡No te aguan­to más!’.

Una olea­da de nue­vos es­tu­dios li­de­ra­dos por la an­tro­pó­lo­ga y bió­lo­ga He­len Fis­her ha­cen hin­ca­pié en la nue­va mo­no­ga­mia, don­de la ex­clu­si­vi­dad se­xual no es tan im­por­tan­te. En­ton­ces co­bra mu­cha más im­por­tan­cia la mo­no­ga­mia emo­cio­nal, es de­cir que ese com­pa­ñe­ro que uno eli­gió pa­ra tran­si­tar por la vi­da si­ga amán­do­nos más allá de con quién quie­ra acos­tar­se.

En cam­bio, pa­ra la psi­có­lo­ga Cris­ti­na Ben­che­trit “no es cier­to que la in­fi­de­li­dad ha­ya dejado de ser el gran mie­do. De he­cho, si no fue­ra por la ame­na­za del en­ga­ño, de­ja­ría­mos de te­ner in­te­rés en el otro. La ame­na­za ayu­da a que la pa­re­ja es­té vi­va -sos­tie­ne-. Lo que ha pa­sa­do, qui­zás, es que se ha na­tu­ra­li­za­do un po­co más y pro­ba­ble­men­te se ha­ya vuel­to menos cen­tral en la de­fi­ni­ción de lo que es im­por­tan­te en una pa­re­ja. Más que la ru­ti­na, el peor enemi­go de la pa­re­ja es el abu­rri­mien­to”. Pre­ci­sa­men­te, el abu­rri­mien­to ter­mi­nó de sen­ten­ciar la pa­re­ja de Lucía y Jo­sé. En una de las pri­me­ras sa­li­das, ha­ce cin­co años, él le ad­vir­tió que su pro­ble­ma era que se abu­rría fá­cil en las re­la­cio­nes. De al­gu­na ma­ne­ra le ha­bía an­ti­ci­pa­do que el final iba a lle­gar. Pero fue ella la que se abu­rrió pri­me­ro. “Cuan­do nos se­pa­ra­mos, la gen­te se sor­pren­dió, por­que nos lle­vá­ba­mos bien. Po­dría­mos ha­ber se­gui­do años en ese es­ta­do. Es­tá­ba­mos en una suer­te de co­mo­di­dad, pero em­pe­cé a sen­tir que no íba­mos pa­ra nin­gún la­do, que siem­pre es­tá­ba­mos en el mis­mo lu­gar, que ha­cía­mos las mis­mas co­sas. La ru­ti­na nos pa­só por en­ci­ma”, re­co­no­ce sin mi­ra­mien­tos Lucía Nú­ñez.

Lucía lo­gró sa­lir ai­ro­sa de lo que Gi­ro­na de­fi­ne co­mo ‘zo­na de con­fort’: “Mu­chas pa­re­jas en­tran en ese es­ta­do de le­tar­go. Se que­dan por co­mo­di­dad: no hay ries­go, pero tam­po­co sor­pre­sa. El te­mor de mu­chos es que la pa­re­ja se pier­da en esa ru­ti­na de pa­gar co­sas, bus­car y traer a los ni­ños. Un in­di­ca­dor fuer­te de que las pa­re­jas en­tra­ron en ese es­ta­do es cuan­do ma­ni­fies­tan que ya no va­le la pe­na ha­blar de sus pro­ble­mas”, ilus­tra el psi­có­lo­go. Alia­da y ne­ce­sa­ria en la or­ga­ni­za­ción, enemi­ga cuan­do no hay mar­gen pa­ra la sor­pre­sa, la ru­ti­na se ins­ta­la en la pa­re­ja co­mo ese pa­rien­te que na­die in­vi­tó, pero que nin­guno se ani­ma a echar. Por eso, pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, es más pe­li­gro­sa que la in­fi­de­li­dad: es un mal si­len­cio­so, dis­tin­to del sa­cu­dón del en­ga­ño.

Pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, la ru­ti­na es “esa muer­te len­ta” y lo que la vuel­ve más pe­li­gro­sa es que es to­le­ra­ble y cuan­do no se to­le­ras más, se sien­te que ya es de­ma­sia­do tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.