Plan “dé­tox” an­tes de Na­vi­dad

An­te las in­nu­me­ra­bles ce­nas y co­mi­das que pre­ce­den a la Na­vi­dad, es el mo­men­to de afron­tar un plan “dé­tox” con bue­nos há­bi­tos que ayu­den a po­ner freno a los ki­los.

Ellas (Chile) - - Belleza -

An­te la lle­ga­da de la Na­vi­dad es el mo­men­to de man­te­ner a ra­ya los ki­los, prac­ti­car de­por­te y con­tro­lar el es­trés, pa­ra afron­tar es­tas fies­tas sin re­mor­di­mien­tos de con­cien­cia.

La Na­vi­dad es tiem­po de reunio­nes fa­mi­lia­res y de ami­gos, ge­ne­ral­men­te en torno a una me­sa o una reunión con pi­co­teo, lo que con­du­ce a una in­ges­ta de gra­sas po­co sa­lu­da­bles, pro­teí­nas ani­mal, azú­ca­res, ali­men­tos pro­ce­sa­dos y ha­ri­nas que de­ri­van en una acumulación de to­xi­nas. An­tes de co­men­zar el plan “dé­tox” es im­por­tan­te pla­ni­fi­car las co­mi­das de la se­ma­na, me­jor que sean fá­ci­les y sen­ci­llas de pre­pa­rar.

Lo más im­por­tan­te es evi­tar com­prar ali­men­tos no re­co­men­da­bles co­mo dul­ces, pas­tas o pla­tos pre­co­ci­na­dos.

Es ne­ce­sa­rio va­ciar la des­pen­sa de ten­ta­cio­nes y nu­trir la ne­ve­ra de fru­ta, ver­du­ra, pes­ca­do y car­ne, co­mo ter­ne­ra blan­ca o po­llo eco­ló­gi­co y evi­tar la car­ne gra­sa y ro­ja. Se re­co­mien­da ca­mi­nar du­ran­te me­dia ho­ra. Ade­más de que­mar ca­lo­rías, es fun­da­men­tal pa­ra el trán­si­to in­tes­ti­nal, las ar­ti­cu­la­cio­nes y pa­ra ai­rear la men­te.

Em­pie­ce el día con un buen desa­yuno, en el que no pue­den fal­tar la fru­ta y el té, y pro­cu­re ce­nar li­ge­ro tres ho­ras an­tes de ir a la ca­ma.

ALI­MEN­TOS QUE AYU­DAN

La nu­tri­cio­nis­ta Jo­se­fi­na Llar­gués y Co­ma­ne­gra ha ela­bo­ra­do una se­rie de pla­tos con agua fil­tra­da Bri­ta, con fru­tas, ver­du­ras y hortalizas fres­cas de tem­po­ra­da “que cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta óp­ti­ma de de­pu­ra­ción e hi­dra­ta­ción a nues­tro al­can­ce, pa­ra re­du­cir la in­fla­ma­ción, evi­tar la re­ten­ción de lí­qui­dos o re­du­cir el ex­ce­so de pe­so”, se­gún ex­pli­ca Llar­gués. Con el fin de en­con­trar el equi­li­brio ali­men­ti­cio an­tes de las fies­tas, la nu­tri­cio­nis­ta pro­po­ne cuatro re­ce­tas pa­ra com­pen­sar las co­mi­das y ce­nas más co­pio­sas.

So­pa ca­lien­te de to­ma­te y ajo

Me­dio li­tro de agua.

Una ce­bo­lla mo­ra­da, en lá­mi­nas fi­nas.

Ocho dien­tes de ajo la­mi­na­dos. Un ki­lo de to­ma­tes ma­du­ros, sin piel.

Dos ho­jas de lau­rel.

Una piz­ca de pi­mien­ta (op­cio­nal). Sal­pi­men­tar al gus­to.

Una cu­cha­ra­da de ca­fé de hier­bas pro­ven­za­les y un po­qui­to de co­mino. Aña­dir acei­te de oli­va vir­gen y lis­to.

La ca­la­ba­za es ri­ca en be­ta­ca­ro­teno y fa­vo­re­ce la sa­lud y la re­ge­ne­ra­ción de la mu­co­sa di­ges­ti­va y res­pi­ra­to­ria. Ade­más, de te­ner po­cas ca­lo­rías, po­see an­ti­oxi­dan­te, es ri­ca en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­bra. Con esta ver­du­ra se pue­de pre­pa­rar una con un toque tro­pi­cal.

Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio un li­tro de agua.

Una cu­cha­ra­da de acei­te de co­co vir­gen eco­ló­gi­co.

Una ce­bo­lla me­dia­na, la­mi­na­da. Una cu­cha­ra­da so­pe­ra de jen­gi­bre fres­co ra­lla­do.

Un bul­bo de hi­no­jo.

Ho­jas de sal­via.

400 gra­mos de ca­la­ba­za, pe­la­da y cor­ta­da en da­dos.

Una cu­cha­ra­da de ca­fé de cúr­cu­ma en pol­vo.

Una piz­ca de pi­mien­ta ne­gra mo­li­da. Cuatro o cin­co nue­ces de Brasil. Acei­te de oli­va vir­gen ex­tra eco­ló­gi­co.

Sal de hier­bas.

Le­che de co­co pa­ra co­ci­nar.

Se cue­ce to­do, se sir­ve ca­lien­te.

KOMBUCHA: TÉ DE LAS FA­MO­SAS

La Kombucha es un té fer­men­ta­do, de pe­cu­liar sa­bor ayu­da a eli­mi­nar las to­xi­nas del or­ga­nis­mo gra­cias a sus pro­bió­ti­cos y en­zi­mas.

¿Qué es la kombucha? Una be­bi­da 100 % na­tu­ral con ba­se de té dulce y un al­to con­te­ni­do de pro­bió­ti­cos y ami­noá­ci­dos sa­lu­da­bles. Tam­bién co­no­ci­da co­mo el eli­xir de la vi­da, la kombucha se ela­bo­ra me­dian­te la fer­men­ta­ción de un hon­go co­no­ci­do co­mo scoby, una co­lo­nia sim­bió­ti­ca de bac­te­rias y le­va­du­ra. Es una be­bi­da car­bo­na­ta­da pero, a di­fe­ren­cia de los re­fres­cos, sus bur­bu­jas son ab­so­lu­ta­men­te na­tu­ra­les, fru­to de la fer­men­ta­ción. Aho­ra, es­te té “dé­tox” de la Chi­na mi­le­na­ria es­tá de mo­da en­tre la “ce­le­bri­ties”. En­tre sus fans se en­cuen­tran Gwy­neth Pal­trow, Ree­se Wit­hers­poon, Ma­don­na o la rei­na Le­ti­zia.

Con un apor­te ex­tra debido a su al­to con­te­ni­do en an­ti­oxi­dan­tes, la kombucha tie­ne al­to ni­vel de glu­co­sa­mi­na, ali­via los sín­to­mas de la ar­tri­tis, ya que pro­mue­ve la pro­duc­ción de áci­do hia­lu­ró­ni­co, lo que lu­bri­ca las ar­ti­cu­la­cio­nes y ayu­da a pre­ser­var la es­truc­tu­ra de los car­tí­la­gos y re­du­ce el do­lor.

Los ex­per­tos nu­tri­cio­nis­tas han ela­bo­ra­do tres re­ce­tas de kombucha, com­bi­nan­do di­fe­ren­tes fru­tas, es­pe­cias y aro­mas.

So­pa de to­ma­te de la nu­tri­cio­nis­ta Jo­se­fi­na Llar­gués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.